El ser mujer no convierte automáticamente a una persona en feminista. Es algo que se desarrolla a través del tiempo por medio de elecciones y acciones.

También te puede interesar:Una mormona feminista: Por qué se necesita el feminismo

Muchos han convertido el término “feminismo” en un arma que, a su vez, ha provocado que se asocie con una amargura superficial y reacción exagerada. Esto ha provocado la minimización de la causa del feminismo y ha hecho que la afirmación “Soy un feminista” sea menos convincente y algo más absurdo.

¿Qué ES y qué NO es Feminismo?

feminismo

Gloria Jean Watkins, también conocida como ‘Bell Hooks’, es una académica feminista y activista social que aclara que el feminismo no debe asociarse con la identidad. Identificarte como feminista o antifeminista causa una mayor separación entre los dos polos. No está claro qué significa en realidad ser feminista debido a que muchas cosas se han asociado incorrectamente al término.

El movimiento feminista no puede progresar sin el apoyo de los hombres. El feminismo, en pocas palabras, está en contra del sexismo en cualquiera de sus formas y desplaza lo que se ha convertido en feminismo contemporáneo.

El feminismo dominante es anti masculino, lo que es tan destructivo como la práctica de la defensa de los ideales patriarcales (el patriarcado, según la teoría feminista, es un sistema social injusto que impone roles de género y es opresivo tanto para hombres como para mujeres). El trabajo feminista de hoy “produce sólo argumentos tediosamente predecibles” y es por eso que muchos rápidamente se desilusionan con el feminismo.

La Clave del Feminismo en sus Inicios: La Sensibilización

figura

Las primeras feministas entendieron que las mujeres eran tan culpables de mantener el sexismo como los hombres y la única diferencia era que los hombres se beneficiaban más de eso.

Se hizo evidente, en ese entonces, que las mujeres tenían que ser más conscientes de sí mismas y cambiar antes de poder mejorar las condiciones en que viven y luchar contra el patriarcado. La creación de conciencia y sensibilidad ayudó a las mujeres a darse cuenta de las diversas formas en que habían sido y todavía son oprimidas.

El uso de grupos de sensibilización fue una de las principales formas en que la conciencia llegó a ser una prioridad. Los grupos de sensibilización, en un inicio, consistían principalmente en mujeres que expresaban su frustración por las muchas formas en que estaban siendo oprimidas, en lugar de estrategias para saber cómo realizar un cambio. Estas primeras reuniones fueron terapéuticas para las mujeres dándoles la fuerza y el coraje para defenderse.

Todos en estos grupos se turnaron para hablar. De esta manera, todas podían ser escuchadas y sentirse validadas. A partir de estas primeras reuniones, la discusión y el debate, sobre los problemas que plantearon las mujeres con cada una de sus experiencias personales, se convirtieron en las primeras fuerzas impulsoras de la acción.

¿Cómo se desviaron los objetivos originales del Feminismo?

mujeres

Otro propulsor principal del feminismo fue la inclusión de cursos para y por mujeres en la malla curricular de diversas universidades. Las mujeres que impartieron esos cursos soportaron un trato injusto a manos de otros, simplemente porque sabían la importancia de difundir conciencia. Ellas hicieron los sacrificios necesarios para llevar el feminismo al primer plano.

En poco tiempo, las clases dictadas en el aula para las mujeres habían reemplazado por completo a los grupos de sensibilización. A medida que el movimiento feminista comenzó a recibir la atención principal, muchas de las primeras mujeres del movimiento fueron olvidadas o ignoradas.

Más adelante, el movimiento feminista pasó a enfocarse en la igualdad en el lugar de trabajo y no en el sexismo dentro de los grupos femeninos. Si bien es un tema muy importante, el enfoque de la igualdad en el lugar de trabajo fue lo que comenzó a transformar el feminismo en una identidad en lugar de ser un conjunto de valores rectos. Como resultado de esto, la idea central original para el feminismo se perdió.

¿Qué Dice la Proclamación de la Familia sobre el Feminismo?

El feminismo exige que todos los seres humanos sean considerados iguales. La Familia: Una Proclamación para el Mundo nos recuerda que la igualdad es asignada por Dios.

Muchos creen que la Proclamación predica que hay dos elementos en lo que respecta a los roles de género y por ende es criticada por esa razón. Esto es cierto en algunos niveles. Dios les ha dado a las mujeres el derecho divino y el privilegio de tener hijos, mientras que los hombres mantienen la responsabilidad de ejercer el sacerdocio. Sin embargo, ser hombre o mujer no te restringe a una forma rígida de comportamiento, como muchos creen que sugieren estos dos elementos.

La madre con empleo VS. La madre que se queda en casa

Como Jeffrey R. Holland menciona “Lo que las madres hacen es un elemento esencial de la obra de Cristo.” Sin embargo, lo que haces depende sólo de ti. (“He ahí tu madre” – Octubre 2015)

Todos somos diferentes y tenemos distintas fortalezas y capacidades. El Señor sabe esto y sabe que cada una de nuestras situaciones es diferente. Ninguna forma de hacer las cosas es la adecuada para todos. El Señor quiere que hagamos lo mejor para nuestras familias, y nadie, mas que el Señor, tiene el derecho de decirnos la mejor manera de hacer las cosas.

Si una mujer elige ser una madre que trabaja, esa es su decisión. El Señor nos dará un consejo específico a cada una de nosotras y a nuestras circunstancias familiares.

Mi madre ha trabajado toda mi vida y la felicito por ello; al final, su decisión de trabajar fue la decisión correcta para nuestra familia. Ella sacrificó mucho para ser una madre que trabaja, así mismo como ama de casa también sacrificas mucho. Ser una madre con un empleo puede no ser el camino para todos, pero el tener trabajo de ninguna manera está en contra de las enseñanzas de la Iglesia.

En oración, puedes decidir con el Señor, dependiendo de tu situación y la de tu esposo, qué es lo mejor para tu familia.

Aquí hay una historia de una mujer acerca de como tomó la decisión de trabajar y estar en casa con sus hijos:

Mirando el otro lado, muchos creen que el feminismo está en contra de quedarse en casa con sus hijos. La idea equivocada de que ser ama de casa es un estilo de vida degradante fue originada por grupos feministas radicales. Esta idea de ninguna manera se encuentra dentro del objetivo feminista, de hecho, la idea de avergonzar a cualquier mujer simplemente por el elegir el camino que desea va completamente en contra de lo que está en las bases del feminismo. Ser un ama de casa feminista es absolutamente posible.

El Feminismo como una etiqueta

Somos una generación obsesionada con la identidad, algo que las redes sociales ha sido, en gran medida, un catalizador para esto. En los desesperados esfuerzos por destacar, muchos sienten la necesidad de subirse a una tribuna virtual, gritando al mundo que son esto o aquello. Estamos tan preocupados por ser únicos, que en nuestros intentos por ser distintos, nos volvemos más y más radicales.

Ese es el gran obstáculo de esta generación que trata de mantenerse a flote en estos tiempos turbulentos. Es como un niño actuando para llamar la atención. Es un grito de ayuda.

Defiende la igualdad, pero en lugar de gritar al respecto, promuévelo a través de tus acciones. Decir que eres feminista y ser una son dos cosas muy diferentes.

Promueve la política feminista, no el feminismo como identidad.

Muchas personas se desconectan inmediatamente cuando se menciona la palabra feminismo. Este es un resultado directo de aquellos que lo proclaman apasionadamente, pero de manera equivocada y agresiva. La ira y la pasión son dos cosas muy diferentes, sin embargo, muchos parecen pensar que son intermitentes. La mejor manera de luchar contra la agresión y / o la opresión no es con más agresión u opresión.

Irónicamente, las mujeres han sido, en mayor parte, las responsables de tergiversar los objetivos feministas a lo largo del tiempo.

Es hora de que eso cambie eso.

Cada miembro es un feminista

pareja

 

Como Santos de los Últimos Días, tenemos la gran responsabilidad de defendernos nosotros mismos y a los demás. Se una fuerza para bien. Oponte al abuso y la opresión apoyando a quienes lo sufren.

Sean un grupo de mujeres que busque elevar a otros en lugar de condenar, hay muchas mujeres “feministas” que condenan a los hombres y ese no es el propósito.

Sean activistas a través de actos de caridad. Jesucristo fue, por supuesto, uno de los mayores activistas del cambio social. Desafió las ideas generalmente aceptadas y animó a todos a servir a sus semejantes. Él enseñó con el ejemplo y eso es algo que también pretendía que hiciéramos.

Hay tanto que el mormonismo tiene y ofrece al movimiento feminista.

Como Santos de los Últimos Días, entendemos la igualdad y cuán necesario es desarrollar atributos iguales a los de Cristo. Enseñamos a los hombres jóvenes lo importante que es respetar a las mujeres y a reconocer su potencial divino.

Las mujeres mormonas tienen varias herramientas e influencias que les dan poder y las ayudan a reconocer su potencial divino, una de las principales es la organización de la Sociedad de Socorro. Aquella, es una de las organizaciones de mujeres más antiguas y más grandes del mundo, la cual, es un ejemplo supremo del poder que las mujeres pueden tener cuando permanecen unidas.

Reverentemente apasionados

jesus

El espíritu no puede habitar en lugares donde hay contención. El ámbito público, en donde los temas feministas suelen estar en primera fila, se ha convertido en un lugar hostil. Es imposible permanecer fiel al objetivo original del feminismo de tolerancia y aceptación sin el espíritu del Señor.

Cuando alguien dice algo ofensivo o ignorante, responde de manera similar a la de Cristo. Tira la contención por la ventana y no invites al reclamar el feminismo como parte de tu identidad. Esta es una práctica innecesaria. El progreso sólo es el resultado de una acción productiva.

El feminismo no es una identidad sino un estilo de vida. No digas que eres feminista; ser uno.

Es responsabilidad de todos ser feministas. Ya seas hombre o mujer, Mormón o no, es tu responsabilidad buscar la igualdad no sólo con tus palabras, sino también con tus acciones. Somos más fuertes juntos que cuando estamos solos. No hay que crear más separación atacando a un grupo u otro.

Unámonos, olvidemos nuestro enojo y trabajemos por las mujeres de todas partes siendo humildes y defensores justos de todo lo que es bueno.

Este artículo fue escrito originalmente por Thea Olson y fue publicado por ldslivind.com el título: “Mormonism, Feminism, and How to Participate in Both