5 interrogantes comunes: La poligamia, José Smith y la Iglesia

poligamia historia De la Iglesia

Cuando la Iglesia de Jesucristo publicó un ensayo sobre el matrimonio plural en la sección “Ensayos sobre Temas del Evangelio” en su sitio web, los retractores y las críticas aumentamos significativamente en contra de José Smith y la Iglesia.

En ese momento observé algunos puntos en común en las declaraciones de las personas que pensé que sería bueno abordar. 

Antes de hablar de esas cinco interrogantes comunes, permíteme comenzar con un consejo muy importante, y una verdad, que por experiencia propia puedo testificar, es que no podemos dejar que las dudas destruyan nuestra fe en Dios y en el evangelio.

No permitas que la falta de conocimiento controle tu fe

redes sociales

También te puede interesar:Nuevo hallazgo en un Manuscrito revela que José Smith dijo la verdad “

Algo que debemos recordar, y que podemos comprobar a lo largo de los libros canónicos, es que no tenemos que esperar hasta tener el 100% de conocimiento antes de poder actuar con el 100% de fe. 

Dios nunca nos ha garantizado que se asegurará de que todo tenga sentido para nosotros antes de pedirnos que lo sigamos. Él requiere que actuemos para poder ver los frutos de nuestra fe.

El proceso mismo de luchar con las preguntas sinceras y aprender cada vez más sobre cómo obra Dios es fundamental para edificar y aumentar nuestra fe.

Interrogante Nº 1: “¿Por qué la Iglesia no ha reconocido que José practicaba el matrimonio plural?”

La respuesta a esta inquietud es que la Iglesia sí lo ha reconocido públicamente en el pasado. Esta preocupación en particular es simplemente inexacta.

La Iglesia ha hablado oficialmente de este hecho con frecuencia. Lo han publicado en el manual de la Escuela Dominical de Doctrina y Convenios de la Iglesia, en el manual de Instituto sobre la Historia de la Iglesia, en artículos de la Liahona, en el libro “Santos: La historia de la Iglesia de Jesucristo en los últimos días” y, lo más importante, se encuentra en las Escrituras (Doctrina y Convenios 132 4).

Lo que esto significa es que solo tenemos que ser mejores al dirigir a las personas a todos los recursos que la Iglesia ya ha publicado sobre el tema. También debemos ser juiciosos con nuestra información al compartir más luz y conocimiento y no dudas e incertidumbre.

Interrogante Nº 2: “¿Por qué la Iglesia no se ha centrado más en este tema?”

coronavirus

El Señor pidió que la Iglesia declarara la doctrina, no la historia (y, por supuesto, hay algunos acontecimientos históricos que están estrechamente ligados a la doctrina).

Creo que esa es una de las razones por las que, en cualquier lección de la Iglesia, el manual dedica mucho tiempo a enseñar su aplicación a la breve historia que se nos proporciona, porque eso es lo que más necesitan los miembros.

Si solo pasamos dos horas a la semana de instrucción sobre cómo llegar a ser más semejantes a Cristo, necesitamos obtener la información más relevante que pueda ayudarnos en nuestro trayecto. 

Una de las razones por las que las personas has tenido problemas con la publicación de estos ensayos por parte de la Iglesia es porque no entienden que en realidad nunca ha sido el trabajo de la Iglesia ser historiadores.

Criticar a la Iglesia por no publicar todos los detalles de su historia es como criticar al gobierno por no publicar más libros y textos de historia. Ese simplemente no es su papel. Otras personas y organizaciones cumplen ese papel y eso está bien.

Hay muchos investigadores, profesionales y organizaciones que investigan y publican cosas sobre la historia de la Iglesia. La Iglesia y la escuela dominical nunca tuvieron la intención de ser una clase de historia.

Hay otras conferencias sobre historia de la Iglesia, académicos e investigadores Santos de los Últimos Días, hasta convenciones de profesionales para satisfacer esa necesidad. Y es una necesidad muy diferente a la que satisface la Iglesia.

Si solo tenemos una cantidad limitada de tiempo en la Iglesia para que se nos enseñen las cosas más importantes y relevantes para nuestra vida sobre José Smith y la poligamia, es muy probable que no sea lo más relevante para nosotros en la actualidad. 

En el caso de José Smith, me enseñaron sobre su papel en la traducción del Libro de Mormón, la restauración del sacerdocio, la adoración en el templo, la organización de la obra misional en el mundo, etc. Todas esas cosas siguen siendo relevantes para nosotros hoy en día. 

Leo el Libro de Mormón a diario, experimento el poder del sacerdocio a diario, asisto al templo con tanta frecuencia como me es posible, trato de apoyar a nuestros misioneros de tiempo completo, sin embargo, la poligamia sigue siendo una práctica obsoleta.

El Señor nunca me ha pedido que lo haga parte de mi vida diaria a diferencia de los principios y ordenanzas que se establecieron y que me ayudarán un día a regresar a Él. Creo que es sabio el hecho de que la Iglesia se concentre en enseñarnos cosas que podemos aplicar en la actualidad.

Interrogante Nº 3: “José Smith pecó al instituir y practicar la poligamia”

En muchas de las objeciones sobre las que he leído en internet, muchas personas han asumido que la práctica de la poligamia por parte de José Smith era un pecado.

Puedo entender cómo la idea de que Brigham Young o José Smith practicaran el matrimonio plural pueda incomodar a alguien. ¡Hizo que José, Brigham y otros se sintieran incómodos con la idea! Pero debemos tener cuidado de no dejar que nuestro nivel de comodidad midan si algo fue ordenado por Dios o no.

Dios a veces ordena cosas que son incómodas (como Nefi al matar a Labán), o cosas que nos cuesta entender (como cuando Jesús le dijo a sus apóstoles que no le enseñaran a los Gentiles en Mateo 10).

ayuno mundial

Un consejo para alguien que tenga dudas sobre esto es ver lo que la Iglesia y otros profetas han dicho sobre el tema. En ninguna parte he podido encontrar que digan que la poligamia fue un error lamentable, o que José no debió haber tomado más esposas.

Sabemos que los profetas antiguos practicaron el matrimonio plural, como Abraham, posiblemente Isaac, Jacob, David o Salomón. Entonces, la poligamia en sí misma no es mala.

Debemos tener cuidado de no apresurarnos a pensar que poseemos más perspicacia, sabiduría o inspiración que un profeta. Puede ser demasiado fácil caer en la mentalidad de “es culpable hasta que se demuestre lo contrario”.

Interrogante Nº 4: “Me enseñaron que José Smith era prácticamente perfecto, ¿cómo puedo conciliar esto con su práctica del matrimonio plural?”.

josé smith

En mi experiencia personal, me enseñaron muchas veces que el Salvador fue el único que vivió siendo perfecto. Sin embargo, si a otros se les ha enseñado que cualquier persona que no sea el Salvador es perfecta, lo siento por ellos.

Afortunadamente, las debilidades de los profetas no les impiden que Dios los use como portavoces. Podemos confiar en que el Señor nunca permitirá que desvíen la Iglesia.

Pero si lo piensas bien, el hecho de que todos los profetas sean imperfectos no tiene nada que ver con que José practique la poligamia, porque la poligamia no era un pecado.

Si alguien piensa que la poligamia es evidencia de que José era imperfecto, entonces el problema no es que piensen que José Smith era perfecto (aunque eso va en contra de la doctrina de la Iglesia); el problema es que no saben que la poligamia no era un pecado.

José Smith

Si a una persona le molesta que un profeta pueda cometer un error tan grande como practicar la poligamia, la solución no es enseñar que los profetas pueden cometer errores (aunque está bien reconocerlo); es enseñarles que la poligamia en sí misma no es un error. Creemos que el Señor lo ordenó, y José siguió el mandato del Señor, y que luego cesó cuando Él lo mandó

Entonces, cómo le haya sido presentado José Smith a alguien no ayudará a resolver sus dudas e interrogantes. Pero la forma en que se presenta la poligamia, como un mandamiento que José seguía, puede resolver sus preocupaciones.

La poligamia era difícil de vivir para José y los otros santos, pero aún así fueron obedientes al Señor. Si actuamos con fe, como los primeros Santos, el Señor nos bendecirá con la paz y tranquilidad que necesitamos.

Interrogante Nº 5: “No apruebo la decisión de la Iglesia de publicar el artículo (u otra información al respecto)”

Los miembros de la Iglesia han tenido acceso a mucha información histórica sobre José Smith y la poligamia a través de las publicaciones oficiales de la Iglesia y publicaciones no oficiales.

Sin embargo hay personas que consideran el enfoque de la historia de la Iglesia como un “engaño” . Me he dado cuenta de que los que se oponen a la Iglesia tienen sus temas favoritos, sobre los cuales les gusta escribir, para “probar” que la Iglesia o un profeta son falsos, y la poligamia es uno de esos temas.

Entonces, alguien que intente encontrar información fiel e históricamente precisa sobre la poligamia, sin duda, se encontrará con muchos de los sitios no confiables. Y, a menudo, es difícil distinguir a primera vista algunos de los sitios con información fidedigna y los que no la tienen.

Hay temas como la poligamia que siguen un cierto patrón en las personas. Si la Iglesia publica una historia sobre la poligamia (otra vez) en su sitio web, se les acusa falsamente de “ocultar la verdad durante mucho tiempo”.

bendición patriarcal de josé smith

Otros también podrían acusar a la Iglesia de no adoptar un enfoque activo para explicar su historia detallada a los miembros. 

Parece que no importa lo que haga la Iglesia, siempre habrá quienes se opongan a sus esfuerzos. Pero la obra de Dios siempre seguirá adelante a pesar de esos esfuerzos.

Espero que los miembros se familiaricen con los aspectos históricos de la Iglesia, incluida la poligamia. La forma en que muchos artículos expresan este problema puede ser confusa, por lo que debemos asegurarnos de que también estamos informados sobre estos temas.

Y si algún tema nos hiere, como el tema de la poligamia, espero que podamos actuar con fe a pesar de ese dolor o confusión. Después de todo, de eso es lo que se trata convertirse en un discípulo de Cristo: actuar con fe incluso en las circunstancias más difíciles.

Fuente: Latter-day Women

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *