Presidente Nelson: En las tormentas del mundo, sus hogares son un refugio de paz

Presidente Nelson

El presidente Nelson nos recordó que todos podemos hacer de nuestros hogares un refugio del mundo exterior, de las tormentas de la vida, un lugar de paz.

Todos deseamos sentirnos seguros y protegidos. Todos necesitamos un lugar al que podamos acudir para alejarnos del mundo. 

He estado pensando mucho en lo que dijo el presidente Russell M. Nelson sobre los lugares de refugio para las mujeres de la Iglesia durante la sesión de Mujeres de la Conferencia General de octubre de 2020.

“Mientras el caos se desata a nuestro alrededor, tenemos que crear lugares donde nosotros estemos seguros, tanto física como espiritualmente. Cuando su hogar se convierta en un santuario personal de fe —donde mora el Espíritu— ese hogar se convertirá en la primera línea de defensa… 

Una plaza fuerte es cualquier lugar donde se pueda sentir la presencia del Espíritu Santo y ser guiado por Él… 

Las invito, mis queridas hermanas, a crear un hogar que sea una plaza fuerte, y renuevo mi invitación para que aumenten su comprensión del poder del sacerdocio y de los convenios y bendiciones del templo. El disponer de plazas fuertes a las que puedan retirarse las ayudará a acoger el futuro con fe”. – Russell M. Nelson, “Acoger el futuro con fe

También te puede interesar:3 formas espirituales de fortalecer nuestros hogares” 

No conozco a nadie que de vez en cuando no tenga dificultades para mantener su hogar como un lugar de paz. 

Recuerdo haber sido una madre muy atareada cuando mis hijos eran pequeños. La rivalidad entre hermanos y las influencias externas me hacían sentir más como un árbitro que como una compañera para mi esposo y Padre Celestial en la formación de una familia eterna en nuestro lugar de refugio. Nuestra casa estaba llena de caos y ruido.

Dicho esto, también era un lugar de amor. Traté de hacer de nuestro hogar un lugar donde la opinión de todos importaba, donde todos podían sentirse cómodos en su propia piel y saber que serían escuchados. Traté de hacer de nuestro hogar un refugio del mundo exterior.

Puede que no haya sido un refugio tranquilo, ni el lugar más organizado, pero fue un refugio y un lugar de seguridad al fin y al cabo. Espero que nuestros hijos sientan que nuestro hogar es su refugio. Espero que se sientan amados. Espero que se sientan protegidos. Espero que se sientan seguros.

Ahora estamos en una fase diferente de nuestras vidas. Nuestros niños ya son adultos y están aprendiendo a edificar sus propios santuarios de paz y refugio. Ahora nuestra casa está en silencio, especialmente cuando nos quitamos nuestros audífonos.

Nuestro santuario es muy diferente de lo que era hace años. Eso no significa que no haya desafíos diarios al mantener nuestro hogar como un refugio de paz.

Hoy en día, hacer de nuestro hogar un santuario y un lugar de refugio significa cuidar de las necesidades físicas de los demás. Son las pequeñas cosas las que nos hacen sentir seguros del mundo.

Luces nocturnas, suministros médicos organizados, mover los juguetes de los perros a un lado de la habitación para que no sean un peligro para nosotros, asegurarnos de que no haya residuos de champú en el fondo de la bañera para que nadie se resbale, e incluso organizar el refrigerador de modo que la mayoría de los artículos usados ​​estén a la vista para poder alcanzarlos con facilidad; son cosas que nos hacen sentir seguros y amados.

Los santuarios se construyen de diferentes formas; cada arquitecto tiene un estilo diferente. La individualidad es un don del Padre Celestial, sin embargo el resultado siempre será el mismo. El hogar, nuestro santuario, es un lugar de refugio y amor.

El presidente Nelson nos recordó que tenemos que preparar nuestras mentes para ser fieles a Dios y fortalecer nuestros cimientos. Renovó su invitación anterior de buscar comprender el poder del sacerdocio.

Hacer de nuestros hogares un lugar de refugio nos brindará ese santuario necesario para fortalecer nuestros cimientos. Un lugar de refugio nos da la energía espiritual para estudiar el poder del sacerdocio y el maravilloso milagro que es el plan de Dios para nosotros.

Tendemos a comparar nuestro lugares de refugio, nuestros hogares, nuestras vidas con las de los demás. Eso puede resultar contraproducente. Nuestro Padre Celestial nos creó a todos a Su imagen, pero con personalidades, rasgos, dones, circunstancias y desafíos muy diferentes.

Hay un plan eterno para nosotros colectivamente, pero también hay un plan individual para cada uno de nosotros. Mi vida no se parece a la tuya, mi lugar de refugio no se parece al tuyo. 

El aspecto de tu lugar de refugio no importa; eres el arquitecto. Ve y constrúyelo. 

Nuestro Padre Celestial quiere que nos sintamos seguros, protegidos y amados. Desea que hagamos de nuestros hogares un lugar para progresar. Desea que aprovechemos el Espíritu Santo, que requiere un lugar de refugio, un lugar de seguridad.

“Les prometo que, a medida que construyamos plazas fuertes, preparemos la mente para ser fieles a Dios, y nunca dejemos de prepararnos, Dios nos bendecirá. Él nos “[librará]; sí, de tal modo que [hablará] paz a nuestras almas, y nos [concederá] una gran fe, [y hará] que en él [podamos poner] la esperanza de nuestra liberación””.

Fuente: ldsblogs.com

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
estudios o matrimonio
BYU – Pathway supera los 50 000 estudiantes en todo el mundo
revelación
3 cosas que te hacen pensar que Dios es tu enemigo + cómo evitarlas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *