Matrimonio eterno: 5 temas que sí o sí debes abordar antes de casarte

matromonio

Mi esposo y yo cumpliremos pronto tres años de casados y aunque eso difícilmente nos convierte en expertos, ciertamente me permite sentir gratitud hacia algunas de las cosas que nos ayudaron a prepararnos para la vida de casados.

A solo unos días de nuestra boda, una noche me di cuenta de que no conocía a la perfección a mi futuro esposo. Ese momento me hizo darme cuenta que nunca vamos a saber absolutamente todo acerca de la persona con la que planeas pasar tu vida.

Hablar sobre lo que deseas saber de tu futuro cónyuge y lo que espera del matrimonio debería ser algo que sea natural, sobre todo porque será la base de tu vida matrimonial y felicidad. Con eso en mente, aquí te compartimos 5 temas que debes conversar con tu futuro cónyuge antes de casarte.

1. Los roles en su futuro hogar

Imagen: Meridian Magazine

Ya sea que te des cuenta o no, tanto tu futuro cónyuge como tú tienen ciertas expectativas sobre cuál será el rol de una esposa y de un esposo.

Ambos pueden leer “La familia: Una proclamación para el mundo” y comprender lo que contiene y aún así tener dos realidades totalmente diferentes en mente.

Por ejemplo, yo crecí con una madre cuyas actividades profesionales como escritora, erudita del evangelio y ciudadana tuvieron un profundo impacto en mí.

Verla crear un entorno donde sus pasiones y actividades fuera del hogar y su presencia como mi madre pudieran equilibrarse me llevó a concluir desde muy joven que siempre encontraría la manera de seguir trabajando, incluso cuando tuviera hijos.

Yo encontré a alguien que me apoya en mis sueños y metas, alguien que se adaptará igual que yo cuando nuestra familia crezca, sin descuidar nuestro ámbito profesional como familiar.

Estar en sintonía sobre lo que se espera en el matrimonio les ayudará a tener una base sólida y de confianza. No habrá sorpresas, solo comprensión y diálogo. Si todavía no has conversado sobre esto, es bueno que lo hagas, sobre todo cuando tienes una expectativa que tal vez no se adecúe a lo que piensa la otra persona.

Es posible que algunos hombres siempre hayan asumido que tendrán un hogar con dos ingresos, mientras que sus futuras esposas siempre soñaron con ser amas de casa.

De la misma manera, es posible que algunas mujeres siempre hayan asumido que cumplirán sus metas profesionales, sin saber que su futuro esposo espera una esposa que asumiera un papel más tradicional en el hogar.

Hablen sobre estos temas.

2. Los hábitos que tengan con el dinero

desempleo

Imagen: Canva

Quiero dejar en claro que no estoy insinuando que el solo hablar sobre estos problemas lo resolverá todo, sin embargo, dialogar al respecto de una manera civilizada y mesurada ahora te ayudará a evitar que salgan a la superficie de una manera negativa y abrumadora en el futuro.

Todo es más fácil cuando es hipotético, así que establece una buena base y expectativas adecuadas cuando todavía están hablando de un futuro hipotético.

Los problemas económicos con frecuencia se encuentran en los “motivos principales de divorcio”. A menudo, ni siquiera es la falta de dinero lo que causa problemas, sino la falta de compatibilidad en sus expectativas y gastos.

Saber que tipo de comportamiento teníamos con nuestro dinero antes de casarnos no resolvió todos nuestros problemas, pero nos ayudó a saber qué esperar en la futura economía de nuestra casa.

Puede que seas una persona que no siempre se mide en las cosas que compra mientras que tu futuro cónyuge compra cosas más baratas y que no son de “marca”. Habla sobre el tema.

3. Sus “SEXpectativas”

Imagen: Canva

Este es quizás el punto más importante que deben abordar, particularmente como una pareja Santo de los Últimos Días, donde el mundo de la intimidad se conoce por primera vez.

Nuevamente, ya sea que lo sepas o no, ambos albergan ciertas expectativas de cómo será o no será su futura vida íntima. Vale la pena hablar sobre este tema, especialmente si hay algo que sienten que es totalmente aceptable en una pareja casada mientras que la otra persona siente que no lo es.

Muchas parejas Santos de los Últimos Días no conversan con anticipación sobre los límites dentro de una relación íntima y sus expectativas, hacerlo puede reducir enormemente la ansiedad que viene de ese momento.

La ansiedad es enemiga del placer, por lo que vale la pena aclarar todo lo que les preocupa para que puedan disfrutar de la experiencia sin temor alguno.

Hablen sobre estos temas. A diferencia de los demás puntos, esta conversación puede dejarse a unos días de la fecha de su matrimonio.

4. La palabra “P”

influencers

Imagen: Canva

La pornografía puede parecer un tema difícil de conversar con alguien, pero debe abordarse. No importa cuán improbable parezca que esa persona haya lidiado con ese problema, debes hablar sobre ello.

Los avances en la tecnología han hecho que podemos tener información y comodidades al alcance de nuestras manos. La otra cara de la moneda es que crecer con ese tipo de acceso significa que esencialmente nadie en esta generación puede decir que llegó a casarse sin haberse encontrado con ningún tipo de material pornográfico.

El objetivo de abordar este tema no es recordar cosas de las que se ha arrepentido o reevaluar la idoneidad de uno como pareja. El propósito es establecer amor y apoyo mutuo y sentar un precedente para una comunicación abierta y honesta en la relación, incluso sobre las cosas más difíciles.

Sean honestos el uno con el otro. Hablen sobre el tema. “Sentar un precedente” significa que esta podría no ser la última vez que abordan este tema, significa que siempre serán honestos al respecto desde ahora y para siempre.

5. Priorizar las cosas que hacen juntos

amor salir en citas consejos

Imagen: Canva

De una manera sutil, tu relación de noviazgo con frecuencia será un indicativo de cómo será tu futura dinámica como pareja de casados. Vivir la vida que deseas no sucede de la nada, se necesitan tomar decisiones juntos, priorizar y planificar lo que desean hacer.

Si quieres seguir haciendo las cosas que hacían cuando eran novios o las cosas que hacías de soltero, asegúrate de conversar sobre el tema para que ambos estén en la misma sintonía. Si quieres hacer las cosas de manera diferente a como lo haces ahora, también puedes hablar de ello.

Puede que pienses que debido a que encontraste a alguien con quien casarte y con quien compartes el Evangelio, tendrás los mismos valores, pero puede que esto no sea así.

Lo cierto es que lo que valoras como persona tiene implicaciones más allá del compromiso y la participación en la Iglesia: ¿Qué tanto deseas un buen lugar para vivir? ¿Valoras mucho tu tiempo al aire libre? ¿Cuánto valoras tu privacidad? ¿Cuánto valoras el orden en tu hogar?

No tienes que saber la respuesta a todas estas preguntas antes de casarte, la vida es larga e imagino que algunas de las respuestas podrán cambiar con el tiempo, sin embargo, es importante comprender las cosas que cada uno valora más.

Estas cosas son importantes y te ayudarán a entender a tu futuro cónyuge y a tener un hogar feliz. Es importante que ambos descubran lo que valora cada uno y moldeen su visión juntos en consecuencia a eso.

Hablen al respecto. Hablen de todo. Los matrimonios de éxito se basan en una buena comunicación y la buena comunicación comienza antes de decir ‘Sí, acepto’.

Fuente: Meridian Magazine

También te puede interesar

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *