Pdte. Eyring: Quizás no veas a Dios ni sus ángeles, pero sentirás su consuelo mediante su espíritu

El 26 de junio, durante el Seminario para Nuevos Líderes de Misión 2021, el presidente Henry B. Eyring compartió un discurso acerca de cómo el Señor siempre nos acompañará a medida que participemos en la obra misional.

“El Salvador ha prometido que estará con todos los que se sumerjan en la obra misional. Como se declara en Doctrina y Convenios 84:88:

‘Y quienes os reciban, allí estaré yo también, porque iré delante de vuestra faz. Estaré a vuestra diestra y a vuestra siniestra, y mi Espíritu estará en vuestro corazón, y mis ángeles alrededor de vosotros, para sosteneros’”.

ángeles

También te puede interesar: La victoria de un sobreviviente: La historia del ex misionero víctima del atentado en Bruselas

El presidente Eyring dijo que es probable que no veamos al Señor ni a Sus ángeles como José Smith y otros de Sus profetas.

“Sin embargo, sentiremos las impresiones y el consuelo que Él nos enviará a través del Espíritu Santo. Veremos evidencia, una y otra vez, de que Él va delante de nosotros para preparar nuestro camino, y el camino para los misioneros”.

Agregó sobre los misioneros:

“El Salvador promete que vela por los misioneros, cuando son fieles, a medida que avanzan en Su servicio, incluso cuando los adversarios tratan de atacarlos”.

El Señor acompaña a cada uno de Sus misioneros

presidente Eyring

 

El presidente Eyring expresó:

“La mano del Señor está en cada misionero que servirá junto a los nuevos líderes. Él los conoce perfectamente. Él conoce los deseos de sus corazones, sus fortalezas, sus debilidades y su potencial”.

Asimismo, el presidente Eyring dijo que su experiencia al extender llamamientos a los misioneros le ha dado la certeza de que el Señor conoce a cada uno de Sus hijos.

La guía del Señor en las asignaciones de los misioneros

Reasignaciones misionales

El presidente Eyring relató que ayunaba y oraba antes de ir a la habitación donde se iban a hacer las asignaciones.

En dicha habitación había varios monitores. En una pantalla se podía ver una foto de la persona que iba a recibir su asignación, con una breve biografía.

En otra pantalla se podía visualizar los nombres de las misiones y sus respectivas necesidades misionales.

Presidente Eyring

“Mientras miraba esas pantallas, solo tenía unos minutos para recibir la revelación de asignar a cada hijo de Dios a lo que sabía que sería una experiencia transformadora para él o ella y para el presidente de misión.

En esos breves momentos, recibía una clara impresión. Hacía clic en el mouse de la computadora.

En más de una ocasión, recurría al ayudante del Departamento Misional que estaba a mi lado: ‘¿Puedes cambiar esa última asignación? Solo sentía que debía hacer una corrección’”.

Al final de cada sesión, el presidente Eyring sentía “la clara seguridad” de que el Señor había extendido esos llamamientos.

Así como el presidente Eyring, nosotros también podemos sentir la ayuda de Dios en cada uno de nuestros días.

Podemos sentir Su inspiración al tomar decisiones o necesitar Su consuelo. Quizás no lo veamos, pero su compañía se puede manifestar a través de las impresiones de Su Espíritu.

A fin de poder sentir esas impresiones, debemos buscar maneras de acercarnos más a Él a través de oraciones sinceras o buscando consejo en las escrituras.

Nuestro Padre Celestial nos hará sentir Su presencia cuando lo busquemos con fe y verdadera intención.

Fuente: Church News

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *