PROVO, Utah – Al hacer las “pequeñas cosas” y confiar en el Señor, una persona puede encontrar el amor, la alegría, la paz y la felicidad independientemente de sus circunstancias, el hermano Brian K. Ashton, segundo consejero de la Presidencia General  Escuela Dominical, dijo a los estudiantes en la Universidad Brigham Young durante un devocional del campus el 5 de diciembre.

El hermano Ashton compartió tres lecciones para ayudar a una persona a encontrar una mayor alegría en la vida y, finalmente, obtener la exaltación con nuestro Padre Celestial.

Lección uno:

felicidad no depende de circunstancias

“La verdadera felicidad viene de tener el Espíritu en nuestras vidas y cultivar una perspectiva eterna, y así la felicidad no depende de nuestras circunstancias“.

Para sentir amor, alegría y paz, una persona debe hacer las cosas que traen el Espíritu a su vida.

“Otra forma de decir esto es que tener amor, alegría y paz en nuestras vidas, familias y matrimonios no proviene de una casa grande, autos lujosos, estar a la moda, el éxito profesional o cualquiera de las otras cosas que el mundo dice trae felicidad”, dijo. “De hecho, debido a que los sentimientos de amor, alegría y paz provienen del Espíritu, sentirlos no tiene que estar conectado a nuestras circunstancias temporales en absoluto. Por lo tanto, incluso en nuestras circunstancias más difíciles, es posible ser feliz”.

Lección dos:

felicidad no depende de circunstancias

Satanás ofrece alternativas falsas a todo lo que Dios hace, en un intento de confundir y engañar. Satanás ha estado tratando de engañar a la gente durante mucho tiempo, y es muy bueno en eso, enseñó el hermano Ashton.

“Cuando carecemos de las motivaciones apropiadas para hacer cosas espirituales, no podemos experimentar la alegría del Evangelio”, dijo. “Como resultado, guardar los mandamientos comienza a parecer una tarea pesada, y Satanás sabe que si puede hacernos sentir de esta manera, es probable que dejemos de hacer lo que sabemos que deberíamos hacer. Ahora, nunca está bien no guardar los mandamientos. Cuando carecemos de la motivación adecuada, aún guardamos los mandamientos y oramos con la intención real de cambiar nuestros corazones”.

Lección tres:

felicidad no depende de circunstancias

“Por lo general, son pequeñas las cosas que traen el Espíritu a nuestras vidas, nos impiden ser engañados y, en última instancia, nos ayudan a obtener la fortaleza para guardar los mandamientos y obtener la vida eterna. …

“Hacer las pequeñas cosas consistentemente, como orar y estudiar las Escrituras a diario, trae el Espíritu a nuestras vidas, nos impiden ser engañados y nos dan la fortaleza para obtener la vida eterna”, dijo el hermano Ashton.

Este artículo fue escrito originalmente por Marianne Holman Prescott y fue publicado en DeseretNews.com, con el título BYU students told how to be happy, regardless of circumstances Español © 2017