Oxford, Inglaterra –  El Élder Jeffrey R. Holland, de pie en medio de las bancas de una capilla anglicana del año 1700, decorada intrincadamente, durante el servicio tradicional de Navidad de la Iglesia de Inglaterra, compartió un mensaje sobre el consuelo que sintió por la muerte de su padre debido al nacimiento de Cristo.

“Para ser sincero con respecto a toda la experiencia. En ocasiones, debemos hablar sobre Navidades – y otros días de nuestras vidas personales y colectivas – que por cualquier motivo pueden no ser tan alegres o no parecen ser “la temporada para estar contentos,” dijo el Élder Holland del Quórum de los Doce Apóstoles.

El evento con mayor asistencia del año en la Capilla de Pembroke College, “Nueve lecciones y villancicos” intercala villancicos e himnos con versículos bíblicos sobre “el relato del propósito viviente de Dios”, dijo el capellán de la capilla, el reverendo Andrew Teal, que invitó al Élder Holland a hablar y dirigió la reunión.

También te puede interesar: Una conmovedora y hermosa canción de navidad comparte la perspectiva de María sobre el nacimiento de Cristo

navidad

La congregación canta un himno navideño durante el servicio tradicional de la Iglesia de Inglaterra “Nueve lecciones y villancicos” en la capilla de Pembroke College en Oxford, Inglaterra, el domingo 25 de noviembre de 2018.

Vistiendo una túnica blanca adornada de azul y una estola de oro, el Reverendo Teal hizo una oración al comienzo del servicio, después de levantarse de su asiento en la capilla iluminada de manera tenue e ingeniosa. Se ubicó en un pequeño atril empotrado a las bancas de estilo colegial a lo largo de una pared de la capilla en medio de la congregación.

El Élder Holland se sentó en las bancas del pequeño atril opuesto, vistió una corbata de lazo negra y un esmoquin. Fue el único discursante. Habló después de los 10 himnos y villancicos que se alternaron con nueve lecturas de Génesis, Isaías, Mateo, Lucas y Juan acerca de la Caída, las profecías sobre Cristo y la historia de Su nacimiento.

El Élder Holland habló de Lucas 2 sobre Simeón, dijo que hay un profundo mensaje de Navidad en la señal que “este querido anciano” le dio a María cuando sostuvo entre sus brazos a Cristo de solo unas semanas de edad, en el templo. Simeón se regocijó ante el cumplimiento de la promesa de que vería al Mesías, pero también emitió una “advertencia sobre la vida de este niño – o más específicamente Su muerte – que sería como una espada atravesando el alma de su amada madre.”

“Bien podríamos preguntar,” dijo el Élder Holland, “¿Fue una advertencia tan de mal agüero, una profecía tan catastrófica, apropiada en esta temporada de alegría? Seguramente, ¿fue inoportuna, tal vez incluso inapropiada, en ese momento –  en ese momento en que el Hijo de Dios era tan joven, tierno y seguro, y su madre estaba tan emocionada con Su nacimiento y Su belleza?

El Élder Holland recordó los dos ataques al corazón de su padre durante y después de la cirugía de espalda el 23 de diciembre de 1976.

“Para ese momento finalmente logramos verlo, con cables y tubos, gris e inconsciente, era la media tarde del 24 de diciembre, víspera de Navidad. Un “momento magnífico,” murmuré para nadie en particular.”

Dijo que caminó rápido y oró a solas en un hospital desconocido mientras que la víspera de Navidad se convertía en Navidad, sentía pena por sí mismo y murmuró preguntas sobre por qué tenía que perder a su padre en Navidad.

Luego, recibió lo que denominó una “llamada teológica de despertador.”

“A las 3 a.m., a primera hora de la mañana, en un hospital muy silencioso, inmerso en la tristeza y la autocompasión, el cielo me envió una pequeña revelación personal, empaquetada, una pequeña declaración de Navidad. En medio de mi murmullo sobre la fecha tan desdichada en todo esto, escuché el llanto claro e ininterrumpido de un bebé.”

navidad

El coro de la capilla de Pembroke College y el capellán de la capilla, el reverendo Andrew Teal, a la izquierda, cantan durante el servicio de la Iglesia de Inglaterra “Nueve lecciones y villancicos” en la capilla de Pembroke College en Oxford, Inglaterra, el domingo 25 de noviembre de 2018. .

Dijo que la fecha y la gracia divina de ese nacimiento cambiaron su actitud. Reconoció la alegría que ese bebé debió traer a las vidas de sus padres. Evocó los momentos en que su madre siempre le recordaba la alegría que él mismo le trajo como un bebé de Navidad.

“Entonces, con nuevos ojos, esa mañana, volví a ver a mi padre, el gran donante de regalos, que estaba empezando a salir del mundo, el día de Navidad. Lo estaba haciendo en las alas del regalo más grande jamás recibido, la Expiación y la Resurrección del Señor Jesucristo. Pensé en otro Padre que entregó ese regalo.”

De pie bajo un techo decorado, que tenía frases en latín como “Redemptor Omnibus” – Redentor de todo – el Élder Holland dijo que la profecía de Simeón a María fue apropiada e importante. Dijo que todos debían ver el significado de la Navidad de la manera en que Simeón lo vio y le dijo a José y María mientras estaban en el templo donde ofrecieron un sacrificio, un par de tórtolas.

“El verdadero significado,” dijo el Élder Holland, “el significado único y alegre del nacimiento de este bebé, no se limitó a esas primeras horas en Belén, sino que se haría realidad en la vida que llevaría y en su muerte, en su triunfante sacrificio expiatorio: recuerda por qué José y María estuvieron en el templo, y Su resurrección en la prisión. Estas son las realidades que hacen feliz la Navidad.”

El Élder Holland dijo que Simeón cantaría con el coro y la congregación en la capilla el domingo por la noche “no en la ausencia de días difíciles, años largos y espadas que atraviesan nuestros corazones, sino a causa de ellos.”

La coro de la capilla de Pembroke College, de unos 30 miembros, cantó 5 piezas, incluida “There Shall a Star” de Mendelssohn. El coro y la congregación se unieron en los otros seis villancicos e himnos, cantando “O Come All Ye Faithful” después de la charla del Élder Holland.

Vickey Petchey de Londres y miembro de la Estaca Staines, dijo que el servicio fue especialmente conmovedor porque se convirtió a la Iglesia de la Iglesia de Inglaterra, donde fue una niña del altar involucrada en el servicio como el del domingo por la noche. Su conversión creó cierta tensión con su obispo anglicano, por lo que la animó ver al Élder Holland y al reverendo Teal  abrazarse después de que el reverendo Teal terminó su servicio con una bendición.

“Fue bonito ver su abrazo,” dijo

Una residente de Oxford en el coro dijo que le gusta la unidad cultural que brinda la Navidad y que eso sintió el domingo por la noche.

“Creo que nunca había escuchado hablar a nadie de La Iglesia de Jesucristo tan detenidamente,” dijo Emma Sadler, una bacterióloga posdoctoral. “Lo disfruté. Parece un hombre muy bueno, sabio y noble. No soy creyente, pero puedo valorar mucho de lo que dijo.”

“Nueve lecciones y villancicos” se creó y realizó por primera vez en 1888 por un futuro arzobispo de Canterbury. Este festival se hizo famoso hace 100 años, cuando se realizó en la víspera de la Navidad de 1918 para celebrar el final de la Primera Guerra Mundial, un mes antes. En la actualidad, la BBC transmite en vivo para todo el mundo una versión del servicio desde King’s College en Cambridge cada víspera de Navidad a las 7 a.m.

Las escrituras seleccionadas del domingo por la noche fueron Génesis 3: 8-15; Génesis 22: 15-18; Isaías 9: 3, 6-7; Isaías 11: 1-4, 6, 8-9; Lucas 1: 26-35; Lucas 2: 1, 3-7; Lucas 2: 8-16; Mateo 2: 1-11; y Juan 1: 1-14.

Artículo originalmente escrito por Tad Walch y publicado en thechurchnews.com con el título “Speaking in an Anglican Christmas service, Elder Holland tells of his father’s death, Christ’s birth.”