El Padre Celestial es la luz que ilumina el camino que tenemos por delante

Mientras los Santos de los Últimos Días viajaban hacia el oeste, una noche se consideró la más difícil de todas.

Los ​​Santos que estaban cansados y dieron todo por el Señor fueron golpeados, asesinados, expulsados ​​con un arma apuntando a sus cabezas y perseguidos en medio de la fría noche, separados de sus pocas pertenencias y, lo más trágico, de sus familias.

Los forzaron a abandonar el sendero hacia el helado Río Missouri para escapar de la muerte, miles de Santos permanecieron en el barro, aterrorizados, hambrientos, mojados y congelados, sabiendo que si regresaban, el populacho los mataría.

También te puede interesarMejores días están por venir, confía en Él, no desesperes

¿Dónde estaba el Padre Celestial en ese momento? ¿Dónde estaban las respuestas a sus oraciones por protección y seguridad?

Cuando la duda, el dolor y el abandono casi consume a los Santos, una estrella fugaz iluminó el cielo. Luego, apareció otra estrella y otra la siguió.

De hecho, ¡había tantas estrellas fugaces al mismo tiempo que todo el cielo se iluminó! ¡Había innumerables meteoritos que venían de todas partes!

Algunos informes estimaron que aparecieron más de 100,000 estrellas fugaces durante una hora y otros, dijeron que hubo aproximadamente 30 destellos por segundo.

Duró toda la noche.

Ese fenómeno fue tan deslumbrante que el populacho se quedó asombrado y no efectuó el asesinato masivo que planeaba realizar esa noche.

El Padre Celestial, en su grandeza, llevó belleza en medio de la oscuridad para mostrar que todavía estaba ahí con los Santos.

A pesar de no haberlos librado de esa tribulación, les mostró que estaba ahí con ellos. Estaba al tanto de lo que sucedía, lo sabía todo.

Los Santos no estaban solos, su fe no había sido en vano.

Sé que estamos en medio de una situación nueva e inesperada, que podríamos considerar una locura. Sin embargo, a pesar de que Él no siempre nos libra del caos, en su grandeza, está trayendo belleza en medio de la oscuridad para demostrarnos que todavía está con nosotros.

Me pregunto qué encontraríamos si nos diéramos el tiempo para buscar.

En medio de la oscuridad y la dificultad, la confusión por estar viviendo algo inesperado dura más de lo que quisiéramos.

En un momento como este, espero que no nos perdamos de las “estrellas fugaces” que Dios está enviando a nuestro cielo para decirnos que está con nosotros y que está consciente de lo que estamos viviendo y que no estamos solos.

Espero que encontremos belleza en medio de la oscuridad y que Su promesa inmutable, de que no nos desamparará, se cumpla pronto.

“Y también seré vuestra luz en el desierto; y prepararé el camino delante de vosotros” (1 Nefi 17: 13)

Fuente: Al Carraway

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *