Una conexión especial entre los niños de Barranquilla y sus antepasados

historia familiar

En una actividad única para los niños de la Primaria de Barranquilla, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la historia familiar y el Templo se unieron con el objetivo de “Conectar a [los] niños con sus antepasados”.

Pensando en la experiencia e importancia que 30 niños de 8 a 11 años de edad podrían tener gracias a la obra genealógica, a estos pequeños se les dio la oportunidad de hacer algo increíble por sus antepasados.

Un recorrido inolvidable 

La experiencia comenzó con un recorrido por algunos de los ambientes del Templo de Barranquilla culminando en el Centro de Historia Familiar. 

Los niños de la Primaria aprendieron a utilizar la información que tenían de sus antepasados para realizar ordenanzas por ellos en la Casa del Señor. 

A los niños se les enseñó a utilizar diferentes herramientas de la página Family Search para que pudieran participar de la obra familiar junto con sus padres, una actividad centrada en el hogar apoyada por la Iglesia. 

“Fue muy bonita está experiencia, los niños son nuestros semilleros” comentó Brigitte Better, una de las líderes especialistas en Genealogía de Barranquilla, respecto al evento.

Una Obra para todos

Los líderes locales que acompañaron a los niños de la Primaria fueron sorprendidos por el entusiasmo, curiosidad y habilidad de los pequeños. La indexación no quedó de lado, cautivando la atención de los niños, para luego ser empleado por ellos avanzando la obra de historia familiar. 

Los recursos del Centro de Historia Familiar del Templo de Barranquilla y de las unidades de la Iglesia en diferentes partes del país, están disponibles tanto para miembros como para amigos de la Iglesia.

mujeres mormonas

El propósito principal de la obra de historia familiar es obtener nombres y otros datos genealógicos a fin de que puedan realizarse las ordenanzas del templo por los antepasados fallecidos y lograr así tener familias eternas.

Fuente: Sala de Prensa Colombia

 

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *