¿Los profetas literalmente “hablan con Dios”?

profeta

Dios sabe que en un mundo de oscuridad necesitamos de la guía que Él solo puede dar a través de un mensajero especial: Un profeta. En este artículo veremos todo lo que necesitamos saber sobre los profetas en estos tiempos.

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días creen que en la antigüedad, Dios comunicaba Su voluntad al mundo a través de profetas como Noé, Abraham y Moisés.

Este siempre ha sido el patrón que Dios ha seguido y creemos que todavía sigue ese patrón.

Al igual que en la antigüedad, hoy existen profetas. Dicho esto, parece haber un poco de confusión sobre lo que es un profeta y lo que no es un profeta. ¡Hablemos de eso!

También te puede interesar:¿En qué parte de la Biblia se menciona el Libro de Mormón?

¿Qué es un profeta?

profeta

Un profeta, ya sea antiguo o moderno, no es más ni menos humano que tú o yo.

Los profetas son capaces de pecar, pueden cometer errores. Se han documentado muchos errores que los profetas Santos de los Últimos Días han cometido en el pasado.

A algunas personas les gusta hacer referencia a esos errores como evidencia de que esos hombres no eran profetas. Sin embargo, los errores son de esperarse.

Si las vidas de los profetas antiguos estuvieran tan bien documentadas como las vidas de algunos profetas modernos, creo que encontraríamos muchas decisiones cuestionables de las que quejarnos.

Personas imperfectas escogidas por Dios

pecados

Incluso con la documentación que tenemos, sabemos que los profetas antiguos tomaron todo tipo de decisiones que probablemente condenaríamos rápidamente en la actualidad.

Pablo dijo algunas cosas muy sexistas. 

Pedro agredió a un empleado del gobierno.

Jonás intentó abandonar Nínive y literalmente huyó de Dios. 

Noé se embriagó y corrió sin ropa. 

Natán le dijo al rey David que Dios había aprobado su decisión de edificar un templo, Dios tuvo que recordarle gentilmente al profeta que no, ese no era el caso.

Dios

¿Lo mencionado los convierte en malas personas? No, simplemente los convierte en personas.

Los profetas también son producto de su época. No son ajenos a la influencia de su cultura.

El profeta Elías reunió a los sacerdotes de una religión falsa y los mandó a matar.

¿Te imaginas si los cristianos hicieran eso hoy con las personas de otras religiones? No es genial.

Pero, aparentemente así es como actuaban en la época del profeta Elías.

¿Eso hace que sea correcto lo que hicieron? No para nosotros en nuestra época, pero ilustra que los profetas no deben separarse del contexto cultural.

Brigham young

Brigham Young

Brigham Young creía que había personas que vivían en la Luna. ¿Por qué? Probablemente porque eso era lo que se informaba en los periódicos.

Se conoce como el “Gran engaño de la luna”.

¿Caer en ese engaño lo convierte en un falso profeta? No, solo lo convierte en un profeta que también fue producto de su época, él era él mismo y tenía sus propias opiniones.

Una guía para los hijos de Dios

Dios no quiere que, para bien o para mal, sus profetas solo sean sus títeres.

Además, los profetas no son omniscientes. 

Ser profetas no los convierte en las personas más inteligentes del planeta. Un apóstol, M. Russell Ballard dijo:

“A veces me preocupa que los miembros esperen demasiado de los líderes y maestros de la Iglesia, que esperen que sean expertos en temas que van más allá de sus deberes y responsabilidades. 

El Señor llamó a los apóstoles y profetas a invitar a otros a venir a Cristo, no a obtener títulos avanzados en historia antigua, estudios bíblicos y otros campos que puedan ser útiles para responder todas las preguntas que podamos tener sobre las Escrituras, la historia y la Iglesia. 

Nuestro deber principal es hacer crecer la Iglesia, enseñar la doctrina de Cristo y ayudar a los que necesitan ayuda”.

Con frecuencia decimos que Dios se comunica con sus profetas. Pero ¿qué significa eso? ¿Se sientan y toman juntos el desayuno-almuerzo dominical?

Probablemente no sea así como funciona.

Revelación de Dios

La mayoría de las veces, cuando reciben revelación de Dios, al igual que para ti y para mí, es un proceso. Requiere esfuerzo.

Sí, a veces hay visiones milagrosas y hay una comunicación muy clara. Sin embargo, la mayoría de las veces, a los profetas se les deja buscar tanta inspiración como sea posible mientras usan su mejor juicio.

En oración, toman las mejores decisiones que pueden y Dios dice: “seguro, suena bien”, o “no, es una mala idea”, o incluso, “es una mala idea, pero voy a dejar que se desarrolle y te ayudaré a aprender de tus errores después”.

Dios no solo está tratando de decirnos cosas, está tratando de enseñarnos cosas.

Este tipo de proceso es evidente en la Biblia cuando llega el momento de que los once apóstoles llenen el espacio que dejó Judas. En Hechos 1 leemos:

“Y señalaron a dos: a José, llamado Barsabás… y a Matías.

Y orando, dijeron: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muestra a cuál de estos dos has escogido, para que tome el oficio de este ministerio y apostolado, del cual cayó Judas por transgresión…Y echaron suertes, y la suerte cayó sobre Matías; y fue contado con los once apóstoles”.

Oraron pidiendo inspiración y luego deliberaron juntos, tomaron la mejor decisión que pudieron y llamaron a Matías, presumiblemente con la aprobación de Dios.

A veces, Dios revelará un principio amplio al profeta y a los apóstoles. Por ejemplo, “los templos son importantes y las personas deben estar preparadas espiritualmente antes de entrar allí”.

sacerdocio

Por Jorge Cocco Santángelo

Luego, el profeta y los apóstoles tienen que pensar en las mejores políticas que implementarán o aplicarán a esa revelación. 

Por ejemplo, decidir comenzar a usar las recomendaciones para el templo y realizar entrevistas para entregar las recomendaciones.

En la antigüedad hubo verdaderos profetas y falsos profetas. En los tiempos modernos hay verdaderos profetas y falsos profetas. 

Dios nos ha dado el Espíritu Santo para poder discernir quién es quién y hablaremos más de eso en otro artículo.

Recursos adicionales

¿Qué pasa si no estoy de acuerdo con lo que dice el profeta de Dios?

Porqué es necesario que el mundo tenga un profeta en la actualidad

¿Fue Jesucristo el último profeta?

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *