“Mi pregunta se volvió cada vez más clara, ¿qué quiso decir el Salvador cuando nos aconsejó “volvernos en niños pequeños”? ¿Qué significaba eso?”

Una mañana me desperté y rápidamente le pregunté a mi esposa: “¿Qué día es hoy?”

Antes de que ella pudiera responderme, le dije con entusiasmo: “¡Es sábado y nuestros nietos van a venir!”

Lo curioso es que no tenemos nietos, todavía no. Tenemos 12 hijos y esperamos con ansias el glorioso día en que tengamos nietos. Me emociona mucho cuando los niños pequeños vienen a visitarnos y puedo referirme a ellos como mis nietos. 

niños pequeños

En esa ocasión nuestros sobrinos iban a venir a la casa. Es en momentos como esos que recuerdo la declaración de Mormón en el capítulo 8 de Moroni “amo a los niños pequeñitos con un amor perfecto” (Moroni 8:17) porque siento casi lo mismo que él.

El día después de la visita de los “nietos”, me encontré estudiando Moroni 8. Mormón usó la frase “niños pequeñitos” 16 veces en este capítulo. Al leer, mi entusiasmo comenzó a aumentar. La respuesta a la pregunta que he tenido durante muchos años se volvió cada vez más clara: “¿Cuál es el significado de la frase ‘volverse como un niño pequeñito’?”

También te puede interesar: 5 maneras de “ser uno” con Cristo mediante las ordenanzas sagradas

Volvernos como niños pequeños

Jesus con niña

“Hand in hand” por Greg Olsen

Todos estamos familiarizados con las enseñanzas del Salvador en el evangelio de Mateo: 

“Si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.” (Mateo18: 3)

“Dejad a los niños venir a mí y no les impidáis hacerlo, porque de los tales es el reino de los cielos.” (Mateo 19:14). 

¿Qué quiso decir el Salvador cuando nos aconsejó “volvernos en niños pequeños”?

El rey Benjamín hizo una declaración al respecto, similar a las palabras del Salvador:

“Porque el hombre natural es enemigo de Dios, y lo ha sido desde la caída de Adán, y lo será para siempre jamás, a menos que se someta al influjo del Santo Espíritu, y se despoje del hombre natural, y se haga santo por la expiación de Cristo el Señor, y se vuelva como un niño: sumiso, manso, humilde, paciente, lleno de amor y dispuesto a someterse a cuanto el Señor juzgue conveniente infligir sobre él, tal como un niño se somete a su padre.” (Mosíah 3:19).

La lista de cualidades del rey Benjamín es probablemente la comprensión más común de lo que significa ‘volvernos’ como niños pequeños: Debemos ser sumisos, mansos, humildes, pacientes, llenos de amor, etc. 

jesus

“Christ with Children” por Del Parson

Si bien todas esas cualidades pueden ser atribuidas a los niños, es probable que no sea lo primero que pensemos cuando se nos pide que los describamos. ¿Sumiso? A veces, pero no siempre. ¿Manso y humilde? Quizás, pero eso es decir mucho. ¿Paciente? Casi nunca. ¿Lleno de amor? Bueno, eso sí es verdad.

Entonces, ¿es ‘volvernos en niños pequeñitos’ lo que debemos aprender de la declaración del Salvador,? ¿Otra lista de atributos que necesitamos esforzarnos por aprender? 

Al igual que con muchas escrituras, hay más de un significado. El significado más grande aquí es uno que no hemos percibido. Es la doctrina de que los niños pequeños están completamente envueltos por la expiación de Jesucristo.

Mormón enseñó que “aquí, todos los niños pequeñitos viven en Cristo” (Moroni 8:22) y Abinadí dijo que “los niños pequeños también tienen vida eterna.” (Mosíah 15:25). En la revelación moderna, el Señor afirma: “los niños pequeños son santos, porque son santificados por la expiación de Jesucristo” (Doctrina y Convenios 74: 7).

Cubiertos por la expiación de Cristo

sufrimiento

A menudo pensamos que los niños pequeños son puros, inocentes y sin culpa, y lo son, pero no siempre por su propia cuenta. ¡Están completamente cubiertos por la expiación del Salvador! El Salvador le reveló a Mormón:

“Por tanto, la maldición de Adán les es quitada en mí, de modo que no tiene poder sobre ellos.” (Mormón 8: 8)

Volverse en niños pequeños es estar completamente cubierto por la expiación de Jesucristo. ¿Acaso no es eso lo que el Señor nos pide, que usemos plenamente Su expiación? Veamos una vez más el mensaje del rey Benjamín en Mosíah 3: 18-19..

“…A menos que se humillen y se vuelvan como niños pequeños, y crean que la salvación fue, y es, y ha de venir en la sangre expiatoria de Cristo, el Señor Omnipotente, y por medio de ella. 

Porque el hombre natural es enemigo de Dios, y lo ha sido desde la caída de Adán, y lo será para siempre jamás, a menos que se someta al influjo del Santo Espíritu, y se despoje del hombre natural, y se haga santo por la expiación de Cristo el Señor, y se vuelva como un niño: sumiso, manso, humilde, paciente, lleno de amor y dispuesto a someterse a cuanto el Señor juzgue conveniente infligir sobre él, tal como un niño se somete a su padre.” (Mosíah 3: 18-19, énfasis agregado).

niños pequeños

“Not one is forgotten” por Yongsung Kim

El énfasis de estos dos versículos no está en las cualidades de los niños pequeños, sino en aceptar la expiación de Jesucristo. La única forma en que podemos llegar a ser puros e inocentes como niños pequeños es a través del Salvador, quien no sólo nos quita el castigo de nuestros pecados, sino que también los toma sobre sí.

A medida que ejercemos fe en Cristo, nos arrepentimos de nuestros pecados y nos esforzamos por mantener nuestros convenios con Él, podremos también ser puros, santos y santificados a través de la Expiación, al igual que los niños pequeños.

Es interesante que el Salvador se haya dirigido a Sus apóstoles como niños pequeños como evidencia adicional de este significado. Cuando la última cena estaba concluyendo y después de que Judas se había ido, Jesús dijo: 

Hijitos, aún estaré con vosotros un poco” (Juan 13:33).

niños pequeños

Sí, se podría argumentar que les estaba diciendo que tenían mucho que aprender. Pero, ¿acaso no es más probable que Él hubiera estado recalcándole a Sus 11 apóstoles que ellos estaban bajo convenio y que serían cubiertos por Su expiación, la cual estaba a punto de ocurrir, tal como a los niños pequeños?

Quizás la evidencia más grande de esa idea proviene del apóstol Juan, quien también se dirige a los santos como niños pequeños: 

“Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.” (1 Juan 2:12, énfasis agregado).

Pablo también usa esta frase al dirigirse a los santos (Gálatas 4:19), y en Doctrina y Convenios, el Salvador también utilizó una palabra similar para referirse a los líderes de Su Iglesia: 

“No temáis, pequeñitos, porque sois míos, y yo he vencido al mundo, y vosotros sois de aquellos que mi Padre me ha dado.” (DyC 50:41)

niños pequeños

“In His light” por Greg Olsen

Podemos volvernos como niños pequeños aplicando plenamente la expiación de Cristo en nuestra vida y confiando en nuestro Salvador, quien nos hace puros, limpios e inocentes.

La próxima vez que tengas la oportunidad celestial de interactuar con un niño pequeño, piensa en cómo la Expiación del Salvador los cubre por completo, de la misma manera en que lo hace con nosotros, siempre y cuando sigamos ejerciendo nuestra fe, arrepintiéndonos de nuestros pecados y guardando nuestros convenios con Él.

Este artículo fue escrito originalmente por Lds Living Staff y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “The Beautiful, Deeper Meaning of the Phrase “Become as Little Children”