Para obtener un testimonio, esta mujer primero se dio cuenta de que necesitaba querer uno

testimonio

Un antiguo colega de Church News, John Hart, y yo recientemente recordamos algunas de nuestras asignaciones y las personas que conocimos, incluidas las Autoridades Generales y sus esposas. Mencioné a la hermana Helen Kearnes Richards. Antes de que pudiera decir más, John dijo: “Fue una gran misionera”.

A continuación, mencionaré cómo se convirtió en una gran misionera:

Conocí a la hermana Richards en 1976, poco después de que su esposo, el Élder Franklin D. Richards, el entonces presidente del Quórum de los Setenta, fuera llamado a servir en el Consejo Ejecutivo Misional de la Iglesia.

Cuando la hermana Richards era joven, asistió a la Universidad de Utah durante dos años. Pero, tuvo que ir a otro lugar para continuar su capacitación en su carrera, economía doméstica. Asistió y recibió un título de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York.

Después de regresar a Salt Lake City, enseñó economía doméstica en la Escuela Secundaria de Murray.

Ella y Franklin D. Richards, a quien conoció en la Universidad de Utah y esperó que sirviera en la Misión Este de los Estados Unidos, se casaron en 1923. Tuvieron dos hijas y dos hijos.

La familia Richards vivió 15 años en Washington, D.C., donde era ejecutiva de la Administración Federal de Vivienda.

La hermana Richards describió uno de los momentos decisivos durante esos años. “Si tenía un testimonio o no, nunca me molestó hasta que estuve en una reunión de la Sociedad de Socorro en la que estuvo hablando una hermana de la mesa directiva general de Salt Lake City. Dio un testimonio tan fuerte, que pensé, ‘Ojalá me sintiera de esa manera’”.

También te puede interesar: ¿Te preocupa estar perdiendo tu testimonio? Hazte estas 5 preguntas

hermana Richards

“Esta mujer pareció mirarme directamente cuando dijo: ‘Para obtener un testimonio, debes quererlo’”.

“Pensé para mis adentros: ‘En verdad, quiero un testimonio’. Luego, esta hermana agregó: ‘Debes estudiar para eso’”.

La hermana Richards dijo que se dio cuenta de que estudiaba para preparar lecciones. Pero, nunca había estudiado para obtener un testimonio. Luego, la hermana de la mesa directiva continuó: “Tienes que trabajar para obtener un testimonio”.

La hermana Richards dijo: “Pensé, ‘Aquí es donde debo empezar.’ Hice muchas de las mismas cosas de antes. Pero, con un objetivo y un propósito diferente. Oré para obtener un testimonio y vino un testimonio, no todo al mismo tiempo. Sin embargo, a medida que continué en mis esfuerzos, llegó. Fue todo lo que esperaba que fuera, una fuerza motivadora y grande en mi vida”.

La hermana Richards dijo que se impresionó en gran medida con las muchas personas que no eran miembros de la Iglesia en Washington, algunos expresaron interés en la Iglesia. Una de las cosas de las que más se arrepintió fue de no haberles presentado el Evangelio.

“Cuando nos fuimos de Washington, sentí que no había hecho lo que debía, en la forma de la obra misional, entre esas personas buenas que no eran miembros de la Iglesia, ya que no sabía cómo”, dijo.

Mientras se dirigían a Utah, su esposo dijo: “Ahora, no tenemos un llamamiento en la Iglesia. Supongo que cuando nos estabilicemos, el obispo se acercará y nos preguntará qué hemos hecho y qué nos gustaría hacer. ¿Qué le vas a decir?”.

La hermana Richards respondió: “’Esto te va a sorprender. Pero, le voy a decir que me gustaría ser misionera de estaca. Me gustaría enseñar el Evangelio de una manera sencilla y comprensible’. El Élder Richards dijo que también le gustaría ser misionero de estaca”.

hermana Richards

Durante dos años, sirvieron como líderes en la obra de genealogía de estaca. Luego, el hermano Richards fue llamado a presidir la misión este de la Estaca Mill Creek con la hermana Richards para ayudarlo.

En 1959, el Élder Richards fue llamado a presidir la Misión Noroeste de los Estados Unidos. La hermana Richards dijo que estaba un poco preocupada cuando llegó el llamamiento. “Mi madre no estaba muy bien y dependía mucho de mí, su única hija. Dije: ‘Si el llamamiento llegara dentro de dos años a partir de ahora, estaríamos más establecidos y sería más fácil aceptarlo”.

El Élder Richard preguntó: “¿No crees que el Padre Celestial conoce tus problemas?” La hermana Richards respondió afirmativamente y el Élder Richards respondió: “Entonces, no hay problema”.

La hermana Richards me dijo: “No pensamos más si debíamos ir o si habría un mejor momento”.

Dijo que su misión fue una experiencia maravillosa, aunque duró solo un año en lugar de los tres años que esperaba servir. En 1960, cuando llevaban nueve meses sirviendo, el Élder Richards fue llamado como asistente del Quórum de los Doce Apóstoles. Fue llamado al Quórum de los Setenta y a la presidencia de ese quórum en 1976.

El Élder Richards supervisó misiones en América Latina, con la hermana Richards alentando con frecuencia a los miembros y misioneros en sus esfuerzos de compartir el Evangelio.

La hermana Richards fue descrita como “una misionera infatigable que contactaba, testificaba del amor de Dios, conmovía corazones y bendecía vidas dondequiera que iba”.

Después de que el Élder Richards fue relevado como Autoridad General en 1983, fue llamado a servir como presidente del Templo de Washington D.C.; la hermana Richards sirvió como matrona del templo.

El Élder Richards murió en 1987 a los 86 años y la hermana Richards en 1998 a los 98 años.

Esta es la traducción de un artículo que fue escrito originalmente por Gerry Avant y fue publicado en thechurchnews.com con el título “To gain a testimony, this woman realized first she needed to want one”.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *