“Aquí hay algunos consejos para redescubrir la alegría de los discursos de la conferencia y poner las palabras de Dios en el centro de nuestras vidas.”

A sólo dos meses de una de las reuniones más importantes dentro de la Iglesia, todos nos estamos preparando para un fin de semana cargado de muchas impresiones espirituales y tomar notas de los consejos y las experiencias que los líderes de la Iglesia tienen preparados para nosotros gracias a sus meses de preparación tanto mental como espiritual. 

También te puede interesar:Nuestras maneras favoritas de preparar a nuestras familias para la Conferencia General

La vida parece alcanzar su máxima velocidad después de cada fin de semana lleno del espíritu de conferencias para luego, varios meses después, poder encontrarnos a la deriva en un mar de estancamiento espiritual.

Dios ha revelado que “ya sea por [Su]  propia voz o por la voz de [Sus] siervos, es lo mismo…” Al recordar esta maravillosa verdad, podemos sentir la necesidad de hacer algunos ajustes para implementar más plenamente las palabras de los Profetas dadas durante la Conferencia General.

Entonces, aquí hay algunos consejos para redescubrir la alegría de la conferencia y colocar las palabras de Dios en el centro de nuestras vidas.

1. Estudia los una vez más los discursos

las escrituras

Puede parecer el consejo más básico, pero es un buen punto clave para hacer que aprovechemos al máximo la Conferencia.

Por mucho que reconozcamos rápidamente las voces de nuestros cantantes favoritos cuando los escuchamos en la radio, ¿podemos reconocer de la misma manera las voces de los Profetas sin ver sus nombres en la parte inferior de la pantalla?

El Presidente Monson dijo: 

“Los insto a leer los discursos una vez más y a meditar en los mensajes que ellos contienen. He descubierto en mi propia vida que obtengo aún más de estos sermones inspirados cuando los estudio en mayor profundidad.”

En realidad, escuchar los discursos de la Conferencia General de nuevo por la mañana mientras te listas para salir, o en el camino al trabajo, o donde sea que te encuentres, hace que las palabras salgan de las páginas con los cambios y tonos de voz que dan vida a los discursos.

Pero no desacredites el poder de la lectura, toma asiento con un bolígrafo y papel en la mano y la revista Liahona y verás que tendrás muchas bendiciones; nuestro enfoque se centra por completo en los discursos que tenemos delante y podemos obtener información que no habías vista antes.

Otra forma de recibir ideas es compartiéndolas con otras personas. Tenemos la oportunidad única de estudiar los discursos en nuestras clases y quórumes los días domingo, pero también podemos tomarnos el tiempo para sentarnos con nuestras familias y conversas sobre las palabras de los Profetas juntos.

2. Encuentra significados especiales

cáncer

Nuestro Padre Celestial conoce las cosas con las que lidiamos en estos tiempos. A medida que buscamos lo que necesitamos en los discursos de la conferencia, podremos encontrar un consejo inspirado que nos ayudará en nuestras vidas diarias.

El Elder Bednar dijo: 

“Hermanos y hermanas, hay diferentes significados en las Escrituras. Al tener la compañía del Espíritu Santo, esos significados pueden ser revelaciones para nosotros.”

Eso se aplica a las palabras de nuestros Profetas modernos

Debemos recordar que uno de los significados más grandes se encuentra en el testimonio que dio el Salvador de que se han “hecho todas las cosas para que den testimonio de [Él]” (Moisés 6:63). Cuando buscamos al Salvador en las palabras de los Profetas, nuestra relación con Él incrementa y se fortalece.

3. Establecer metas y hacer seguimiento

Probablemente lo primero que deberíamos saber es cómo establecer una meta antes de establecer una. Pero, ¿en dónde podemos encontrar direccion para eso? ¡En un discurso de la Conferencia!

El Elder Ballard dijo: 

“Fijar metas con prudencia incluye la comprensión de que las metas a corto plazo solo son eficaces si conducen a metas a largo plazo que se entiendan claramente. Creo que una clave importante para la felicidad es aprender a fijar nuestras propias metas y establecer nuestros propios planes dentro del marco del plan eterno de nuestro Padre Celestial. Si nos centramos en ese sendero eterno, inevitablemente reuniremos los requisitos para regresar a Su presencia.”

Al revisar los discursos, podemos identificar las metas a largo plazo que esperamos obtener y las metas a corto plazo que nos pueden llevar hasta allí.

A partir de ahí, debemos continuar haciendo seguimiento de nuestras metas con frecuencia. Tener conferencias dos veces al año nos ayuda a recordar la fuerte motivación que sentimos gracias al Espíritu. Así mismo, debemos aprovechar el tiempo que hay entre conferencias para alcanzar nuestras metas.

4. Hacer preguntas

discursos de la conferencia

El Elder Samuelson de los Setenta dijo: 

“El nuestro es un Evangelio de preguntas, y nuestras vidas en todas sus esferas requieren una estudio cuidadoso y apropiado si vamos a progresar. La pregunta no es si deberíamos hacer preguntas, sino más bien, ¿cuáles son las preguntas que deberíamos hacernos?”

El Presidente Nelson nos pidió que consideráramos estas preguntas en octubre de 2017: 

“Primera: ¿Cómo sería su vida sin el Libro de Mormón?. Segunda: ¿Qué no sabrían?. Y tercera: ¿Qué no tendrían?”

También podemos estudiar los discursos de la Conferencia y formularnos preguntas que pueden llevarnos a estudios más profundos del Libro de Mormón o la Biblia y una mayor reflexión durante nuestro día.

Del mismo modo, podemos hacer una lista de preguntas que podemos llevar a la próxima Conferencia para obtener más información.

Recuerda que las respuestas cierran la mente, pero las preguntas nos permiten abrirla una vez más.

5. Llena tu hogar con la voz del Señor

discursos de la conferencia

Si eres como yo, a menos que haya un recordatorio constante frente a mi cara, puede ser muy fácil olvidar lo que necesito recordar.

Sumergirme con las palabras del Señor a través de Sus siervos, los Profetas, me ayudan a mantener Sus palabras en mi mente y en mi corazón.

Esto se puede hacer simplemente a través de notas adhesivas o alguna imagen.

El Elder Durrant aconsejó que podemos trabajar para “meditizar” las palabras de Dios. Simplemente elige una frase que te gustaría memorizar y colócala en algún lugar donde la veas con frecuencia y puedas trabajar para meditar y memorizarla.

El poder de las palabras de Dios

Verdaderamente las palabras pronunciadas en la Conferencia General son “la agradable palabra de Dios; sí, la palabra que sana el alma herida.” (Jacob 2:8).

La palabra agradable de Dios hace mucho más que consolarnos, nos advierte, nos fortalece, y “La agradable palabra de Dios que compartimos hoy nos muestra la necesidad de arrepentirnos continuamente a fin de mantener la influencia del Espíritu Santo el mayor tiempo posible.”

Aunque los discursos de la conferencia sólo se dan dos veces al año, podemos aprender mucho más tomándonos el tiempo para estudiar sus palabras, encontrar significados especiales, establecer metas, hacer preguntas y llenar nuestros hogares con sus palabras.

Este artículo fue escrito originalmente por Kayla Tanuvasa y fue publicado por mormonhub.com bajo el título de “5 Things To Do With Conference Talks After Conference