El extraordinario poder del sacerdocio que recibimos como mujeres

desperdiciar el tiempo sacerdocio

La primera experiencia que me hizo comprender lo que significa que yo, como mujer, fuera apartada con la autoridad del sacerdocio ocurrió en mi misión. Mi compañera y yo habíamos sido invitadas a un estudio de las escrituras.

Durante toda la lección pudimos sentir el poder que acompañaba a nuestras palabras. Sentí como si el Espíritu estuviera confirmando que mi compañera y yo habíamos sido apartadas y autorizadas para enseñar el Evangelio en nombre del Señor.

Esa primera experiencia me llevó a muchas otras en las que me di cuenta de que puedo acceder al poder del sacerdocio como mujer en la Iglesia de Jesucristo.

También te puede interesar: Élder Holland: Instituto existe para convertirte en un Santo de los Últimos Días exitoso

Acceder al poder del sacerdocio gracias a nuestros convenios con Dios

conocimiento testimonio

Mi comprensión del sacerdocio ha ido aumentando a medida que ponía en practica la invitación del presidente Russell M. Nelson de “estudiar con espíritu de oración todas las verdades que pueda encontrar sobre el poder del sacerdocio”.

Con el tiempo, he llegado a pensar en el sacerdocio como tres ramas que nacen de un gran tronco. El tronco representa la definición general de la palabra sacerdocio: el poder y la autoridad de Dios por el cual Él lleva a cabo “la inmortalidad y la vida eterna del hombre” (Moisés 1:39).

Para mí, las tres ramas representan los diferentes aspectos del sacerdocio:

Las llaves del sacerdocio, las otorga Dios a los poseedores del sacerdocio dignos para dirigir el uso del sacerdocio a favor de los hijos e hijas de Dios.

llamamiento de la iglesia

La autoridad del sacerdocio, es el permiso para actuar en el nombre de Dios y representarlo. 

“Los miembros de la Iglesia varones que son dignos reciben la autoridad del sacerdocio al conferírseles el sacerdocio y al ser ordenados a oficios en el sacerdocio. Todos los miembros de la Iglesia pueden ejercer la autoridad que se les delega cuando son apartados o asignados a ayudar a llevar a cabo la obra de Dios”.– “Los principios del sacerdocio

Esto significa que, como mujeres podemos recibir la autoridad de Dios para actuar y servir dentro de lo que se nos ha llamado a hacer. El presidente Dallin H. Oaks, Primer Consejero de la Primera Presidencia, reiteró esto, diciendo: 

“Cuando a una mujer, joven o mayor, se la aparta para predicar el Evangelio como misionera de tiempo completo, se le da la autoridad del sacerdocio para efectuar una función del sacerdocio”.

iglesia sud

El poder del sacerdocio, es el “poder por medio del cual Dios bendice a Sus hijos. El poder del sacerdocio de Dios fluye a todos los miembros de la Iglesia —tanto varones como mujeres—, conforme ellos guardan los convenios que han hecho con Él” y mediante la compañía del Espíritu Santo.

El poder de las ordenanzas del templo

Además de las experiencias de mi misión y mi estudio personal de las Escrituras, he aprendido en el templo la importancia del sacerdocio.

Por ejemplo, después de una ruptura amorosa que me dejó emocionalmente devastada, sentí el deseo de servir como obrera del templo.

Mientras realizaba las ordenanzas sagradas en la casa del Señor, se me recordó que mi acceso al poder del sacerdocio no dependía del estado de mi relación amorosa.

Siempre y cuando me mantuviera fiel a mis convenios con Dios, podría confiar en las sagradas bendiciones prometidas que Él me había otorgado.

Esta experiencia me aseguró que, al ser mujeres rectas que guardan los convenios del Evangelio, no tenemos porqué temer ni sentirnos menos debido a que no poseemos las llaves del sacerdocio o somos ordenadas a un oficio del sacerdocio.

Podemos confiar en que el poder y las bendiciones del sacerdocio se basan en nuestra fidelidad personal a Dios y en cómo honramos nuestros convenios con Él. Cada uno de nosotros, hombre o mujer, puede tener el mismo acceso a todas esas bendiciones.

Otras bendiciones del sacerdocio

Si piensas que sería bueno aprender un poco más sobre el sacerdocio, pero no estás segura de dónde empezar, tal vez te ayude enumerar las formas en que el Salvador bendice tu vida por medio del poder del sacerdocio. Esta es la lista que hice.

Cuando guardo los convenios con Dios, Él usa Su poder para bendecirme con:

Acceso al poder sanador del Salvador

El privilegio de participar de la Santa Cena

Sanación física, emocional y espiritual

Conocimiento y verdad en mis visitas al templo

Promesas de protección física y espiritual mediante los convenios del templo

Una bendición patriarcal

Guía de un profeta de Dios y otros líderes autorizados

Milagros

La promesa de una familia eterna

La promesa de una herencia divina

La oportunidad de regresar a la presencia del Señor algún día

ansiedad

Estas son solo algunas de las maravillosas bendiciones que he recibido gracias al poder de Dios en mi vida.

Mis experiencias en el templo me han dado un mayor testimonio de la infinidad de bendiciones que se ofrecen a través del santo sacerdocio del Salvador, a mí y a todos los hijos de Dios.

Creo que es gracias al poder del sacerdocio del Salvador en mi vida diaria que puedo encontrar gozo. Gracias a Su poder, puedo seguir avanzando con fe, hacia las posibilidades que Dios tiene reservadas para mí en la vida terrenal y en la vida venidera.

Fuente: churchofjesuschrist.org

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *