11 consejos de los profetas para un matrimonio feliz

matrimonio feliz

¡Todos deseamos un matrimonio feliz!

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días creen que tener un matrimonio feliz no sólo es posible, sino que es un aspecto importante del plan de Dios para las familias. 

Los profetas vivientes comparten la palabra de Dios para el mundo y a menudo se centran en una relación familiar feliz y cómo las parejas y las familias pueden trabajar individualmente y juntas para lograr aquella felicidad.

Siento que este es un tema del que se habla con tanta frecuencia que decidimos hacer una lista de 11 consejos para tener un matrimonio feliz por parte de los profetas modernos de la Iglesia de Jesucristo.

También te puede interesar: Cómo la invitación de escuchar al Salvador puede cambiar nuestras vidas

1 – Igualdad en un matrimonio

matrimonio feliz

“Escojan a su compañera con cuidado y en oración, y cuando estén casados, sean ferozmente leales el uno al otro.

Una pequeña placa enmarcada que una vez vi en la casa de un tío y una tía, ofrece un consejo invalorable con estas palabras: “Escoge a quien amar; ama a quién escojas”. Esas pocas palabras encierran mucha sabiduría. La dedicación en el matrimonio es absolutamente esencial.

Su esposa es su igual. En el matrimonio ninguno de los dos es superior o inferior al otro, caminan lado a lado como hijo e hija de Dios. No se la debe degradar ni insultar sino que se la debe respetar y amar. 

El presidente Gordon B. Hinckley dijo: “Cualquier hombre de esta Iglesia que… ejerza injusto dominio sobre [su esposa], es indigno de poseer el sacerdocio. A pesar de que haya sido ordenado, los cielos se retirarán, el Espíritu del Señor será ofendido y se acabará la autoridad del sacerdocio de ese hombre.”” Presidente Thomas S. Monson, “El poder del Sacerdocio”.

2 – Verdadero interés el uno por el otro

matrimonio feliz

“No creo que un matrimonio feliz sea aquel donde haya mucho romanticismo sino donde el cónyuge se interesa verdaderamente por el bienestar de su compañero”. -Presidente Gordon B. Hinckley, “Lo que Dios ha unido

3 – Compartir responsabilidad: hacer nuestra parte

matrimonio feliz

“Ser felices y tener éxito en el matrimonio por lo general no es tanto cuestión de casarse con la persona indicada sino de ser la persona indicada. El esfuerzo consciente al hacer nuestra parte de la mejor manera posible es el elemento más importante que contribuye al éxito”. – Presidente Howard W. Hunter, “El matrimonio: Una relación eterna

4 – Unidad y fidelidad

matrimonio feliz

Los cónyuges deben ser unidos en rectitud y en sus metas, deseos y acciones. La fidelidad a los votos matrimoniales es absolutamente esencial para que existan el amor, la confianza y la paz. El adulterio, sin ningún lugar a dudas, es condenado por el Señor.

Los cónyuges que se aman se darán cuenta de que el amor y la lealtad son recíprocos. La vida familiar debe traernos felicidad y gozo, algo que los hijos puedan siempre tener presente entre sus recuerdos más gratos. 

El secreto de un matrimonio feliz es servir a Dios y servirse mutuamente. La meta del matrimonio es lograr la unidad y la integridad, así como el desarrollo individual. Aunque parezca lo contrario, cuanto más se sirvan el uno al otro, tanto mayor será el progreso espiritual y emocional de cada uno de los cónyuges.” -Presidente Ezra Taft Benson, “La salvación: un asunto familiar

5 – Perdona y olvida

matrimonio feliz

Los cónyuges deben ser rápidos en perdonar.

Si procuráramos la paz, tomando la iniciativa para arreglar las diferencias; si estuviéramos dispuestos a perdonar y a olvidar con todo el corazón… si perdonáramos todas las ofensas, reales o imaginarias, antes de pedir perdón por nuestros pecados; si pagáramos nuestras propias deudas, grandes o pequeñas, antes de exigir el pago a nuestros deudores; si pudiéramos limpiar las vigas que ciegan nuestros propios ojos antes de magnificar las motas de los ojos de los demás, ¡qué mundo glorioso sería éste! 

El divorcio se reduciría a un mínimo; los tribunales quedarían libres de procedimientos rutinarios desagradables; la vida familiar sería celestial; la edificación del reino avanzaría a pasos agigantados; y esa paz que sobrepasa todo entendimiento nos brindaría a todos un gozo y una felicidad que no “han subido en corazón de hombre””. -Presidente Spencer W. Kimball, “Cómo perdonar a los demás

6 – Intimidad conyugal

matrimonio feliz

“El matrimonio está lleno de las más grandes dichas, pero también conlleva las más importantes responsabilidades que pueden recaer sobre el hombre y la mujer aquí en la vida terrenal. 

El impulso divino que hay dentro de todo verdadero hombre y de toda verdadera mujer que impele a unos y a otras a buscar la compañía de personas del sexo opuesto lo dispuso nuestro Hacedor como un impulso santo con un propósito santo, no para que se satisficiese como un simple instinto biológico ni como un apetito de la carne en relaciones promiscuas, sino para que se reservase como una expresión de amor verdadero en el santo vínculo del matrimonio.” – Presidente Harold B. Lee, “El objetivo divino del matrimonio

7 – Respeto mutuo

JAS

“Los padres… deben amarse y respetarse mutuamente y tratarse el uno al otro con decoro respetuoso y consideración bondadosa en todo momento. 

El marido debe tratar a su mujer con la mayor cortesía y respeto. Nunca debe insultarla, ni hablar de ella desdeñosamente, sino todo lo contrario, brindarle siempre la más alta estimación en el hogar, en presencia de sus hijos… 

La esposa también debe tratar al marido con gran respeto y gentileza… La esposa debe ser una alegría para su marido y debe vivir y conducirse de tal manera que el hogar se convierta en el lugar más dichoso y más bendito sobre la tierra para su esposo. 

Ésa debe ser la situación de un esposo, de una esposa, de un padre y de una madre dentro de los sagrados recintos de ese lugar santo que es el hogar.” -Presidente Joseph Fielding Smith, “El camino injusto del maltrato

8 – Romance continuo

“Quiero instar a que exista un romance continuo entre la pareja, y aplicarlo a las personas mayores. Hay muchas parejas que vienen ante el altar del matrimonio con la idea de que la ceremonia señala el fin del romance en lugar del principio de un romance eterno. 

No olvidemos que al llevar las cargas de la vida de hogar —y las habrá—, las palabras tiernas de aprecio y los actos de cortesía se estimarán aún más que los días y meses del noviazgo. 

Después de la ceremonia y durante las pruebas que surgen diariamente en la vida en el hogar es cuando las palabras “gracias”, “perdóname” y “hazme el favor de”, provenientes del marido o de la mujer, contribuyen a aumentar el amor que los llevó al altar. 

Es bueno que tengamos presente que se puede matar de hambre al amor tanto como al cuerpo cuando no se le sustenta. El amor se alimenta con bondad y amabilidad. Es interesante notar que la primera cláusula de lo que se conoce en el mundo cristiano como “salmo del amor” dice: “El amor es sufrido, es benigno”. 

El matrimonio es una relación que no puede sobrevivir en medio del egoísmo, la impaciencia, el despotismo, la desigualdad y la falta de respeto. Es una relación que prospera con la aceptación, la igualdad, la abnegación, la generosidad, la solicitud, el esfuerzo de ambas partes, el aprendizaje juntos y el buen humor”. -Presidente David O. McKay, “La felicidad en el matrimonio

9 – Llenos de amabilidad

Vivan de tal manera, con amor y amabilidad, que la paz, la oración y el espíritu de agradecimiento estén juntos en su hogar. No dejen que su casa sea sólo un lugar donde cuelguen su sombrero cada noche, y donde coman para después salir corriendo a otro lugar; más bien, permitan que su casa sea un lugar donde more el Espíritu del Señor.

Muchos de nosotros vivimos en un ambiente en el que casi somos mudos en lo que respecta a elogiar a alguien más. Parece que somos incapaces de decir las cosas que podríamos decir… para bendecir a los demás. Busquemos las virtudes de nuestro cónyuge; observémoslos y hagámoslos felices al elogiarlos.

Ruego que el amor del evangelio de nuestro Señor arda en nuestra alma y enriquezca nuestra vida, que haga que los esposos sean más amables con sus esposas, y que las esposas sean más amables con sus esposos, los padres con los hijos y los hijos con los padres a causa del evangelio de Jesucristo, que es un evangelio de amor y de amabilidad”. -Presidente George Albert Smith, “El poder de la amabilidad

10 – Hacer y guardar convenios

“Creo que ningún hombre joven ni ninguna mujer joven Santos de los Últimos Días que sean dignos deben ahorrarse el esfuerzo razonable por ir a una casa del Señor a comenzar su vida juntos. 

Los votos matrimoniales que se hacen en esos santificados lugares y los convenios sagrados que se hacen por el tiempo y por toda la eternidad son [una protección] de muchas de las tentaciones de la vida que suelen desintegrar los hogares y destruir la felicidad…

Las bendiciones y las promesas que se reciben cuando se comienza la vida juntos, por el tiempo y por la eternidad, en un templo del Señor, no se pueden obtener de ningún otro modo, y los hombres y las mujeres jóvenes Santos de los Últimos Días que sean dignos y que den comienzo a su vida conyugal de esa manera descubrirán que su unión eterna establecida bajo el convenio sempiterno será el fundamento sobre el cual edificarán paz, felicidad, virtud, amor y todas las demás verdades eternas de la vida tanto en esta vida terrenal como en la existencia venidera”. -Presidente Heber J Grant, “La unión de la familias

11 – Instruye a los niños el Evangelio de Jesucristo

preparación para el templo

Es el hogar lo que debe reformarse. Hoy, mañana, procuren efectuar un cambio en su hogar orando dos veces por día con su familia. Llamen a sus hijos y a su esposa para que oren con ustedes; pidan una bendición sobre todo alimento que coman. Dediquen diez minutos a leer un capítulo de las palabras del Señor…

Hagan que abunden en su familia el amor y la paz, el Espíritu del Señor, la bondad, la caridad, el sacrificio en bien de los demás. Desechen las palabras ásperas… Enseñen a sus hijos estas cosas con espíritu y con fuerza, sostenidos y fortalecidos por la práctica personal; háganles ver que son sinceros y que practican lo que predican”. -Presidente Joseph F. Smith, “El padre en el hogar

Este artículo fue escrito originalmente por Melisa Hargrove y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “11 Prophetic Tips for a Happy Marriage

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
manos servicio
El servicio: Dios reconoce tus esfuerzos, por más pequeños que sean
Jesús Liahona
El fundador de nuestra paz: Cómo Cristo nos ayuda a superar la...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *