“Las ovejas no siguen ciegamente. Saben que su seguridad radica en seguir al Buen Pastor, en quien ellas pueden confiar. Han aprendido a confiar en su Pastor porque han visto que Él se preocupa por ellas lo suficiente como para arriesgar Su vida para protegerlas.”

Cuando estaba en la universidad yo era uno de los pocos Santos de los Últimos Días en el campus. Cuando los  demás estudiantes se enteraban que era miembro de la Iglesia de Jesucristo no se sorprendían al respecto. 

También te puede interesar:6 películas de Disney que enseñan poderosas lecciones del Evangelio

Un comentario que siempre escuchaba era “Estás en un rebaño de ovejas que no piensan.” Yo no supe que responder durante mucho tiempo (probablemente porque no estaba pensando bien) pero luego, empecé a responder, “Es difícil ser una oveja, toma mucho esfuerzo. Es más natural ser un cabrito.”

“Y serán reunidas delante de él todas las naciones; entonces apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a la izquierda. Entonces el Rey dirá a los que estén a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.” Mateo 25:

Entonces las ovejas deben tener algo que les ayude… además de ser tan lindos que alguien que conozco durmió con un peluche de cordero hasta bien entrada en su adolescencia. (Está bien, ¡bien! ¡Era yo! ¡Y yo estaba en mis 20!)

¿Qué hay en ellos que complace tanto al Señor que los usa como ejemplos en las Escrituras? ¿Cómo podemos ser buenas ovejas?

1. Conocer la voz del Maestro

ovejas y buen pastor

“Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Pero al extraño no seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.” Juan 10: 4-5

Las ovejas no siguen ciegamente. Saben que su seguridad radica en seguir al Pastor, en quien ellas pueden confiar. Han aprendido a confiar en su Pastor porque han visto que Él se preocupa por ellos lo suficiente como para arriesgar Su vida para protegerlos. 

La confianza es fe, y seguimos a Jesucristo porque lo conocemos. Conocerlo verdaderamente significa saber de Su bondad, pureza y amor, significa confiar en Él sobre todas las cosas.

2. Estar dispuesto a ayudar a esa oveja que se está alejando

Ovejas y el buen pastor

En primer lugar, nunca me he sentido más comprendida que nunca que al ver la imagen estas ovejas. Literalmente soy yo con ese balde en la cabeza. #EnSerioQueSí

En segundo lugar (y lo más importante), una vez que se pierde una oveja, el Buen Pastor irá a buscarla. Pero hay fuerza en los números, y juntarse y apoyarse los unos a los otros es fortalecedor y protector. Esa oveja junto a ti perdió de vista al Pastor por un momento, ¿puedes ministrar en aquel momento de necesidad? 

Cuando te sientes perdido o solo, ¿qué te ayuda a regresar o permanecer en el redil?

3. Ser inclusivo

ovejas y buen pastor

Cuando nosotros vivíamos en Tierra Santa, comenzamos a apreciar la diversidad de las ovejas que vimos en los pastos allá. Por supuesto que habían ovejas negras, y aunque estaban en un rebaño de ovejas blancas, sus diversas personalidades se hicieron evidentes en la forma en que se comunicaban entre sí, aunque siempre hubo ese chirrido entre los pequeños corderos, a nadie parecía importarle las ovejas negras.

Debería de ser así con nosotros. Deberíamos ser amables e inclusivos con todas las personas, independientemente de nuestras diferencias. Hacerlo agregará fuerza a nuestro rebaño y alegría a nuestras vidas a medida que experimentamos las bendiciones que ofrece la diversidad.

4. Estar atentos

oveja y buen pastor

Satanás está atacando la fe desde todos los ángulos posibles, de cualquier manera posible. Con todas las distracciones que nos rodean, puede ser fácil pasarlo por alto. Para contrarrestar sus ataques, debemos estar atentos a vivir el Evangelio de Jesucristo y seguir las enseñanzas del Maestro. Cuando lo hagamos, podremos ver y darnos cuenta de las seductoras tentaciones de Satanás y evitarlas.

(Si me dices que no te asustaste cuando notaste al lobo entre las ovejas, ¡tal vez estés mintiendo! Es broma, ¿o no?)

5. Estar dispuesto y atento

ovejas y buen pastor

¿Pueden imaginarse cuán feliz sería un pastor si mirara a su rebaño de ovejas y viera esto? Me hace feliz ver esta imagen, ¿sería raro que enmarcara esta imagen y la ponga en mi pared? ¡Broma! Aunque no me importa, lo haré de todos modos.

Bueno ahora sí, con toda seriedad, la actitud es todo. Si estamos dispuestos a aprender más sobre el Evangelio y aplicar sus enseñanzas, en lugar de ir a la Iglesia de mala gana o rodar los ojos en cada oración familiar, no sólo encontraremos una mayor felicidad, sino que también seremos mejores ovejas.

Este artículo fue escrito originalmente por Gale Boyd y fue publicado por mormonhub.com bajo el título de “How to Please the Good Shepherd