¿Son las puertas del infierno un lugar físico o espiritual?

puertas del infierno

Muchas veces en Doctrina y Convenios se nos dice que “las puertas del infierno no prevalecerán contra vosotros”. ¿Qué significa eso? ¿Son las puertas del infierno un lugar físico o espiritual?

También te puede interesar: ¿Fue el bautismo por los muertos parte de la Ley de Moisés? 

Respuesta

Esta frase a menudo se interpreta como “poderes del infierno”. Pero pienso que es muy importante verla frase como “puertas” y recordar cuál es el propósito de éstas.

La frase se encuentra una vez en el Nuevo Testamento (el versículo más conocido), siete veces en Doctrina y Convenios y tres veces en el Libro de Mormón.

El Libro de Mormón habla que el que estas puertas estén “abiertas” es algo malo. 

puertas del infierno

“¡Estén cerradas continuamente delante de mí las puertas del infierno, pues quebrantado está mi corazón y contrito mi espíritu! ¡No cierres, oh Señor, las puertas de tu justicia delante de mí, para que yo ande por la senda del apacible valle, para que me ciña al camino llano!”– 2 Nefi 4:32 

“Y quienes declaren más o menos que esto, y lo establezcan como mi doctrina, tales proceden del mal, y no están fundados sobre mi roca; sino que edifican sobre un cimiento de arena, y las puertas del infierno estarán abiertas para recibirlos, cuando vengan las inundaciones y los azoten los vientos”.- 3 Nefi 11:40

Como seres que todavía nos encontramos en este período de prueba terrenal, tomamos decisiones que podrían enviarnos a la cárcel espiritual o al paraíso. Entonces, si las puertas se abren para nosotros, eso sería algo malo. Significa que vamos a ser prisioneros del pecado y la adicción. Por lo tanto, queremos que esas puertas permanezcan cerradas.

mormones en prisión

Por otro lado, cuando nos encontramos en la otra vida, las puertas hacen algo diferente. Después de que nuestras pruebas terrenales hayan terminado, queremos que las puertas permanezcan abiertas. 

Cuando las puertas están cerradas, se evita el paso de personas que entran o salen. Dicho esto, ¿quién está detrás y quién está fuera de esas puertas?

La Iglesia querrá abrir las puertas para liberar a los espíritus cautivos. Los que son prisioneros allá, querrán que éstas se abran para ser liberados.

“Mas yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. -Mateo 16:18

reapertura de templo de Buenos Aires

Templo de Buenos Aires, Argentina

¿Por qué las puertas no “prevalecerán”? ¿Por qué la Iglesia?

Si las puertas no pueden impedir el paso, no prevalecen contra la persona que desea pasar. No prevalecen contra la Iglesia porque, como miembros de la Iglesia de Jesucristo, realizamos una obra muy importante para quienes se encuentran prisioneros detrás de esas puertas. 

La redención de los muertos.

Cuando hacemos las ordenanzas vicarias por los muertos, estamos forzando a que se abran las puertas del infierno permitiendo así que los espíritus de aquellos por quienes hemos hecho la obra en el templo puedan tener la oportunidad de ser libres.

No prevalecen contra nosotros porque no pueden resistir el poder de Dios.

También me gustaría compartir esto aplicado a otra perspectiva.

“Entonces el Rey dirá a los que estén a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí.

Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te sustentamos?, ¿o sediento y te dimos de beber? 

¿Y cuándo te vimos forastero y te recogimos?, ¿o desnudo y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?

Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos, mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

Entonces dirá también a los que estén a la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles”. -Mateo 25: 34-41

¿De qué prisión crees que estaba hablando el Señor? Creo que el Señor quiso dar un mayor significado que el del sistema de justicia de cualquier nación en la que vivamos. El Señor estaba hablando de la cárcel espiritual. 

En la tierra, estamos atados a nuestros pecados y separados de Dios. Después de esta vida, hay una prisión espiritual que se abrirá sólo para quienes realicen las ordenanzas del templo.

Por medio del templo, tenemos la oportunidad de ir a las puertas del infierno y liberar a los espíritus que han dormido hace mucho tiempo.

El bautismo les permite salir de la cárcel. El sacramento del pan y el agua son parte de esa ordenanza. Los alimentamos espiritualmente y calmamos su sed (3 Nefi 18: 9, 3 Nefi 19:13). Las ordenanzas del templo visten al desnudo. Invitamos a todos los forasteros a formar parte del redil de Dios.

“Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos con los santos, y miembros de la familia de Dios”. -Efesios 2:19

En la actualidad, debido al cierre temporal de los templos a causa de la pandemia, no se nos permite realizar este servicio tan importante para nuestros antepasados.

Ellos nos necesitan. Y esperamos con ansias el día en que podamos continuar la obra por los muertos para que el Señor pueda decir:

“Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo”.

Fuente: askgramps.org

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *