“La doctrina de una Madre Celestial es una creencia preciosa y distintiva entre los Santos de los Últimos Días”, dice el ensayo sobre temas evangélicos de la Iglesia “Madre Celestial”.

También te puede interesar:Naturaleza Divina: Nuestros Padres Celestiales

Aunque los Santos de los Últimos Días saben que el tema de nuestra Madre Celestial es sagrado y que Ella es crucial para el plan de salvación, muchos podrían preguntarse por qué no sabemos más acerca de nuestra divina Madre. De hecho, muchos conceptos erróneos y mitos se han circulado sobre nuestra Madre Celestial debido al relativo silencio que la rodea.

doctrina del evangelio

No obstante, los Santos de los Últimos Días sí tienen acceso a muchas verdades reveladas acerca de la Madre Celestial, gracias en gran parte a los esfuerzos de la Iglesia por hacer que los registros históricos, las Escrituras y documentos sean más accesibles que nunca.

Estas verdades pueden ayudarnos a entender a nuestra Madre Celestial, sentirnos más cerca de Ella y comprender nuestro propio potencial de una manera elevada y más clara.

Para ayudarnos a acercarnos a nuestros Padres Celestiales, aquí hay algunos mitos y verdades con respecto a nuestra Madre Celestial. Es importante que los Santos de los Últimos Días lo entiendan.

Verdad: la Madre Celestial dio forma a lo que somos antes de esta vida, y Ella continuará moldeándonos y guiándonos por la eternidad.

niños

El amor de nuestra Madre Celestial ha sido una corriente constante de fortaleza y comodidad desde la pre-mortalidad. Como “La Familia:Una Proclamación para el Mundo” revela, “todos los seres humanos, hombres y mujeres, son creados a la imagen de Dios. Cada uno es un amado hijo o hija procreado como espíritu por padres Celestiales y, como tal, cada uno tiene una naturaleza y un destino divinos.”

Conocer nuestra historia espiritual y creación altera todo lo que sabemos sobre nosotros mismos y nuestras posibilidades futuras. Como dijo la Hermana Kathy Kipp Clayton en un Devocional Mundial 2015, “Tenemos el ADN espiritual de nuestro Padre Celestial corriendo por nuestras venas” (“Una Identidad Noble”). Debido a la doctrina revelada de “La familia: una proclamación para el mundo”, sabemos que también tenemos el ADN divino de nuestra Madre Celestial llenando nuestras venas y nuestras almas, permitiéndonos llegar a ser como nuestros Padres divinos.

El conocimiento de cuán influyente es nuestra Madre Celestial en cada una de nuestras vidas y destinos puede ayudarnos a cada uno a “elevarse a la estatura de lo divino” dentro de nosotros (Gordon B. Hinckley, 1989) y puede ayudarnos a realizar deslumbrantes verdades Celestiales.

2. Mito: hay un “silencio sagrado” alrededor de nuestra Madre Celestial que nos impide hablar de Ella.

mujer

Los mitos han circulado en nuestra cultura y han dejado a algunos Santos de los Últimos Días creyendo que el tema de la Madre Celestial es tabú o que merece un “silencio sagrado”. Si bien es posible que no se haya revelado mucho sobre nuestra Madre Celestial como lo hacemos con nuestro Padre, mucho del silencio que la rodea proviene de nuestra propia incomodidad o falta de conocimiento, no de un mandato de la Iglesia.

Sobre el mito de que los miembros de la Iglesia deben guardar silencio acerca de nuestra Madre Celestial para proteger su carácter sagrado, Martín Pulido, co-autor de “Una Madre ahí”, pregunta: “¿Cómo es el templo o Dios el Padre menos sagrado?”

“Me dolió ese [razonamiento], y en parte es por eso que el profesor Paulson y yo escribimos el artículo sobre la Madre Celestial, para cambiar esa idea y decir que realmente ese no es el caso”, dice Pulido.

Pulido comparte algunas ideas. “Para algunos, creo que los hábitos culturales son difíciles de romper… Sigue siendo una visión arraigada de tener este silencio sagrado sobre ella, así que creo que con el tiempo se tendrá que sanar esa herida. Pienso que el artículo que escribí y el artículo de la Iglesia sobre el tema crearon un espacio en el que podemos hablar de ella con más frecuencia… y lo que hacemos con ese espacio y cómo lo llenamos depende de cada uno de nosotros. Cómo elegimos hablar sobre Ella en nuestros discursos, en nuestras lecciones, en nuestras reuniones, en nuestras conversaciones, etc, depende de nosotros.”

3. Verdad: la Madre Celestial desempeñó un papel vital en nuestra creación y el plan de salvación.

universo

El Elder Melvin J. Ballard enseñó:

“No importa qué altura Dios haya alcanzado o pueda alcanzar, Él no está sólo, porque al lado de Él, en toda Su gloria, una gloria como la Suya, está Una compañera, la Madre de Sus hijos. Al tener un Padre en el Cielo, también tenemos una Madre allí, una Madre glorificada, exaltada y ennoblecida. Esa es una doctrina sorprendente, reconozco, para algunas personas, y sin embargo debemos ser gobernados por la razón al considerar esta doctrina que es una revelación de Dios.” (Sermones y Servicios Misionales de Melvin Joseph Ballard).

Muchos líderes de la Iglesia han enseñado que nuestros Padres Celestiales eran vitales no sólo en la creación de nuestros espíritus sino también en nuestros cuerpos. Como enseñó el Elder M. Russell Ballard: “Somos parte de un plan divino diseñado por Padres Celestiales que nos aman” (“Cuando seáis convertido”).

Nuestra Madre Celestial es creadora de universos, diseñadora de mundos sin fin, un Dios sobre creaciones ilimitadas, y nuestra Madre eterna trabajando en perfecta asociación con nuestro Padre Celestial. Nuestra Madre Celestial continúa influenciando y formando nuestra vida.

4. Verdad: sabemos más acerca de la naturaleza de nuestra Madre Celestial de lo que muchos se darían cuenta.

Madre celestial

“Heavenly Hands” de Greg Olsen

Debido a que nuestra Madre Celestial se presenta como una compañera al lado de nuestro Padre Celestial participando de manera equitativa, gran parte de lo que sabemos acerca de nuestro Padre puede iluminar nuestra comprensión de nuestra Madre. Como dice la Enciclopedia del Mormonismo de BYU “La Madre Celestial comparte la paternidad con el Padre Celestial. Este concepto lleva a los Santos de los Últimos Días a creer que Ella es como Él en gloria, perfección, compasión, sabiduría y santidad.” Su amor interminable, Su gloria, Su majestuosidad, el sacrificio de Su Hijo, Sus brazos pacientes y constantes extendiéndose para nosotros, consolándonos, muchas de estas verdades eternas son igualmente aplicables a nuestra Madre y Padre Celestiales.

“Todos podemos luchar por las mismas virtudes que posee nuestra Madre Celestial que creo que se nos mostraron a través del ministerio y la vida de su Hijo, que se puede ver como la imagen de ambos, Padre y Madre. Él es el camino.”

5. Mito: la primera mención de la Madre Celestial se publicó después de la muerte de José Smith.

 

libro de mormón

“The Prophet Joseph Smith” por Alvin Gittins

“La mención de la Madre Celestial apareció por primera vez en una publicación mientras José Smith estaba vivo” compartió Martín Pulido. Si bien muchos están familiarizados con el himno de Eliza Snow “Oh Mi Padre”, su famoso poema no fue la primera mención registrada de Madre Celestial.

El primer registro fue en febrero de 1844, cuatro meses antes de la muerte de José, en un poema de William W. Phelps (publicado en el Times and Season). Tiene una bella escena donde la Madre Celestial envía a Su Hijo para ser enviado a salvarnos. Joseph Smith fue el editor del Times and Seasons, por lo que habría estado al tanto de este poema. Phelps también atribuyó la verdad de una Madre celestial a José Smith más tarde ese año en diciembre de 1844 y al año siguiente.”

Muchos otros registros también revelan que José Smith enseñó acerca de nuestra Madre Celestial a otros. José Smith habló sobre nuestra Madre celestial a la tercera Presidenta de la Iglesia de la Sociedad de Socorro, Zina D. Young. Después de perder a su madre en “las circunstancias más difíciles” Zina estaba hablando al Profeta acerca de su intenso dolor e hizo la pregunta: “¿Conoceré a mi madre como mi madre cuando vaya al otro lado?”

A lo que José Smith respondió: “Ciertamente lo harás. Más que eso, te encontrarás y conocerás a tu Madre Eterna, la esposa de tu Padre Celestial” (Historia de la Asociación de Mejoramiento Mutuo de las Jóvenes de la Iglesia de Jesucristo).

6. Verdad: Nuestra Madre Celestial está íntimamente involucrada en nuestras vidas ahora.

padres celestiales

El Presidente Harold B. Lee enseñó: “A veces creemos que todo el trabajo depende de nosotros, olvidando que hay seres queridos fuera de nuestro alcance que están pensando en nosotros y en nuestros hijos.

Olvidamos que tenemos un Padre Celestial y una Madre Celestial que están aún más preocupados, que nuestro padre y nuestra madre terrenales, y que las influencias del más allá están constantemente trabajando para ayudarnos cuando hacemos todo lo que podemos.” (“La influencia y la responsabilidad de la mujer”).

Este artículo fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: “Myths and Truths We Know About Our Heavenly Mother