Un mensaje para cuando sientas que tus pruebas son demasiado duras

Hace dos años, experimenté una pérdida muy traumática en mi vida, no solo por las circunstancias sino también por el momento.

Sentí como si mis “pruebas se hubieran centrado en aspectos de mi vida y en partes de mi alma que más me costaba enfrentar”, tal como lo describió una vez el élder Paul V. Johnson.

Hice todo lo que pude para superar mi dolor. Oré y estudié las Escrituras. Visité a mi terapeuta. Seguí siendo diligente en mi actividad en la Iglesia y el templo. Sin embargo, no sentí ningún alivio. Conforme pasó el tiempo, comencé a desesperarme.

También te puede interesar : Élder Wirthlin: Cada lágrima de dolor hoy, será devuelta con lágrimas de regocijo

No solo mi dolor era constante, sino que tampoco sentía que estuviera ocurriendo el proceso de refinamiento. Todo lo contrario, de hecho. Mi prueba no me estaba convirtiendo en una mejor persona ni en una mejor seguidora de Jesucristo. Me estaba convirtiendo en algo peor.

Cuando las cosas en la vida no siguen el curso planeado, los Santos de los Últimos Días buscan los principios del Evangelio. Estos principios proporcionan consuelo y orientación.

La idea de adversidad está estrechamente vinculada a la idea de refinamiento espiritual.

Nuestras pruebas y tragedias refinan nuestro carácter de alguna manera para hacernos más aptos para vivir con Dios nuevamente. Todo lo que tenemos que hacer es… dejar entrar a Dios a nuestra vida, ¿verdad? Usamos frases como esa en la Iglesia.

Deja entrar a Dios a tu vida. Pregúntale si te ama. Solo acércate a Jesús.

Ciertamente, no hablamos sobre qué hacer cuando pides consuelo y no lo recibes.

Este es el espacio en el que me encontré. En lugar de aumentar la confianza en Dios, sentí más enojo. En lugar de aumentar la paz, mi ansiedad se convirtió en un punto de ebullición. En lugar de confiar en mí mismo, estaba segura de que debí haber hecho algo muy mal. Por lo tanto, me volví frenética en mi observancia del Evangelio.

Ni siquiera sentí más caridad por los demás, un don que supuestamente brindan las pruebas. El colapso de otros por experiencias triviales, se volvió cada vez más exasperante.

depresión

En un estado de impotencia, no pude evitar suplicar sobre el propósito vacío de mi trauma. Si realmente no hay un propósito para este dolor traumático, ¿por qué hacerme pasar por él?

Si al menos esto no me va a hacer más apta para tu reino de alguna manera, ¿cuál es el punto?

La respuesta no llegó ese día. Si soy sincera, todavía estoy enojada y siento dolor. No he sentido a Dios consolándome. Pero, una respuesta ha comenzado a formarse en los últimos dos años.

Lo sorprendente es que en realidad es un principio muy familiar. Sin embargo, en la práctica, es imposible comprenderlo hasta que lo experimentas. Cuando lo comprendes, te sorprende y te duele.

Espero que al leer mi historia no tengas que esforzarte tanto para aceptar ese principio cuando llegue tu momento.

depresión

La respuesta es esta: Si realmente queremos ser como Jesucristo, debemos experimentar, a nuestra manera, una de las partes más esenciales de Su expiación.

Dios retiró Su presencia de Su Hijo perfecto. Jesucristo tuvo que elegir: ¿Seguiría el plan de Dios cuando desaparecieran todas las señales de Su Padre? ¿Se mantendría fiel a un Dios que parecía haberlo abandonado?

Él lo hizo y nosotros también podemos. Consideremos esta cita del élder Neal A. Maxwell:

Por qué vosotros y yo habríamos de esperar ingenuamente pasar con comodidad por la vida, como diciendo: “Señor, dame experiencia, pero no me des pesar, ni aflicción, ni dolor, ni oposición, ni traición, y, por cierto, no me abandones. ¡Evítame, Señor, todas las pruebas que han hecho de ti lo que Tú eres! Y después, ¡permíteme morar contigo y participar plenamente de Tu gozo!”

Debemos encontrar el poder y la fe a través de la gracia de Jesucristo para seguirlo a través de estas terribles experiencias.

Cuando nos enfrentamos a una pérdida abrumadora, es posible que no nos fortalezcamos. Puede que no seamos más amables o más sabios, y puede que no haya otra lección que aprender que elegir a Dios.

Debemos elegirlo a Él. Una y otra vez, especialmente cuando toda la evidencia nos dice que elijamos otro camino.

Cuando lo elegimos, no solo estamos siendo refinados. Estamos siendo glorificados.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito por Aleah Ingram y fue publicado en ldsdaily.com con el título “When Your Trials Don’t Refine, But Destroy You”.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *