¿Por qué juzgar a los demás es perjudicial para ti?

Con la cuarentena y otras restricciones que se implementaron debido al COVID-19, las redes sociales se han convertido en una forma aún más común para que las personas se conecten con el mundo exterior.

Las personas que nunca imaginaron grabar un video de sí mismas, comenzaron a compartir actualizaciones sobre lo que estaban haciendo. O, cosas nuevas que aprendieron y deseaban compartir con los demás.

Las redes sociales se han convertido en el medio para que las personas satisfagan su necesidad de conexión humana o social.

También te puede interesarÉlder Uchtdorf: Cuando se trate de chismear hagan lo siguiente: ¡Dejen de hacerlo!

Debido a este cambio, se ha vuelto muy fácil ver lo más destacado de la vida de las personas a través de videos cortos de 15 o 30 segundos.

Como resultado, es aún más fácil juzgar las acciones de los demás sin saber realmente lo que sucede detrás de la pantalla.

¿Qué daño puede haber? Después de todo, la mayoría de las veces nos reservamos los juicios. No hace daño a nadie, así que está bien, ¿verdad?

Sí, no lastima a los demás. Sin embargo, cuando hacemos esto, nos lastimamos a nosotros mismos.

¿Cómo?

Patrones de pensamiento

No vemos lo bueno en los demás y alimentamos nuestro orgullo. La formación de patrones de pensamiento es muy similar a la formación de patrones físicos.

Hacer ejercicios por la mañana, lavar los platos inmediatamente después de comer, dormir del mismo lado de la cama y otras acciones que se repiten una y otra vez se convierten en un hábito o patrón.

El mismo proceso ocurre cuando comenzamos a pensar de cierta manera en este caso, juzgando a los demás de forma injusta.

A veces, podemos creer que los pensamientos negativos son solo temporales. Sin embargo, pueden convertirse rápidamente en algo común si no podemos controlarlos.

Nuestros patrones de pensamiento también son más difíciles de romper.

A diferencia de los patrones físicos que pueden romperse al no realizar acciones de forma permanente, nuestro patrón de pensamiento, una vez que se arraiga en nuestra mente, puede aflorar en nuestros pensamientos de manera inconsciente.

¿Por qué es tan dañino juzgar a los demás?

Si seguimos teniendo corrientes similares de pensamientos negativos y no hacemos nada para detenerlos, no veremos lo bueno en los demás y la necesidad de crear verdaderos lazos de amistad.

Asimismo, podríamos retener nuestras oportunidades de servir al pensar que los demás merecen lo que les pasa.

Todos estos sentimientos pueden volvernos orgullosos. Además, pueden hacernos pensar que somos mejores o más obedientes que los demás, lo que a su vez puede hacernos olvidar que todos vivimos esta vida y seguimos las enseñanzas del Salvador de manera diferente.

Algunos de nosotros seguimos al Salvador con una fe inquebrantable y un compromiso sólido. Otros, tienen sus altibajos todo el tiempo y tratan de aferrarse a la verdad que conocen: que Jesús es el Cristo.

Algunos están haciendo todo lo posible por dejar viejos hábitos y estilos de vida para vivir una vida que agrade al Señor.

En resumen, casi todos están tratando de vivir lo mejor que pueden, con todos los desafíos, fortalezas y debilidades que forman parte de la vida.

Al tratar de convertirnos en mejores discípulos de Jesucristo, debemos aprender a ser amables, considerados y misericordiosos unos con otros.

jesus-cristo- conferencia general

Si nos resulta difícil, podemos hacernos la misma pregunta que hizo el presidente Dieter F. Uchtdorf en uno de sus discursos, dijo:

“Ya que todos dependemos de la misericordia de Dios, ¿cómo podemos negar a los demás toda porción de esa gracia que tan desesperadamente deseamos para nosotros?”

Cuando juzgamos a los demás con dureza, perdemos la compañía del Espíritu Santo, uno de los dones más grandes que se nos han dado como miembros de la Iglesia del Señor.

La ayuda del Espíritu Santo

Cuán afortunados somos de tener la influencia ministradora de uno de los miembros de la trinidad para que podamos “conocer la verdad de todas las cosas” (Moroni 10: 5).

Cuando tenemos la compañía del Espíritu Santo, recibimos la influencia para hacer el bien, ver lo bueno en los demás, servir a los demás, y extender la gracia y la misericordia a aquellos que luchan por seguir al Salvador, Jesucristo.

No obstante, cuando dejamos que el orgullo y la negatividad superen nuestros pensamientos, perdemos la compañía del Espíritu Santo.

En el libro de Génesis, aprendemos que el espíritu del Señor no siempre peleará con el hombre.

mundo de los espíritus

Ofendemos al Espíritu cuando pensamos mal de los demás, juzgamos injustamente, sentimos envidia de la riqueza de los demás o privamos de nuestro servicio a los que necesitan ayuda.

Para mantener al Espíritu Santo con nosotros, podemos aplicar el consejo del apóstol Pablo en una de sus epístolas a los filipenses, que dice:

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si hay algo digno de alabanza, en esto pensad”.

Sigue el ejemplo de Cristo

Siempre que justifiquemos nuestro juicio injusto como sea apropiado, podemos recordar que a menos que podamos mirar el corazón de otra persona, juzgar injustamente a los demás nunca puede ser justificado.

Puede resultar difícil romper el hábito de juzgar a los demás. Sin embargo, cuando buscamos la ayuda del Señor para cambiar nuestros patrones de pensamiento, seremos guiados hacia oportunidades y experiencias que nos ayudarán a tener un poderoso cambio de corazón.

Podemos encontrar paz y gozo al tratar de mostrar el mismo amor, misericordia y compasión que mostró el Salvador cuando una mujer acusada de adulterio fue llevada ante Él para ser juzgada.

En todas nuestras interacciones, podemos recordar que debemos permitir que aquellos que no tienen pecado sean los primeros en juzgar injustamente, criticar o encontrar la falta en los demás.

Fuente: Faith Ph

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *