Hace cuatro semanas, sin lugar a dudas, fue la noche más terrorífica de mi vida. Me ha costado mucho recordar detalladamente esa noche y los eventos que siguieron. Hice varios intentos, pero no pude atravesar los recuerdos sin llenarme de miedo ni preocupación ni entrar en un estado de pánico.

Sin embargo, a medida que pienso en la experiencia una y otra vez, me queda claro que debo compartirla. No porque desee atraer la atención hacia nosotros como familia, sino porque sentí la impresión de hacerlo y porque vi el impacto que podría tener compartir esta experiencia con aquellos que la escuchen.

Ya sea que la historia de Will fortalezca tu fe en un Dios amoroso, te ayude a creer que los milagros aún existen, te recuerde que la vida puede ser frágil o, simplemente, te muestre la bondad de la gente, espero que te eleve de alguna manera. En el mejor de los casos, espero que logre todo lo anterior.

El 04 de febrero, a las 5:30 p.m., estaba en el trabajo terminando un día estresante de reuniones. Dayna, mi esposa, me llamó para decirme que nuestro hijo de 7 años, Will, había estado jugando con su hermano menor y se golpeó la cabeza contra un mueble. Dijo que Will estaba molesto, adolorido e inquieto. También dijo que solo tenía una pequeña contusión y que no tenía ningún corte. Estaba terminando algo y le dije a Dayna que me avisara si la situación se ponía más seria.

También te puede interesar: 6 milagros del día a día que pueden brindar esperanza y aumentar la fe6 milagros del día a día que pueden brindar esperanza y aumentar la fe

milagros

Treinta minutos más tarde, Dayna me devolvió la llamada y Will estaba diciendo que necesitaba ir al médico, y mientras hablaban juntos por teléfono, Will comenzó a vomitar. Como alguien que experimentó dos conmociones cerebrales y tuvo un tío que murió de un traumatismo craneal. De inmediato, entré en pánico.

Salí corriendo de la oficina y entré a mi auto. Todavía en el teléfono con ella, le dije que llamara a nuestro cuñado Ryan, que es un increíble anestesiólogo. Él le dijo que llevara a Will a la sala de emergencias de inmediato.

Le sugerí a Dayna que se reuniera conmigo en el hospital de prisa, pero nuestra puerta de entrada no funcionaba bien y no podía abrirla. Cuando me lo dijo por teléfono, manejé como un loco rompiendo casi todas las leyes de tránsito de la carretera, y prácticamente quemé el embrague de mi auto en el proceso, al apresurarme para llegar a casa y recoger a Will.

Mientras me apresuraba, mi corazón latía con fuerza y seguía orando para no lamentarme de no haber dejado el trabajo antes. Al recordarlo ahora, claramente, hubiera sido una decisión muy tonta quedarse, aunque en el momento de la llamada inicial, no parecía tan grave.

Mientras conducía, apenas podía mantener mis pensamientos en orden. Will y yo siempre tuvimos una relación muy especial. Siempre fue el “hijo de papá” que quería hacer todo conmigo. Siempre me buscaba para que lo consolara en los momentos de dolor.

La idea de que resultara seriamente herido o enfrentara un grave traumatismo craneal era demasiado para procesar. Pensé en mi tío Larry, que sufrió un traumatismo craneal cuando yo tenía solo 3 o 4 años. Tenía 4 hijos y una esposa maravillosa en el momento de su fallecimiento. Tales tragedias suceden y alteran la historia familiar para siempre. Conduje cada vez más rápido para llegar a Will.

Cuando llegué a la casa, Dayna se reunió conmigo afuera con Will. Mis peores temores comenzaron a ser validados, ya que supe de inmediato que era grave. Will estaba perdiendo la conciencia. Le dije a Dayna que tenía que venir conmigo, no estaba completamente seguro de si era pánico o inspiración, pero sabía que la necesitaba para esto.

Dejamos a nuestro hijo mayor con nuestro hijo menor y llamamos a mi hermana Katie, que vive a la vuelta de la esquina y se apresuró para estar con ellos. El último pensamiento coherente de Will cuando lo metimos al auto fue que me quedara en la parte de atrás con él y que su mamá condujera.

milagros

Dos hospitales quedan casi a igual distancia de nuestra casa. Cuando salimos de la entrada de nuestro hogar, llegó el momento de decidir si ir a la izquierda o la derecha, y sentí la fuerte impresión de ir al Hospital Stamford. No sabía cuál era la razón, pero Dayna lo aceptó de inmediato y nos dirigimos para allá. Mientras Dayna conducía, Will seguía vomitando.

Dayna y yo somos miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y en nuestra religión, cuando las personas están enfermas o heridas, les damos una bendición, que a menudo, incluye una unción, una pequeña gota de aceite sobre la cabeza de una persona.

En mi mochila, siempre llevo un frasco de aceite que recibí de un huerto de olivos en Roma, donde viví hace 15 años. Cuando administré suavemente este aceite y puse mis manos sobre la cabeza de Will para orar por él, estaba temblando, casi sin control. Recuerdo algunas de las palabras que dije:

“Esta experiencia será un punto decisivo en tu vida, un testimonio del amor de Dios y una fuente de fortaleza y fe para quienes la escuchen”.

Las últimas palabras se sintieron fuera de lugar en ese momento, pero al recordar, es una de las razones por las que siento que necesito compartir esta experiencia.

Quince minutos después, llegamos a la sala de emergencias, llevé a Will, que aún estaba perdiendo el conocimiento y vomitaba ocasionalmente. Las enfermeras de registro en la sala de emergencias sacaron una silla de ruedas y me encargaron que colocara a Will en ella. Luego,  nos llevaron a una sala de espera.

Las salas de emergencia no funcionan como se ve en las películas.

No había prisa, ni urgencia. Solo eran instrucciones tranquilas para sentarse y esperar. Pero las palabras de mi cuñado resonaban en mi cabeza: “Hazle una tomografía computarizada lo más pronto posible, no esperes”.

Me acerqué a las enfermeras y con firmeza pero con calma les pedí que se movieran más rápido. Después de otros dos o tres minutos agonizantes de inactividad, entré directamente al área de atrás donde se encuentra la verdadera sala de emergencias y dije: “¡Mi hijo necesita una tomografía computarizada ahora! Por favor, muévanse más rápido”.

Esto atrajo la atención de todos, pero el médico de guardia prácticamente puso los ojos en blanco hacia mí, toda la sala de emergencias estaba cansada de mí en ese momento, al igual que Dayna, que estaba un poco avergonzada de que fuera tan sincero.

Smith

Finalmente, trajeron a Will de vuelta y comenzaron a tomar sus signos vitales. Luego, Ryan volvió a llamar para verificar si ya le habían hecho la tomografía a Will, cosa que no había sucedido. Siguió animándome a presionar por ella. Me dirigí nuevamente hacia el doctor y ahora pedí con más fuerza la tomografía.

Me dijeron que no podía sacar físicamente a otra persona de la máquina solo para priorizar a mi hijo. Le dije que en una situación tan seria como esta, podría hacer exactamente eso. Cinco minutos después, le hicieron la tomografía computarizada a Will.

Ahora, Will estaba casi completamente fuera de sí, y una de sus pupilas estaba completamente dilatada en comparación con la otra, luego supe que se llamaba “pupila hinchada” y que era una clara señal de una lesión cerebral grave.

Cuando regresamos a su sala de emergencias después de la tomografía computarizada, asomé la cabeza por la puerta y vi al médico de guardia mirando una tomografía cerebral y hablando por teléfono en voz baja. Las enfermeras comenzaron a llenar formularios y actuar bajo la dirección del médico residente de la sala de emergencias.

Ahora, mis peores temores comenzaron a manifestarse casi instantáneamente, nuestra habitación se convirtió en una sala de trauma. No podía respirar. Dayna se quedó al lado de Will, ya que ahora estaba completamente inconsciente y extremadamente pálido. El miedo también estaba en el rostro de Dayna. Fui y la abracé rápidamente y salí corriendo para pedir más información.

¿Sabes que cuando ves las malas noticias en el rostro de alguien, esa expresión te dice todo lo que necesitas saber? Así es como me sentí cuando vi a más de 20 residentes que venían a explicar que Will había sufrido una fractura de cráneo y su cerebro estaba sangrando.

Aunque era una enfermera joven, fue sincera y me dio muchos detalles. Se podría decir que estaba viviendo las experiencias de “malas noticias” que probablemente solo había estudiado o presenciado previamente como un tercero, pero lo manejó como toda una profesional.

Me explicó que la hemorragia era grave “del tamaño del puño de un hombre adulto” y que Will necesitaba una neurocirugía de emergencia para aliviar la presión de su cerebro. Dijo que estaban preparando un helicóptero y Will necesitaba ser transportado de inmediato al hospital de Yale New Haven, que generalmente quedaba a 45 minutos en automóvil.

Estaba angustiado. No podía hacer nada por él mientras observaba cómo las enfermeras lo preparaban para transportarlo. Otros pacientes y familiares en la sala de emergencias comenzaron a asomar su cabeza para vernos mientras avanzábamos en agonía.

Llamé rápidamente a mis padres, que viven en Londres mientras sirven como presidentes de misión de nuestra Iglesia. Después de varias timbradas, contestaron, a pesar de que en Londres eran las 2 a.m.

El hermano de mi padre, Larry, falleció de un trauma cerebral mientras ayudaba a nuestra familia en una mudanza. El trauma cerebral acabó con su vida porque los doctores no pudieron controlar por completo la hemorragia cerebral.

Sabía que eso estaba en la mente de mi padre mientras intentaba hablar. Él y mi madre casi se quedaron sin palabras, pero dijeron que estaban arrodillados orando y que les pedirían a sus 250 misioneros que hicieran lo mismo.

Colgamos y volví corriendo a la habitación. Las enfermeras siguieron rondando y dirigiendo la configuración de los signos vitales.

Luego, el médico de guardia entró y nos dijo que hubo un cambio de planes, ahora un neurocirujano pediátrico se dirigía a Stamford y llegaría pronto, íbamos a tener la operación aquí, donde estábamos.

Lo que no supe en ese momento era que el médico residente que fue tan atento se había dirigido proactivamente, por su cuenta, a una amiga suya que conocía a un neurocirujano pediátrico que vivía cerca. Básicamente, decidió doblar el cumplimiento de la Ley de Responsabilidad y Portabilidad del Seguro de Salud (HIPAA, por sus siglas en inglés), y siempre le estaré agradecido.

Este neurocirujano que contactaron, el Dr. Avi Mohan, no estaba de guardia, de hecho, nunca estuvo de guardia en el Hospital de Stamford. Pero él tenía privilegios allí.

Hace 6 años, un médico diferente solicitó al Dr. Mohan específicamente para operar a su hija.

Cuando recibió el mensaje, el Dr. Mohan estaba construyendo un juego de lego con el mayor de sus 3 hijos. Tan pronto como vio la tomografía computarizada, salió corriendo por la puerta sin el tiempo suficiente de decirle a su esposa que se había ido. Llamó al Hospital Stamford y dijo, “No transfieran a ese niño, no tiene tiempo, estoy en camino”.

Mientras esperábamos al Dr. Mohan, mi otro cuñado, Carras, entró corriendo, el pánico se reflejaba en su rostro. Nos dio un gran abrazo a los dos y nos preguntó si queríamos darle otra bendición a Will. Para ese entonces, Will estaba listo y simplemente estábamos esperando.

Will parecía estar sin vida. De hecho, alguien le había informado al respecto al sacerdote de guardia, que entró a nuestra habitación y se sintió como un presagio de muerte. Le pregunté al sacerdote si no le importaría esperar afuera, ya que la habitación ya estaba bastante llena.

Luego, Carras y yo colocamos nuestras manos sobre la cabeza de Will y Carras le dio la bendición. La bendición fue poderosa y directa. Bendijo a Will para que pudiera recuperarse por completo según nuestra fe colectiva. También le dio la bendición para que corriera, saltara y jugara nuevamente y para que volviera a pasar tiempo con Charlie, el hijo de 8 años de Carras.

milagros

Una vez que terminamos, salí a ver si ya había llegado este misterioso neurocirujano pediátrico. Justo en ese momento, el Dr. Mohan entró apresuradamente, sin aliento. Se acercó a mí y me dijo: “¿Es el padre?” Le dije: “Sí”. Lo que dijo a continuación fue quizás el peor momento de todos.

Dijo con toda seriedad:

“Su hijo tiene una hemorragia muy grave. Debido al tamaño y la ubicación, existe la posibilidad de que no se despierte después de la cirugía. Si lo hace, existe la posibilidad de que tenga movilidad limitada en la parte derecha de su cuerpo y / o habla limitada. La cirugía demorará de 45 a 60 minutos y lo actualizaremos inmediatamente después de que terminemos. Simplemente quiero que comprenda la seriedad de la situación”.

Apenas pude hablar, pero dije, “Por favor… solo apresúrese”.

Me sentía destrozado. La adrenalina y el miedo corrían a través de mí como nunca antes en toda mi vida. Estaba muy nervioso. Recuerdo que mantuve las manos sobre mi cabeza y caminaba como forma de recordarme a mí mismo que debía seguir respirando.

En ese momento, apareció nuestro líder eclesiástico local, mis padres lo habían contactado. Entró y, al instante, nos dio un abrazo a todos. Su presencia fue muy valiosa. Dayna, por supuesto, era tan fuerte, una roca que lo atraviesa todo.

Un equipo llegó y llevó a Will en su cama a la sala de cirugía mientras lo mirábamos sin poder hacer nada. Una enfermera vino para reunirnos a todos y nos llevó al área de espera de cirugía. El área de espera estaba en el segundo piso del hospital que ahora estaba muy poco iluminado.

Nuestro obispo, Carras, Dayna y yo estábamos extrañamente solos en este piso. Había poca luz aparte de la de algunos pasillos cercanos y algunos televisores que mostraban el último episodio  del drama televisivo del hospital.

Después de encontrar un lugar para sentarse, los tres se sentaron, pero yo solo caminé un poco más. Fui y compré cuatro botellas de agua de la máquina expendedora solo para mantener mis manos y mi cuerpo en movimiento. Todavía estaba temblando. Le entregué una botella a Carras, Dayna y al obispo Doying.

Luego, fui y en un rincón encontré una silla, me arrodillé y derramé mi corazón a los cielos. Oré para que la vida de Will se salvara, para que cualquier buena acción que hubiera hecho mereciera Su protección y para que el Padre Celestial lo mantuviera aquí.

milagros

Después de unos 15 minutos de ferviente oración, miré hacia arriba, con los ojos llorosos, y vi a Dayna caminando hacia mí. Se arrodilló a mi lado y nos miramos a los ojos. Sentí mucha gratitud por haberla elegido como mi compañera eterna.

Mientras hablábamos, apareció un hombre de la nada. Tenía acento jamaiquino, se acercó a la silla y dijo: “¿Están orando?”. Le respondí y le dije: “Sí. Ahora, nuestro hijo está en cirugía y estamos orando por él”. Luego, me miró y me dijo: “¿Les importaría si oro con ustedes?” Hice una pausa, repitiendo las palabras para asegurarme de que lo escuché correctamente. Entonces, dije, “Absolutamente, más oraciones nunca duelen”. Se arrodilló. Me miró a los ojos y dijo con ese maravilloso acento, “¿Crees que Jesucristo puede curar a tu hijo?” Sin pensarlo un segundo, dije: “Sí, sí, lo creo”.

Lo que sucedió después es difícil de describir. Este hombre pronunció una de las oraciones más poderosas que he escuchado. Dijo algo como esto:

“Querido Señor, nuestro Padre Celestial, oramos por el poder de Jesucristo nuestro Señor. Oramos por esta familia y este niño. Sabemos que tienes el poder para resucitar a los muertos, para hacer que los ciegos recuperen la vista, y que tienes el poder para mantener a este niño vivo esta noche. Permítenos hablar de la vida. 

Tú, que le dijiste a Ezequiel en el valle de los huesos secos, “He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis… y sabréis que yo soy Jehová” (Ezequiel 37) No permitas que la oscuridad venga sobre esta familia, sino que se llene de luz, al saber que la has preservado y protegido.

Que este sea un momento de conversión a Cristo. Hablarán de esta experiencia a muchos, y otros se sentirán atraídos hacia tu luz. Que tu luz los llene y los eleve. 

No hablemos de la oscuridad, hablemos de la vida. Que esta familia sepa que no es su culpa, no hablemos de la culpa. Que este padre y esta madre sepan que están en tus manos. Te buscamos. Te amamos. Nos ponemos a nosotros y a este niño en tus manos. Hablemos de la vida. Amén”.

Mientras este hombre hablaba, el Espíritu me llenó, las emociones me superaron. Sabía que estaba en presencia de un ministerio de ángeles. Fue la primera vez en toda la noche que sentí paz. Sentí la fuerte impresión de que iban a cuidar a Will, de que el Señor estaba pendiente de él y de que nuestras oraciones iban a ser contestadas.

Cada línea de esta oración se dirigió a mí. No le habíamos dicho a este hombre qué tan grave era la cirugía, que era de vida o muerte, y que la muerte era un miedo que me había vencido como los sentimientos de culpa por no haber actuado antes. No compartí nada de eso. Antes no había orado vocalmente, por lo que no podía conocer el funcionamiento interno de mi cabeza.

Me puse de pie y lo abracé durante un largo rato, llorando en sus hombros. Repitió una y otra vez: “Hablemos de la vida esta noche, hermano. Hablemos de la vida”.

Después de su abrazo, le agradecimos y volvimos a sentarnos con el obispo Doying y Carras. Miré alrededor y vi que este hombre se puso un abrigo, caminó hacia los ascensores y desapareció. Le preguntamos su nombre y nos dijo que se llamaba Clinton. Llevaba puesta una camisa morada.

Llamé al hospital al día siguiente para ver si podía localizarlo para agradecerle el consuelo que me había brindado. La operadora no pudo ayudarme a encontrarlo por su nombre. Pregunté si el color morado era una designación para un personal religioso o un clero y le pedí más información sobre quién lo envió para consolarnos. Sin embargo, la operadora dijo, “No estoy segura. Pero, el color morado en este hospital designa al personal de limpieza”.

Después de que Clinton se fue, me sentí un poco más tranquilo pero seguí caminando. Seguía pensando en que lo que necesitábamos era ver a una enfermera. Si veíamos al doctor, me preocupaba que fuera una mala señal. Finalmente, supe que Dayna y yo necesitábamos una bendición. Le pregunté al obispo si nos la daría.

El obispo y Carras le dieron a Dayna una bendición para que sintiera consuelo y paz. Después de esa bendición, antes de que pudiera sentarme, miramos a través de las ventanas de las puertas dobles y vimos a una enfermera que se dirigía con prisa hacia el vestíbulo. Estaba casi sin aliento, pero dijo, “¡Su hijo está bien!”

No puedo expresar el alivio que sentí. Las emociones me inundaron. Salté en el suelo. Después de nuestra reacción inicial, continuó explicando que la cirugía salió bien y que el Dr. Mohan hizo un excelente trabajo. El doctor pudo aliviar la presión en el cerebro de Will.

La enfermera dijo que Will sangró mucho, pero que los doctores estaban muy animados por el resultado. Dijo que el doctor pronto saldría para vernos y darnos más detalles, pero quería hacérnoslo saber. Fue tan gentil y antes de que se fuera, dijo, “El Dr. Mohan salvó la vida de su hijo esta noche”. Celebramos y nos abrazamos.

Poco después, llegaron más amigos a la sala de espera. Mi hermana Katie entró corriendo, sosteniendo el peluche favorito de Will, Giraffey, que ha tenido desde que era un bebé. Llamó a una amiga para que tomara su lugar en nuestra casa para poder estar con nosotros.

Katie y yo nos dimos un fuerte abrazo. Me sorprendió, no había apreciado completamente lo que significaba tenerla ahí conmigo. Las palabras no pueden expresar el vínculo que tenemos. Me abrazó y nos dimos fuerzas.

Esperamos al doctor en grupo. Probablemente, demoró otros 20 minutos, pero salió y explicó lo que había sucedido. Explicó que Will estaba respondiendo muy bien y que si hubiésemos esperado más tiempo, incluso una hora, Will no lo habría logrado. Dijo: “Es un niño fuerte, y estoy muy animado por la forma en que está respondiendo”.

También dijo que se estaba preparando la transferencia para llevarlo al Hospital de Westchester en lugar de Yale porque había una unidad de cuidados intensivos pediátricos que lo estaba esperando y que Westchester también era su hospital principal.

milagros

Nos dijo que tuvimos suerte con respecto a cómo se dieron las cosas. Si Will hubiese sido transportado en helicóptero, existía la posibilidad de que hubiera pasado demasiado tiempo para salvarlo. Las emociones nos inundaron y recordamos las palabras de la bendición que le di a Will y la oración de Clinton: que en este momento, esta experiencia sería un testimonio del poder de Dios y del sacerdocio.

Dayna viajó en la ambulancia con Will mientras que yo seguí a la ambulancia en mi auto. Will despertó aproximadamente 7 horas después de la cirugía con el movimiento total del lado derecho de su cuerpo y el habla fluida. Incluso pidió su audiolibro favorito y recordó cuál fue el último capítulo que escuchó. Los doctores, las enfermeras y todos estábamos muy contentos.

Pasamos los siguientes 4 días en una unidad de atención pediátrica en Valhalla, Nueva York, donde Will fue supervisado de cerca por un personal increíble. Durante esos días, tuvo más momentos de vómitos y miedo a medida que se recuperaba de la cirugía.

milagros

Tenía cuatro intravenosas diferentes enganchadas e innumerables dispositivos de monitoreo. Pero, a pesar de todo, muchos residentes y médicos comentaron lo increíble que fue su progreso, lo afortunados que fuimos y que Will estaría más fuerte que nunca.

La tomografía computarizada postoperatoria y la resonancia magnética rápida mostraron que la hemorragia se había detenido por completo y no había signos de una contusión cerebral.

En cierto momento, mi padre comenzó a referirse a Will como William “el corazón de león” y fue un apodo que permaneció. Cuando comencé a hacer referencia a este apodo en las redes sociales, recibimos muchos regalos increíbles con la forma de león. Fueron tantos que no los puedo nombrar aquí, pero nos sentimos tan agradecidos por la generosidad y los actos de bondad. Realmente, elevaron nuestro espíritu y el de Will durante su recuperación.

Ahora, cuatro semanas más tarde, me siento aquí, en nuestra casa, Will y yo con nuestras cabezas rapadas y él con una cicatriz que lo acompañará toda la vida, jugando otro juego de monopolio, y simplemente me sorprendo.

Me sorprendo de la recuperación divina y maravillosa que experimentamos, de la inmensa bondad que muchos demostraron y el sentimiento de amor y consuelo que puede brindar un Dios amoroso, los buenos amigos y las personas amables que no conocemos.

Durante las últimas cuatro semanas, pensé en las muchas personas buenas de este mundo que no reciben un milagro. Las personas que tienen una gran fe, que también tienen grandes redes de apoyo y que hacen todo lo posible por la preservación de un ser querido, pero la cura no llega.

No pretendo saber por qué algunas vidas se salvan y otras no. Pero, lo que sí sé es que los milagros que experimentamos no solo fueron la recuperación de Will o la habilidad y el tiempo del doctor, aunque ambos fueron hechos milagrosos.

Muchos de los milagros que sentimos y recibimos vinieron en forma de consuelo por parte de las personas buenas que solo demostraron que les importábamos. Pienso en la enfermera que nos contó que era madre y que comprendía lo doloroso que era ver a tu hijo sufrir.

Pienso en la residente de cirugía que se arriesgó a contactar a otro cirujano que no conocía. Pienso en el Dr. Mohan que salió corriendo de su casa para llegar al hospital más rápido. Pienso en Heather Nelson, la amiga de Katie, que dejó todo para cuidar a nuestros hijos que apenas conocía.

milagros

Pienso en la poderosa oración de Clinton y en Carras, que apareció con las palabras correctas en el momento correcto. Pienso en Ryan presionándonos para que tomemos la tomografía computarizada más rápido y su esposa, Lindsay, que reservó un vuelo para ver a nuestro hijo.

Pienso en el obispo Doying, los McMullins, Alli Miles y Kelly Brown que vinieron al hospital. Pienso en mi hermana Katie que preparó innumerables comidas, lloró conmigo y fue al hospital varias veces para visitar.

Pienso en mi sobrino Teddy que hizo los videos más adorables y fue la primera persona en hacer que Will se riera después de la operación. Pienso en mi hermano Andrew y su familia que hicieron un video para que Will se sintiera mejor al usar un gorro.

Pienso en mis padres y en mis suegros, todos en el extranjero sirviendo misiones para ayudar a otros, de rodillas durante horas y deseando estar aquí en persona, con nosotros. Pienso en mis compañeros de trabajo que hicieron una tarjeta gigante para cuando Will regresara a casa.

La lista sigue y sigue. Como se puede ver, recibimos muchos milagros además de la recuperación de Will. Los milagros también vinieron en forma de oraciones, mensajes de texto, correos, mensajes en las redes sociales. El poder de la fe y las oraciones colectivas son tan tangibles como cualquier abrazo físico.

Lo que aprendí de esta experiencia es que debo hacer más para ayudar a los que sufren una prueba o pérdida. Con frecuencia, muchas personas sufren y, con más frecuencia, sufren en silencio.

Ahora, coloco una pequeña pizarra junto al lavabo del baño donde escribo los nombres de las personas que sé que están atravesando momentos difíciles. Eso me ayuda a guiar mi fe y, lo que es igual de importante, mis acciones. Recuerdo una maravillosa cita de Spencer W. Kimball:

“Dios nos tiene en cuenta y vela por nosotros; pero por lo general, es por medio de otra persona que atiende a nuestras necesidades.

¿Han cesado los milagros, mis queridos hermanos? He aquí, os digo que no; ni han cesado los ángeles de ministrar a los hijos de los hombres”.

Les digo que no, los milagros no han cesado especialmente en las comunidades donde las personas se cuidan unas a otras.

Seamos buenos los unos con los otros.

– Nate

Este artículo fue escrito originalmente por Nate Checkets y fue publicado en ldsliving.com con el título “What a Stranger’s Prayer in an Emergency Room Taught One Latter-day Saint Dad About Miracles”.