Cuando regresé a casa de mi misión, no tenía idea de los desafíos que enfrentaría al salir en citas. He salido con muy buenos chicos con poderosos testimonios. Desafortunadamente, esas relaciones no progresaron debido a problemas con la pornografía. 

La pornografía es una de las herramientas más grandes que Satanás utiliza hoy en día y nadie está libre de caer en su trampa.  

cosas pequeñas y sencillas

Muchos de nosotros, de alguna manera, hemos sido expuestos a la pornografía. Algunos están atrapados en su uso, algunos están un proceso de recuperación y algunos se ven afectados por el uso de la pornografía de otra persona.

Al compartir mi experiencia, usaré el pronombre “él” debido a las circunstancias que he atravesado con diferentes jóvenes con los que salí. Sin embargo, tanto hombres como mujeres pueden tener desafíos con la pornografía. 

Aquí hay cuatro cosas que he aprendido (y desearía haber sabido antes) sobre salir con personas con problemas de pornografía.

También te puede interesar: Cómo el Presidente McKay conoció y le propuso matrimonio a su esposa

1. Comprende el problema

adicción a la pornografía

En mi experiencia, la mayoría de los chicos con los que he salido no revelaron al principio el alcance de su uso de pornografía, sólo sabía que era algo con lo que tenían desafíos. 

Sé que es importante comprender la profundidad del problema para saber si la relación puede avanzar o no. Según lo indique el Espíritu, o cuando estés considerando tener una relación más seria o ya estás en una, sentirás la impresión de hablar sobre este tema. 

Aquí hay ejemplos de preguntas que pueden ayudarte a descubrir la naturaleza de su uso de la pornografía:

  • ¿Cuándo fue la última vez que hiciste uso de la pornografía?

Si consideras que sus problemas con la pornografía son cosa del pasado, puedes hacer preguntas como:

adicción a la pornografía

  • ¿Sigue siendo un problema? ¿Qué haces para vencer la tentación?
  • ¿Lo has hablado con tu obispo?
  • ¿Qué haces para recuperarte de sus efectos? ¿En qué punto vas del proceso de sanación?
  • ¿Sientes que te has arrepentido y recuperado?
  • ¿Qué plan de seguridad tienes para mantener la pornografía fuera de tu vida o de nuestra casa si es que nos llegásemos a casar?

Si él recientemente ha hecho uso de la pornografía, considera hacer preguntas como:

  • ¿Con qué frecuencia miras pornografía?
  • ¿Qué has hecho para resolver este problema?
  • ¿Estás trabajando en ello con tu obispo?
  • ¿Ves a un terapeuta o asistes a reuniones de recuperación de adicciones para obtener ayuda con esto? Si no, ¿crees que necesitas hacerlo?

2. Tienes que saber que ese no es TU problema

adicción a la pornografía

Lo primero y más importante a considerar cuando la persona con la que estás saliendo revela su problema con la pornografía es que él debe tener su propio deseo de cambiar. 

Fui lastimada de diferentes maneras en mis relaciones pasadas con usuarios activos de pornografía. Sentí confusión, caos, fracaso, baja autoestima y traición. Pensé que dependía de mí ayudarlos a volver al camino correcto.

Desafortunadamente, esa mentalidad me afectó más de lo que pude comprender. Me encontraba continuamente haciéndole preguntas como “¿estás leyendo tus Escrituras?” y “¿fuiste a tu sesión de terapia esta semana?” 

experiencias espirituales

Me sentí responsable de su progreso y comencé a culparme por su falta de cambios en su conducta. Me encontré presionándolo a hacer cosas a las que se había comprometido a hacer pero que no estaba cumpliendo. 

Sus palabras no coincidían con sus acciones, y me encontré tratando de asumir la responsabilidad de las mismas. Entonces me di cuenta de algo crucial: Yo no tenía que solucionar su problema. Podría apoyarlo, pero tenía que ser él quien hiciera el cambio y, lo más importante, tenía que querer cambiar. 

Si él no está haciendo los cambios que son importantes para ti, no tienes que quedarte en esa relación.

3. Observa su comportamiento

adicción a la pornografía

Si estás saliendo con alguien que está haciendo uso de la pornografía activamente y no está tratando de recuperarse, ten cuidado. Las relaciones serias avanzan hacia el matrimonio. 

Cuando salía con alguien con un problema de pornografía, noté que el problema se minimizó y el crecimiento de nuestra relación se detuvo.

Los secretos que vienen por la adicción sexual privan a las relaciones de seguridad y confianza, lo que hace que sea casi imposible que una relación se fortalezca y crezca. Una relación sana requiere el cuidado de ambas personas en la relación. 

En mi experiencia al salir con personas que hacen uso de la pornografía tienen poco deseo de cambiar; anhelaba esa conexión emocional que viene con el amor verdadero. ¡Es lo que todos queremos y merecemos! Amor verdadero. La pornografía es amor falso. Se basa en la lujuria.

Cuando intentes discernir si la persona con la que estás saliendo realmente está tratando de recuperarse, recuerda que hay una gran diferencia en el comportamiento entre alguien que está tratando de recuperarse del uso de pornografía y alguien que no.

adicción a la pornografía

La mayoría de los chicos con los que salía que no intentaban mejorar, tenían comportamientos similares. Cuando las cosas en la relación comenzaron a ponerse físicas, actuaban de manera diferente y se volvían muy controladores.

A menudo esperaban que minimizara su problema y simplemente lo aceptara. Dejaban de hacer sacrificios por mí mientras esperaban que ayo lo hiciera por ellos. A menudo ignoraban los planes que hacíamos. Tenían una mentalidad egocéntrica. Sobrepasaban los límites que habíamos establecido previamente. Y a menudo ignoraban mis sentimientos. Sus acciones hirientes podrían haber sido involuntarias, sí, pero eso no lo volvía correcto.

Un día decidí ver a un terapeuta para que me ayudara a lidiar con todo lo que había pasado. De la terapia, aprendí el tipo de comportamientos que debo observar y cómo tomar más control sobre dichos comportamientos para que no me afecten demasiado.

También aprendí a encontrar un espacio seguro mental, emocional y físicamente. La terapia me dio las herramientas para ayudarme a comprender mejor este problema y puede hacer lo mismo por ti.

He aprendido que los siguientes son comportamientos peligrosos comunes que pueden verse en usuarios activos:

adicción a la pornografía

  • El mal humor.
  • La negación.
  • Ponerse a la defensiva.
  • La ira.
  • Comportamiento controlador.
  • El egoísmo.
  • La pereza.
  • La deshonestidad.
  • Comportamiento esquivo.
  • Presto a criticar.
  • La Manipulación.

Desafortunadamente, algunos de estos comportamientos pueden parecer encantadores y agradables cuando están cubiertos por una fachada. Así que recuerda, una de las señales de alarma más fáciles de ver es cuando sus palabras no coinciden con sus acciones.

4. Busca signos de recuperación

sanación

Por el contrario, una persona con problemas de pornografía que se está recuperando asume la total responsabilidad de su comportamiento. Reconocerá y sentirá pena por el dolor y los sentimientos de abandono que te causa. Se dará cuenta de que el matrimonio no “curará” su problema, algo que muchos tienden a creer. 

Es humilde, transparente y está dispuesto a esforzarse al máximo para ganarse tu confianza. Sus acciones reflejan sus palabras. Trabaja con su obispo, asiste a reuniones de recuperación de adicciones, tiene un terapeuta efectivo, de ser necesario, y está preparado para trabajar duro para recuperarse y pasar su vida manteniéndose limpio. Y finalmente, se acerca al Salvador y cree en el poder de Su expiación.

Oro continuamente para recibir orientación, para aprender más sobre este tema, así como también qué cualidades buscar en un futuro cónyuge. Cuando se trata de salir con alguien con este desafío, la primera prioridad es asegurarte de que estés emocional, mental y físicamente a salvo.

He aprendido de primera mano que una persona, que con frecuencia hace uso de la pornografía y no intenta cambiar, no es capaz de dar el amor que hace que un matrimonio en el convenio funcione.

adicción a la pornografía

Mi corazón está con aquellos que sufren y especialmente con aquellos que han tomado los pasos necesarios para emprender su camino hacia la recuperación. No es fácil, pero vale la pena.

Los que tienen problemas con la pornografía que se encuentran en el proceso de recuperación tratan de ser sinceros, humildes y fáciles de tratar. Crecen en fuerza y ​​empatía debido a sus experiencias y se vuelven más cercanos al Padre Celestial.

La pornografía es una de las mayores tentaciones para nuestra generación. A pesar de esto, podemos ser los que cambien las cosas. Somos lo suficientemente fuertes como para luchar contra eso. Hablar del tema es el primer paso para la recuperación.

Creo que el cambio es posible. Creo que la sanación es posible. Creo que las relaciones eternas duraderas y llenas de amor son posibles gracias a la sanación y la esperanza que recibimos a través de nuestro Salvador Jesucristo y Su expiación.

Este artículo fue publicado originalmente por chuchofjesuschrist.org bajo el título “Four Things to Do When You’re Dating Someone Who Struggles with Pornography