Preguntas y respuestas sobre el Evangelio: ¿Qué puedo hacer para recibir un milagro?

oración

¿Qué puedo hacer para recibir un milagro o una intervención divina?

Para empezar, quiero expresar mi más sincero amor y preocupación por todos aquellos que se hacen esta pregunta.

Esta pregunta expresa verdadera fe en medio de los desafíos. Tienes razón en confiar en que Dios lo PUEDE todo, pero ¿cómo sabemos que LO HARÁ?

Para responder esta pregunta necesitamos hablar sobre nuestros deseos, la voluntad de Dios y, por supuesto, la fe.

Profundicemos en la palabra del Señor para encontrar ayuda.

Paciencia

paciencia

imagen: Canva

También te puede interesarEl ayuno no es pasar hambre, es traer a nuestra vida los milagros de los cielos

Un versículo en Hebreos guarda una promesa y nos recuerda que la paciencia es un elemento clave mientras buscamos la ayuda del cielo.

El versículo dice que podemos recibir la bendición que buscamos si somos pacientes y hacemos la voluntad de Dios.

“Porque la paciencia os es necesaria, para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”. (Hebreos 10:36)

A veces, la paciencia y seguir cumpliendo con la voluntad del Padre, más que solo un momento, es verdaderamente todo lo que se requiere. La bendición que buscamos está disponible, pero todavía no. Eso es alentador.

Aun así, a veces, la bendición que buscamos requiere más de nosotros.

Fe

Imagen: Canva

Asimismo, se requiere fe para recibir el milagro que deseamos, como se ve aquí en el libro de Daniel.

“Si es así, nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tus manos, oh rey, él nos librará.

Y si no, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado”. (Daniel 3:17-18)

Sadrac, Mesac y Abed-nego tenían fe en que serían salvados. Sin embargo, también tenían fe a pesar de que quizás no fueran salvados. Eso significa que permanecerían fieles y sumisos a la voluntad del Señor, incluso si Su voluntad no coincidía con su propia voluntad.

Sin embargo, no sabemos cuánto tiempo se nos puede exigir que hagamos la voluntad de Dios antes de recibir la bendición. En este caso, debemos recordar que Dios ve nuestras vidas de manera diferente a nosotros y Su línea de tiempo es diferente a la nuestra.

La voluntad del Padre

bondad

Imagen: La Iglesia de Jesucristo

Sin embargo, la fe tampoco es el único factor. ¿Quién podría ser más fiel que el mismo Salvador? No obstante, cuando pidió: “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa”, la copa no fue quitada y Cristo soportó beber esa amarga copa.

Cristo entendió la relación entre ejercer fe y someterse a la voluntad del Padre porque terminó con “pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”.

Por tanto, la recepción de nuestro milagro depende de nuestra paciencia y fe, pero también de cuál sea la voluntad de Dios. A veces, Él nos informa a través de Su Espíritu cuál es Su voluntad, pero en otras ocasiones no.

Fuente: Shutterstock

Sobre todo, confiamos en que Él tiene un plan para nosotros y que, en última instancia, será mejor que el plan que teníamos para nosotros mismos.

El élder Joseph B. Wirthlin prometió:

“Aunque quizás no llegue en el momento que deseemos, los fieles sabrán que toda lágrima de hoy, con el tiempo, será compensada cien veces con lágrimas de regocijo y de gratitud”.

La bendición que buscamos vendrá o no. No obstante, debes confiar en que se nos dará cien veces más la bendición que buscábamos en el tiempo de Dios.

No dejes bendiciones sueltas

diezmo bendiciones

Fuente: Unsplash

A veces, somos sumisos a la voluntad del Padre sin ejercer ninguna fe en Él.

Sentimos o nos comportamos como si Él hiciera simplemente lo que desea, independientemente de nuestro papel en ello. No obstante, eso no es así.

Carecer de la fe para pedir y actuar de acuerdo con las bendiciones que buscamos significa que dejamos bendiciones sobre la mesa que Él nos habría dado, si tan solo hubiéramos tenido la fe para pedirlas.

alcanzar tus objetivos

Foto: Unsplash

Mateo 7:9-12 dice:

“¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?

¿Y si le pide un pez, le dará una serpiente?

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le piden?”

El Señor tiene un buen regalo para ti: pídelo y lo recibirás. Puede que no sea el regalo que pensabas que necesitabas. No obstante, Él da los mejores regalos y si eres paciente, fiel y pides, Él tendrá un regalo para ti y será todo lo que realmente necesitas.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Rebeca Wright y fue publicado en LDS Daily con el título “Gospel Q&A: What Do I Do When I Need a Miracle?

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *