“Se puede aprender mucho acerca de morir. Hay algunas personas que pasan por experiencias que muestran lo que ocurre cuando uno cruza el velo de la muerte y/o entran en el mundo de los espíritus, pero que luego regresaron a la mortalidad.”

En 1981, una encuesta Gallup informó:

“Casi un tercio de todos los estadounidenses, o alrededor de 47 millones de personas, han tenido lo que llaman una experiencia mística o religiosa. De este grupo, alrededor de 15 millones informan un sentimiento de unión con un ser divino de otro mundo. Ellos describen cosas tales como comunicaciones especiales con personas fallecidas o seres divinos, visiones con luces inusuales y experiencias extra corporales.”

También te puede interesar:¿Qué enseña el Libro de Mormón sobre la vida después de la muerte?

Entre los Santos de los Últimos Días, que han aprendido mucho sobre el mundo espiritual a partir de las escrituras, el porcentaje es mucho más elevado. Por ejemplo, en una reciente charla fogonera, se formuló la pregunta: “¿Cuántos de ustedes han tenido una experiencia cercana a la muerte o vida después de la muerte?” ¡Alrededor del 85 por ciento de ellos levantaron la mano!

Se puede aprender mucho acerca de morir y “graduarse de la mortalidad” con tales experiencias. Aquí hay partes de informes múltiples que muestran lo que ocurre cuando uno cruza el velo de la muerte.

¿Qué se siente cuando un espíritu deja su cuerpo?

mundo de los espiritus

Las sensaciones sentidas al dejar la mortalidad por personas que tienen experiencias cercanas a la muerte o la vida después de la muerte han sido registradas en numerosos casos. Por ejemplo:

Ann, una mujer de 28 años que luego describió su experiencia con la muerte, registró:

“De repente, yo no estaba allí. Yo estaba… flotando. Fue tan rápido que no me di cuenta de lo que había sucedido. Y el dolor, ya no estaba. Hubo un tremendo alivio. Pasó, no sé, sólo de repente, ¡Increíble!”

Otra descripción:

“Me llené de una sensación de paz total. Todo el miedo que había sentido antes había desaparecido. Por primera vez en años, mi cuerpo estaba totalmente libre de dolor. Me di cuenta de que me estaba muriendo, y estaba feliz. No tenía ganas de volver. Estaba en transición entre el mundo físico y el mundo espiritual. Estaba a medio camino entre dos planos de existencia, y podía ver los dos. Había una especie de matiz verdoso en el mundo físico donde los médicos trabajaban conmigo. El mundo de los espíritus era más moderado, nada brillante en absoluto.”

Una víctima de un accidente forestal registró las siguientes sensaciones:

“Después del accidente sentí una gran incremento de velocidad, como si estuviera viajando muy rápido a través de la oscuridad que ahora se había cerrado a mi alrededor. También noté que mi mente estaba muy alerta y clara como el agua. Pude comprender todo. No estaba limitado por mi cuerpo. Noté que el dolor había desaparecido por completo, y no tenía ninguna molestia en absoluto… Todo estuvo bien. Todo era como debería ser.”

mundo de los espiritus

“Stairway to heaven”

Una niña de 9 años compartió esta descripción:

“Al principio pensé que me había quedado dormida. Entonces me di cuenta de que estaba mirando mi cuerpo en mi cama. Pude ver toda la casa, el frente de la casa, y mi madre en la casa de al lado hablando con el vecino. Me sentí muy bien y tranquila. Me di cuenta de que no estaba sola, la gente se estaba reuniendo a mi alrededor, dándome la bienvenida. Me sentí rodeada de tanto amor. Estaban vestidos de blanco y algunos de ellos me abrazaron. Me sentí muy feliz. No sabía quiénes eran esas personas, pero sentía que los conocía y que me conocían.”

Katrina, después de una sobredosis de píldoras, describió lo que sintió cuando su espíritu abandonó su cuerpo:

“Primero me di cuenta de la oscuridad, un vacío. Se sintió muy pacífico. Ningún problema o preocupación terrenal me siguió allí. Sabía que yo existía, pero no sentía dolor. Por primera vez desde que era una niña, me sentía libre de dolor emocional. Supe lo que significaba cuando el Señor dijo que la tierra sería maldecida para nuestro bien. Esto se sintió tan natural en comparación con la vida en la tierra. Llegué a la conclusión de que nuestra experiencia en la tierra era el estado antinatural y que este, el estado espiritual, era el estado correcto del ser.”

Una víctima de ahogamiento de 12 años de edad dio una descripción interesante de cómo su espíritu abandonó su cuerpo. Ella comentó:

“Sentí que estaba entrando en un sueño tranquilo y pacífico. Justo en ese momento, recuerdo sentir mi espíritu salir de mi cuerpo. No fue succionado como lo había escuchado describir a otras personas. Era más como ósmosis, como si mi espíritu lentamente saliera a través de mi piel. Fue muy fácil.”

¿Qué se siente al entrar al mundo de los espíritus?

Madre Celestial

“Our Heavenly Family” por Cailtin Connolly

Estrechamente relacionado con lo que se siente cuando el espíritu de uno deja su cuerpo, se encuentran las emociones vividas al entrar en el mundo de los espíritus.

Aquí hay breves comentarios registrados por varias personas que han entrado en el mundo de los espíritus, pero que luego regresaron a la mortalidad:

  • “No había preocupación, ni dolor, ni sufrimiento; todo eso se había ido. Era como estar en perfecto entendimiento, conocimiento, amor y aceptación.”

 

  • “Para mi deleite, descubrí que la emoción del miedo era inexistente. No había absolutamente ninguna preocupación, ni preocupación, ni miedo. Mi emoción principal fue una sensación de seguridad. Estaba solo, sin embargo, sabía que no lo estaba. Había algo más que me rodeada. Me sentía calmado y sereno, el miedo no podía existir en ese entorno. Fue una sensación maravillosa.”

 

  • “Nunca olvidaré la sensación de estar totalmente envuelto en calidez,… era una sensación de calidez, de amor, de compasión; era un sentimiento tangible, de naturaleza casi física. Esta maravillosa sensación me envolvió.”

 

  • “La paz que sentí fue maravillosa, una tranquilidad y calidez perfectas, ya que estaba rodeada de un amor incondicional. Ese amor era todo lo que había anhelado, pero parecía no estar disponible en la vida. Toda la ira, el odio, el dolor y el miedo que había sentido previamente fueron eliminados. Amor puro y paz estaban a mi alrededor.”

 

  • “¡Nunca me sentí tan aceptado, tan amado y tan tranquilo!… Era como si todas las cosas bellas de mi vida se hubieran intensificado un billón de veces. No era nada que haya visto o sentido antes. La palabra amor ni siquiera comienza a describir lo que sentí, pero es la única palabra que sé que puede explicar esa sensación.”

 

  • “Nunca había sentido una sensación tan abrumadora de paz, aceptación y amor total… no había juicios, sólo misericordia y aceptación.”

¿Qué tan cerca están los difuntos de aquellos a quien aman?

Aunque esto es poco frecuente, a algunos que han muerto se les ha permitido regresar y fortalecer a aquellos que están de luto por su pérdida. Por ejemplo, a un joven misionero, ahogado en camino a su misión, se le permitió regresar y hablarle a sus padres:

“Padre, mamá y tú han estado muy preocupados por mi naufragio, pero no estarían afligidos si supieran de la obra misional a la que he sido llamado a hacer en el mundo de los espíritus y en la que estoy trabajando ahora, lo cual es más importante que haber ido a Sudamérica.”

Larry Tooley habló de ver a su suegra difunta en su funeral:

“Ella se movía de persona a persona. Cuando se acercó a cada miembro de la familia, se detuvo, se inclinó y besó a cada uno en la frente. Era su forma de despedirse de la familia.”

Él también informó que ella estaba presente observando la tumba mientras esta era dedicada.

La entrada al mundo de los espíritus suele ser seguida de reuniones alegres. El profeta José Smith dijo:

“Cuando partamos, saludaremos a nuestras madres, padres, amigos y todos los que amamos que han dormido en Jesús… será una eternidad de felicidad.”

Henry Zollinger registró:

“Mi madre me presentó a las cabezas de cinco de las generaciones de la familia de mi padre, todos los cuales habían creído en el Evangelio.”

familias mixtas

Las relaciones en el mundo de los espíritus se extienden incluso más allá de los límites de las personas bautizadas SUD en el Paraíso. James W. LeSueur, en su experiencia más allá del velo, observó a su hermano Frank predicando a una audiencia de más de 10,000 personas reunidas en un gran auditorio. Se le informó: “Todos los que ves en esta habitación son tus parientes reunidos para escuchar el Evangelio enseñado.” También se le mostró a otros miles de familiares que estaban preparados para recibir el mensaje del Evangelio.

Miles de relatos, recopilados de todo el mundo, brindan vívidas reflexiones sobre las maravillosas experiencias que le aguardan a la humanidad a medida que cada uno se “gradúa” de su probación terrenal y entra en el mundo de los espíritus.

Esos relatos incluyen numerosas descripciones de plantas, edificios, ciudades, pueblos industriosos y numerosas actividades que son características de los millones de espíritus que se preparan para sus resurrecciones, juicios finales y asignaciones a los reinos celestiales.

Puedo testificar verdaderamente que esos relatos aumentan la fe, fortalecen la conducta mortal, nutren la esperanza eterna y proporcionan una profunda comodidad. No cabe duda de que las experiencias cercanas a la muerte y la vida después de la muerte son una fuente muy rica de conocimiento sobre el siguiente paso en el progreso eterna del hombre.

Este artículo fue escrito originalmente por Duane S. Crowther y es un extracto del Libro “Life Everlasting: A Definitive Study of Life After Death” y  fue publicado por mormonhub.com bajo el título: “What It Feels Like When a Spirit Leaves Its Body + Other Insights on Death and the Spirit World