No más mormones.

Ha pasado casi un año desde que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días publicó una declaración oficial “con respecto al nombre de la Iglesia”. Después de esto, el Presidente Russell M. Nelson dio un discurso en la Conferencia General que causó revuelo dentro y fuera de la Iglesia.

El Presidente Nelson pidió un nuevo énfasis en el uso correcto del nombre completo de la Iglesia, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Aquí hay algunas citas clave de su discurso:

“El nombre de la Iglesia no está sujeto a cambios. Cuando el Salvador indica claramente cuál debe ser el nombre de Su Iglesia e incluso precede Su declaración con las palabras: “Así se llamará mi iglesia”, Él es firme. Y si permitimos que se usen o adopten apodos, o incluso los fomentamos nosotros mismos, Él se ofende…”

“Quitar el nombre del Señor de la Iglesia del Señor es una gran victoria de Satanás. Cuando desechamos el nombre del Salvador, desdeñamos sutilmente todo lo que Jesucristo hizo por nosotros, incluso Su expiación…”

“…Al omitir Su nombre de Su iglesia, estamos quitándolo inadvertidamente a Él como el punto central de nuestra vida”.

“El resto del mundo puede o no seguir nuestro ejemplo y llamarnos por el nombre correcto. No obstante, no es sincero que nos sintamos frustrados si la mayoría del mundo llama a la Iglesia y sus miembros por el nombre incorrecto si nosotros hacemos lo mismo”.

En otras palabras, ya no debemos utilizar (o permitir que otros utilicen) los términos: “mormones”, “SUD”, “mormonismo”, “La Iglesia de los Santos de los Últimos Días”, etc.

Muy buenas noticias.

Con esto en mente, echemos un vistazo a cómo ha ido esta transición hasta ahora y lo que debe suceder para que sea aún más fluida en el futuro.

En Internet

redes sociales

También te puede interesarLo que aprendí sobre el uso del nombre completo de La Iglesia de dos Reverendos

Una de las mayores preocupaciones que surgieron después del discurso del Presidente Nelson fue la de los cambios inminentes a los sitios web, revistas, blogs, etc. relacionados con la Iglesia, que se tendrían que hacer para seguir el consejo del profeta.

El Presidente Nelson anticipó las posibles ramificaciones de dicha “corrección”.

“Debido al mundo digital en el que vivimos, y con la optimización de los sistemas de búsqueda que nos ayudan a todos nosotros a hallar la información que necesitamos casi al instante —incluso información sobre la Iglesia del Señor— quienes critican dicen que no es prudente realizar una corrección a estas alturas”.

El Presidente Nelson también reconoció que esto no sería fácil.

“Queremos ser corteses y pacientes en nuestros esfuerzos por corregir estos errores. Los medios de comunicación responsables serán comprensivos en respuesta a nuestra petición”.

Si bien ha tomado cierto tiempo, como sabíamos que lo haría, gran parte de los sitios se han ajustado a este cambio.

Este artículo cita muchos de los cambios oficiales que se hicieron. Aquí, hay algunos:

  • LDS.org se convirtió en ChurchofJesusChrist.org.
  • Mormon.org cambió a ComeUntoChrist.org
  • MormonNewsroom.org ahora es Newsroom.ChurchofJesusChrist.org
  • LDS Tools ahora es Member Tools
  • Mensajes mormones ahora es Mensajes de inspiración
  • El Coro del Tabernáculo Mormón se convirtió en el Coro del Tabernáculo de la Manzana del Templo

Los miembros

Parece que en la iglesia existen 3 categorías relacionadas con el uso del nombre correcto de la Iglesia:

  1. Hay unos cuantos que insisten en que siempre han sido diligentes al decir “La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” en conversaciones casuales durante años. Consideran a los sitios web o a las personas que todavía no se han perfeccionado en esta importante práctica como miembros apóstatas.
  2. Están los que escucharon el discurso del Presidente Nelson y se comprometieron a hacer su mejor esfuerzo al referirse a sí mismos o a la Iglesia. Aunque, de vez en cuando, se equivocan, hacen todo lo posible para corregirse.
  3. Algunos todavía piensan que este es un cambio imposible de hacer y se seguirán llamando a sí mismos muy felices “mormones” hasta el día en que mueran. Como dice el antiguo refrán, “no pretendas enseñar cosas nuevas a una persona vieja”.

Se puede decir con mucha seguridad que la mayoría de los miembros fieles encajan en la segunda categoría, aquellos que hacen su mejor esfuerzo para ceñirse a la guía de estilo de la Iglesia.

Al asistir a la Iglesia y conversar con muchos miembros de todo el país, definitivamente he notado una mejora significativa. Nos esforzamos más por usar el nombre de Cristo. Mis amigos y familiares me han corregido con amor (y sin amor) más de una vez, ya que por error me referí a nosotros como “mormones” o “SUD”.

Aunque puede ser incómodo para nosotros, tenemos la responsabilidad de asegurarnos de que los que nos rodean llamen de manera correcta a la Iglesia y sus miembros en las conversaciones cotidianas.

Camino por recorrer

hinduismo

En cuanto a la respuesta de los que no son miembros de la Iglesia después del discurso del Presidente Nelson, la reacción fue variada. El tono general de los medios de comunicación parecía ser de sorpresa. ¿Por qué la Iglesia haría esto? ¿No se dan cuenta que esto va a dañar su marca y reconocimiento?

Además, hace poco, parecía que la Iglesia aceptaba el apodo “mormón” junto con otros.

Un artículo de un conocido canal de noticias informó: “Por qué los mormones cambiaron su nombre”. Al principio, el autor utilizó el nombre correcto de la Iglesia, pero solo para los primeros párrafos. Sin embargo, después de su introducción, volvió a utilizar los apodos comunes, “mormón” y “mormonismo”. De hecho, calculé que casi 30 veces se refirió de manera incorrecta a la Iglesia y aproximadamente 5 veces se refirió apropiadamente a la Iglesia y sus miembros.

No hace falta decir que todavía hay mucho camino por recorrer. Pero, estamos progresando.

Como dijo el Presidente Nelson, debemos “… ser corteses y pacientes” con todos los de la Iglesia, dentro y fuera, con aquellos a los que todavía les cuesta utilizar el nombre propio de la Iglesia. De hecho, nos llevará tiempo a todos acostumbrarnos a usar el nombre completo de la Iglesia.

Aunque entendemos que no todos dejarán de llamarnos “mormones”, un buen lugar para empezar sería que nosotros, como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, nos refiramos correctamente a nosotros mismos. Si practicamos lo que predicamos, por así decirlo, los que están fuera de la Iglesia también lo harán.

En verdad, muchos respondieron positiva y respetuosamente a esta petición.

A continuación te mostraremos un ejemplo reciente.

La dirección correcta

Una historia alentadora tuvo lugar hace unas semanas en un juego de béisbol profesional.

Durante muchos años, la Iglesia celebró “la noche mormona” durante un juego de Los Angeles Dodgers. Este año, se cambió el nombre del evento a “La noche familiar de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en el Estadio Dodger”. El Élder Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles, hizo el primer lanzamiento y estaba muy entusiasmado por el cambio.

“Será un gran placer para mí decirle al Presidente Nelson que el locutor dijo claramente dos o tres veces ‘La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días’”.

La Iglesia se dirige en la dirección correcta por lo que a mí respecta. Si bien puede parecer una cosa pequeña para un equipo de béisbol empezar a usar el nombre completo de la Iglesia, los efectos positivos de esto pueden ser incalculables.

Piénsalo, más de 50,000 personas asistieron al juego, ¿cuántas de ellas nunca escucharon el nombre completo de la Iglesia y solo nos conocían como “mormones”?

Diría que muchas. Las pequeñas victorias como esta – simplemente crear consciencia con respecto al nombre de la Iglesia – recorrerán un largo camino con el tiempo.

A medida que los líderes de la Iglesia, y los miembros en general, sigan enfatizando el nombre del Salvador al referirse a nuestra Iglesia, más y más personas comenzarán a aceptarlo. Aunque solo ha pasado un año, miles de personas ya han comenzado a utilizar el nombre correcto de la Iglesia y sus miembros.

Bendiciones que jamás hemos visto

la iglesia de Jesucristo

El nombre de la Iglesia, el nombre de Cristo, es importante.

El Presidente Nelson dejó una hermosa promesa al terminar su discurso de la conferencia, hace un año:

“Mis queridos hermanos y hermanas, les prometo que si hacemos lo mejor posible por restaurar el nombre correcto de la Iglesia del Señor, Aquel cuya Iglesia esta es derramará Su poder y Sus bendiciones sobre la cabeza de los Santos de los Últimos Días de formas que jamás hemos visto”.

Como dijo el profeta, el Señor nos bendecirá tremendamente “si hacemos lo mejor posible por restaurar el nombre correcto de la Iglesia del Señor”.

A eso lo llamaría un milagro mormón Santo de los Últimos Días.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Erik Parry y fue publicado en thirdhour.org con el título “Is Everybody Still Calling Us Mormons?