Lo que no sabías sobre el llamamiento divino de María, la madre de Jesús

Hace mucho tiempo, alguien de unos 14 años de edad tuvo una experiencia con un ser divino y cambió el curso del mundo. Los profetas vieron a esta persona en visiones siglos antes. Dios eligió a este individuo para una misión especial. ¿A qué persona estoy describiendo?

Puedes estar pensando en José Smith (y esto lo describe), pero me estoy refiriendo a María, la madre de Jesús.

Aproximadamente a los 14 años, ella vio al ángel Gabriel, que puso en marcha el nacimiento de Cristo.

Con razón nos enfocamos en el niño de 14 años que ayudó a lograr la restauración. Del mismo modo, deberíamos celebrar a la niña de 14 años que ayudó a lograr la redención.

Maria y jesus

También te puede interesar5 cosas que (quizás) no sabías sobre las mujeres de la historia de la Iglesia

María es una de las pocas personas en la escritura cuyos nombres fueron predichos por los profetas.

El rey Benjamín, hablando aproximadamente 100 años antes del nacimiento de María, enseñó que la madre de Cristo se llamaría María, una enseñanza a la que más tarde Alma hizo referencia (véase Mosíah 3:8; Alma 7:10).

De María aprendemos que Dios conoce nuestros nombres y tiene misiones específicas preparadas para nosotros. Aunque nuestras misiones pueden no ser tan impresionantes como las de María, cada uno de nosotros tenemos una responsabilidad importante que Dios nos ha ordenado que hagamos y, a menudo, Él nos da una idea de cuál es Su plan para nosotros.

Nacimiento de Jesús

Saber que nuestras vidas van de la mano con el designio divino de Dios para nosotros es una parte vital para obtener paz.

Si no sabemos que nuestras vidas están en el camino que Dios tiene para nosotros, probablemente sintamos que estamos girando nuestras ruedas metafóricamente. Por el contrario, como lo enseñó el presidente Russell M. Nelson:

“Cuando sabes que Dios dirige tu vida, independientemente de los desafíos y las decepciones que puedan surgir y llegarán, sentirás gozo y paz”.

A menudo, vemos el designio divino de Dios en retrospectiva: recordamos nuestras vidas y vemos cómo hemos tenido las experiencias que necesitábamos para realizar Su obra.

maria-y-jesus

El designio divino también puede funcionar al mirar hacia adelante, a medida que accedemos a la visión del Señor para nuestras vidas. La hermana Patricia T. Holland describió la esencia de este concepto cuando enseñó:

“Cada una de nosotros ha sido creado con un papel y una misión divinos en mente… Si nuestros deseos y esfuerzos están dirigidos hacia lo que nuestros padres celestiales han deseado que seamos, llegaremos a sentir nuestra parte en Su plan… y nada nos dará más paz santa”.

La visión del Señor

Dios lo sabe todo y nos conoce a todos (véase 2 Nefi 2:24; 9:20). Conoce a cada uno de manera personal. Con su conocimiento de quiénes fuimos, somos y seremos, Dios tiene un profundo conocimiento del curso de nuestras vidas en la Tierra. Él nos ha preordenado para cumplir misiones específicas (véase Jeremías 1: 5; Abraham 3:23).

Estos dos principios son ciertos: (1) Dios tiene un plan para cada uno de nosotros, individualmente. (2) Podemos, línea por línea, acceder a la visión de Dios de lo que Él quiere que hagamos y lleguemos a ser. Comprender y actuar según estos principios nos permite tener paz en nuestras vidas.

Dios tiene un plan para cada uno de nosotros, individualmente

ser uno

Considera estas citas de los apóstoles modernos:

“No puede haber un gran plan de salvación para toda la humanidad, a menos que también haya un plan para cada individuo”. – Neal A. Maxwell

“El Señor tiene un propósito para ti, individualmente… Descúbrelo y cúmplelo. Es probable que no se revele todo al mismo tiempo, pero se revelará línea por línea. A medida que ores y te esfuerces, encontrarás hilos de comprensión que te llevarán al camino que el Señor desea que sigas para alcanzar el mayor logro, contribución, alegría y paz mental más duraderos y significativos”. – Richard G. Scott

“De manera individual, Dios nos lleva a la arboleda, a la montaña o al templo y allí nos muestra la maravilla de cuál es Su plan para nosotros. Puede que no lo veamos tan completamente como Moisés… Pero, vemos tanto como necesitamos ver para conocer la voluntad del Señor para nosotros”. – Jeffrey R. Holland

“Permítele [a Dios] que haga más de ti de lo que puedes hacer por ti mismo. Atesora Su participación… La mano del Señor te está guiando. Por ‘designio divino’, Él está en los pequeños detalles de su vida, así como en los hitos más importantes”. – Ronald A. Rasband

plan de Dios

De estas enseñanzas proféticas queda claro que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros, individualmente.

Comprender el plan de Dios para cada uno de nosotros puede motivarnos a lograr cosas que de otro modo parecerían imposibles. Por el contrario, si no estoy a la altura de mi potencial, si no he alineado mi vida con el plan de Dios para mí, no podré encontrar la verdadera paz.

Patrones de paz

desperdiciar el tiempo

1. Un retiro personal: Realiza un retiro personal durante el cual puedas acceder a la visión del plan del Señor para tu vida.

2. Reservar un tiempo: Reserva un tiempo suficiente y específico cada semana para cumplir la visión que Dios tiene para ti. Prioriza la implementación de la inspiración personal que has recibido.

3. Recibe y registra la guía celestial: Pregúntale a Dios qué desea que hagas. Anota las impresiones que sientas y actúa en función a ellas.

Fuente: LDS Living

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *