En un mundo en el que muchos piensan que una idea es falsa hasta que se demuestre lo contrario, el no saber las respuestas puede parecer como una decepción.

Muchos se han encontrado en esta situación, el tema de la religión surge en una conversación y compartimos que somos miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Seguido a eso vienen las preguntas que no sabemos cómo responder.

Aunque a veces es vergonzoso y desalentador, no es el fin del mundo. Estudiar las Escrituras o las enseñanzas de los profetas de los últimos días suele ser suficiente para llenar nuestros vacíos de conocimiento, regresar al investigador y darle nuestra respuesta.

Pero, ¿qué sucede cuando no podemos encontrar las respuestas, no por falta de atención sino porque no se nos ha dado cierto conocimiento en esta vida o nuestras mentes mortales no pueden entender principios específicos?

También te puede interesar: Las respuestas espirituales no son tan fáciles como una búsqueda en Google: 3 ejemplos de cómo vivir por fe

Este es uno de mis mayores temores al hablar con personas que no son miembros de nuestra religión, tener que decirle a las personas que todavía no tenemos respuestas a sus preguntas. En un mundo en el que muchos opinan que una idea es falsa hasta que se demuestre lo contrario, el no saber las respuesta se puede sentir como una decepción.

En un discurso de la Conferencia General de 2013, el Elder Uchtdorf dijo:

“Algunos luchan con preguntas sin respuestas sobre cosas que se hicieron o se dijeron en el pasado. Abiertamente reconocemos que en casi 200 años de historia de la Iglesia —junto con una línea ininterrumpida de acontecimientos inspirados, honorables y divinos— se han dicho y hecho algunas cosas que pueden causar que las personas se hagan preguntas.

Algunas veces las preguntas surgen debido a que simplemente no tenemos toda la información y sólo necesitamos un poco más de paciencia. Cuando finalmente se conozca toda la verdad, las cosas que no tenían sentido para nosotros antes, se resolverán a nuestra satisfacción.

Algunas veces hay una diferencia de opinión con respecto a lo que realmente significan los “hechos”. Una pregunta que crea duda en algunos puede, después de una investigación cuidadosa, edificar la fe en otros.”

lorenzo snow

Lorenzo snow

Un ejemplo de esto vino en el siglo XIX cuando el Presidente Lorenzo Snow dijo: “Como el hombre ahora es, una vez fue Dios: como ahora es Dios, el hombre puede ser.”

Aunque nos da una idea de nuestro potencial divino como hijos e hijas de Dios, esta declaración también conduce a preguntas existenciales que son difíciles de comprender en esta vida mortal.

“Si Dios fue como el hombre, ¿significa eso que había un Dios antes que Él?”

“Entonces, ¿en dónde comenzó la vida?”

“¿Quién fue el primer dios? ¿Cómo se convirtió en un Dios?”

La lista sigue y sigue.

No importa cuánto lo quiera, no puedo responder esas preguntas en este momento.

¿Cuántas preguntas sin respuesta similares pueden derivarse de otros temas del Evangelio?

Dios

Sin duda, muchos de nosotros hemos encontrado estas preguntas y hemos permanecido fieles al Evangelio. En el mismo discurso de la conferencia, el Elder Dieter F. Uchtdorf aconsejó a los miembros que primero dudaran de sus dudas antes de dudar de su fe.

Sin embargo, las dudas que surgen debido a la falta de respuestas pueden desconcertar incluso a aquellos con los testimonios más fuertes; ¿Cómo, entonces, podrían las personas que no están familiarizadas con el Evangelio percibir nuestra falta de conocimiento?

¿Por qué Dios le retiene estas verdades a Sus hijos, especialmente cuando la falta de respuestas aleja a muchos del Evangelio y evita que otros lo encuentren?

Esta es una pregunta compleja sin respuestas simples. ¿Podría ser que algunas respuestas requieren años de estudio y oración para poder comprenderlas? ¿Podrían algunos ser tan sagradas que no podemos entenderlas en su totalidad, y en lugar de ello, sólo recibir destellos de la verdad divina en lugares sagrados?

¿Se pueden entender a algunas después de que experimentamos el nacimiento, la muerte, la angustia u otras experiencias significativas en nuestras vidas? ¿Están las preguntas diseñadas para fortalecer nuestra confianza en Dios y en el Salvador? ¿Hay pruebas en esta vida mortal diseñadas para enseñarnos humildad y confianza?

En su libro “El Mesías Milenario: La Segunda Venida del Hijo del Hombre”, el Elder Bruce R. McConkie escribió:

Bruce R. Mcconkie

“Tenemos la plenitud del Evangelio, lo que significa que tenemos todos los poderes y suficiente de las doctrinas que nos permita obtener una plenitud de la salvación. No tenemos todas las verdades y doctrinas que poseen los nefitas…

Todas las cosas son para ser manifestada en el día milenario. La parte sellada del Libro de Mormón serán abiertas; las planchas de bronce serán traducidas; los escritos de Adán y Enoc y Noé y Abraham y los profetas sin número serán revelados. 

Vamos a aprender mil veces más sobre el ministerio terrenal del Señor Jesús que ahora sabemos. Vamos a aprender grandes misterios del reino que ni siquiera conocieron aquellos que caminaron y hablaron con el Eterno. Vamos a conocer los detalles de la creación y el origen del hombre…

Nada en o sobre o más allá de la tierra será retenido para el conocimiento humano, para que finalmente, el hombre, si llega a ser como su Creador, pueda conocer todas las cosas.” (El Mesías Milenario: La Segunda Venida del Hijo del Hombre [1982 ], 675–77).

perdonar

Estas son promesas emocionantes, cuyo cumplimiento debemos esperar con gran anticipación. Sin embargo, eso no significa que podamos permitirnos volvernos pasivos en nuestra búsqueda de la verdad. 2 Nefi 28:30 declara:

 “Pues he aquí, así dice el Señor Dios: Daré a los hijos de los hombres línea por línea, precepto por precepto, un poco aquí y un poco allí; y benditos son aquellos que escuchan mis preceptos y prestan atención a mis consejos, porque aprenderán sabiduría; pues a quien reciba, le daré más; y a los que digan: Tenemos bastante, les será quitado aun lo que tuvieren.”

No pasaremos la prueba de la vida sentándonos hasta que se nos den las respuestas. Eso no sería una gran prueba. Más bien, este estado de prueba es un tiempo de aprendizaje, para que crezcamos confiando en el Señor y en Su bondad.

En un artículo titulado “Tengo una pregunta y eso está bien”, Maryssa Dennis escribió sobre su experiencia al encontrar respuestas a preguntas espirituales:

misioneros

“Como mujer, siempre trato de entender mejor mi lugar en el reino de Dios. Durante la mayor parte de mi vida, no lo pensé mucho. Pero a medida que crecía, comencé a preguntarme sobre los diferentes roles de los hombres y las mujeres en la Iglesia.

Cuanto más lo pensaba, más me preocupaba el desequilibrio que percibía. Sabía que Dios es perfectamente justo y justo. Pero no podía encontrar una manera de reconciliar las diferencias que veía con mi conocimiento actual de Su plan. Era como una pieza del rompecabezas que no parecía encajar.

Así que empecé a buscar respuestas… Y las respuestas vinieron. En pedazos y fragmentos, pero vinieron. 

Tengo momentos de comprensión cuando estudio las Escrituras, cuando ‘busco palabras de sabiduría de los mejores libros’ (DyC 88: 118), cuando hablo con personas en las que confío, cuando asisto al templo, cuando estudio las palabras de profetas y de los apóstoles, cuando medito y oro.

A veces me desanimo. Todavía tengo días malos cuando me siento abrumada por todo lo que no sé. Pero cuando surgen esas dudas, respiro profundo, retrocedo un paso y recuerdo lo que sé. Y eso hace toda la diferencia.

metas

Incluso el Salvador ‘no recibió de la plenitud al principio, sino que continuó de gracia en gracia’ (DyC 93: 12–13). Como Él, continuaré hasta recibir la plenitud.

Tal vez algunas de mis preguntas no serán respondidas por mucho tiempo. Pero el Padre Celestial ha prometido que algún día “la tierra estará llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar” (Isaías 11: 9). Algún día todas las cosas “[serán reveladas] a los hijos de los hombres” (2 Nefi 27:11) y “nada se retendrá” (DyC 121: 28). Algún día tendré todas las piezas del rompecabeza, y todo tendrá sentido.

Hasta entonces, elijo confiar en Dios, sin importar cuán grandes o numerosas sean mis preguntas. Elijo decir: “Aquí hay bondad, y no la abandonaré”. Mantendré la verdad que tengo, porque vale la pena protegerla”.

A veces la respuesta es simple. Pero a veces, encontrar respuestas toma un largo viaje. No renunciaré a mi búsqueda por aprender y seguir la verdad de Dios. Tengo un largo camino por recorrer, pero sé que mi Padre Celestial está conmigo en cada paso del camino.”

Al igual que Maryssa Dennis, es fácil sentir que Dios nos ha olvidado cuando no recibimos lo que creemos que es una revelación oportuna, especialmente cuando las personas nos miran como un guía espiritual y especialmente cuando en Mateo 7: 7-8 se nos dice:

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.”

Pero también sabemos que todas las cosas se dan en el tiempo del Señor, y debemos recordar que nuestra línea de tiempo es finita, mientras que la del Padre Celestial es infinita.

Ser verdaderamente convertido al Señor no requiere que tengamos un conocimiento perfecto de Su Evangelio. De hecho, es al revés. El Padre Celestial nos da intencionalmente una comprensión incompleta para que podamos aumentar nuestro conocimiento a través de la fe en Él y en Su hijo Jesucristo.

Sin embargo, podemos llegar al punto de la fe y el testimonio perfecto en esta vida, y si lo hacemos, llegará el momento en que esa fe será recompensada con un conocimiento completo.

Smith

En su poderoso testimonio final, el Elder McConkie reveló que la fe no tiene límites en esta vida:

“Testifico que es el Hijo del Dios viviente y que fue crucificado por los pecados del mundo. Él es nuestro Señor, nuestro Dios y nuestro Rey. Esto lo sé por mí mismo, independiente de cualquier otra persona.

Soy uno de Sus testigos, y en un día cercano palparé las marcas de los clavos en Sus manos y en Sus pies y bañaré Sus pies con mis lágrimas.

Pero en ese momento mi conocimiento no será más firme de lo que actualmente es, de que Él es el Hijo Todopoderoso de Dios, que es nuestro Salvador y Redentor, y que la salvación se logra por Su sangre expiatoria y mediante ella, y por ningún otro medio.”

En verdad, los principios más vitales e importantes del Evangelio son tan sencillos que hasta los niños de la Primaria pueden entenderlos y sobre los cuales se nos ha dado la plenitud de la doctrina.

Continuando con su historia, Maryssa Dennis compartió:

perdonar

“Me encontré con 1 Nefi 11:17: “Sé que ama a sus hijos; sin embargo, no sé el significado de todas las cosas.”

Era un versículo tan simple, pero causó un impacto en mí. En mi tiempo de confusión, fue extremadamente valioso escuchar a Nefi, uno de mis héroes del Libro de Mormón, admitir que no lo sabía todo. Finalmente sentía que estaba bien si no entendía todo en cuanto al Evangelio.

La primera declaración de Nefi me golpeó con más fuerza: “Sé que [Dios] ama a sus hijos”. Para mí, Nefi estaba diciendo: “No lo sé todo, pero esto es lo que sé: Dios nos ama. Y eso es suficiente para mí.”

Me acordé de lo que siempre supe: Dios ama a todos Sus hijos e hijas por igual. Y la verdad de Su amor es absoluta. Es la verdad sobre la que se basa todo lo demás. La verdad que mantiene unido al universo.

ver a Dios

Por primera vez en mucho tiempo, sentí paz. Mis preguntas aún no habían sido respondidas, pero ya no me sentía perdida. Me di cuenta de que Dios tiene el control. Él no espera que ponga mis preguntas en un estante y me olvide de ellas, pero espera que confíe en Él.

En toda mi búsqueda de la verdad, tengo que recordar Quién es la fuente de toda verdad. Tengo que reconocer que cuando cuestiono una sola pieza del rompecabezas, Él sostiene todo las piezas que no puedo ver. Él tiene una perspectiva más grande, la más grande de todas, y algún día también la veré.”

Este artículo fue escrito originalmente por Deadan Olander y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “Why We Sometimes Don’t Receive Answers to Our Questions”