Pregunta y respuesta: ¿Qué es el Convenio Abrahámico?

convenio abrahámico

En el Antiguo Testamento y en las escrituras Santos de los Últimos Días, aprendemos sobre un convenio muy importante y multifacético que Dios hizo con el patriarca del Antiguo Testamento, Abraham, debido a su fidelidad.

En el siguiente video, te explicamos brevemente todo lo que debes saber sobre el convenio abrahámico.

El presidente Russell M. Nelson con frecuencia comparte mensajes y discursos sobre el pueblo de Israel. Nos enseñó que Israel significa “que Dios prevalezca”, y nos ha recordado que la obra de recoger al Israel disperso es “la obra más importante del mundo”.

El presidente Nelson enseñó además que, como hijos del convenio, es nuestra obligación ser parte de la obra sagrada de recoger al Israel disperso. Pero, ¿cuál es exactamente nuestra promesa como hijos del convenio abrahámico?

Entre las promesas hechas a Abraham estaban las siguientes:

•Su posteridad sería numerosa (Génesis 17:5–6; Abraham 2:9; 3:14)

•Su simiente, o descendencia, recibiría el Evangelio y poseería el sacerdocio (Abraham 2:9)

•Mediante el ministerio de su simiente, todas las familias de la tierra serán bendecidas con las bendiciones del Evangelio (salvación y vida eterna). (Abraham 2:11)

Abraham y Sara. Créditos: Lars Justinen

Por lo tanto, principalmente, nuestro deber como hijos del convenio abrahámico es difundir el evangelio primero a nuestros propios hijos y luego al resto del mundo.

El presidente Nelson enseñó que el palo de Judá, sus descendientes, era responsable de preparar al mundo para la primera venida del Señor.

En un discurso para un devocional de BYU, el profeta expresó:

“Por otro lado, la responsabilidad de preparar a quienes liderarán el mundo para la segunda venida del Señor fue asignada al linaje de José, a través de Efraín y Manasés”.

¿Cómo participamos de esta gran obra?

Créditos: Adam Fondren, Church News

Obviamente, una forma de participar de la obra misional es prepararse para servir en una misión de tiempo completo. El presidente Nelson también reiteró:

“Hoy reafirmo enfáticamente que el Señor ha pedido a cada hombre joven digno y capaz que se prepare para la misión y sirva en ella. Para los hombres jóvenes Santos de los Últimos Días, el servicio misional es una responsabilidad del sacerdocio.

A ustedes, hombres jóvenes, se les ha reservado para esta época en que tiene lugar el prometido recogimiento de Israel. Al servir en misiones, ¡desempeñan una función crucial en este evento sin precedentes!”

También habló de la poderosa contribución de las mujeres jóvenes y los misioneros mayores e invitó a todos a “orar para saber si el Señor desea que sirvan en una misión”.

Servir como misioneros es una forma poderosa y necesaria de difundir el Evangelio y preparar al mundo para la segunda venida del Señor.

Pero, ¿qué podemos hacer si no somos misioneros de tiempo completo?

Bautisterio del Templo de Salt Lake. Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Encontrar nombres para llevar al templo con el fin de hacer ordenanzas salvadoras en representación de nuestros antepasados ​​fallecidos es una parte fundamental en el recogimiento del Israel disperso y nos ayuda a guardar nuestro convenio abrahámico.

Actualmente contamos con muchos recursos que pueden ayudarnos en este proceso, haciendo que encontrar nombres sea mucho más fácil. Si necesitas ayuda para comenzar tu historia familiar, puedes comunicarte con el consultor de historia familiar de tu barrio o estaca.

El presidente Nelson confirmó esto al decir:

“La obra misional es solo el comienzo de esa bendición. El cumplimiento, la consumación, de esas bendiciones llega cuando aquellos que han entrado en las aguas del bautismo perfeccionan sus vidas hasta el punto de poder entrar en el Santo Templo. Recibir una investidura en el templo sella a los miembros de la Iglesia al convenio abrahámico”.

Ya sea que se trate de una persona viva o que haya fallecido, queremos ayudar a todos los que podamos a recibir las bendiciones y las ordenanzas del sacerdocio disponibles en el templo.

Dentro y fuera de nuestra casa

Imagen: Canva

Puede ser tentador sentir que la obra misional realizada fuera de nuestros hogares es más gratificante que la obra misional realizada dentro de ella. No caigas en la trampa de olvidar la necesidad de las cosas pequeñas y sencillas.

Como explicó la hermana Julie B. Beck, el simple hecho de ser una “madre que sabe” puede ejercer una poderosa influencia sobre los jóvenes conversos en nuestros propios hogares.

“Cuando las madres saben quiénes son, quién es Dios, y han hecho convenio con Él, tendrán gran poder e influencia para el bien de sus hijos”.

Fue el mismo hombre, el presidente David O. McKay, quien enseñó que “todo miembro es un misionero” y que “ningún otro éxito puede compensar el fracaso en el hogar”.

Nuestra responsabilidad de compartir el Evangelio con todo el mundo comienza con llevarnos a nosotros mismos y a nuestras familias a realizar convenios bautismales y del templo.

Mediante del convenio abrahámico, todas las naciones de la tierra pueden ser bendecidas, incluidos nosotros y nuestras familias. ¡Cuán misericordioso es el Dios de Abraham que nos ha provisto un camino!

Fuente: LdsDaily

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *