Una perspicaz investigadora de quince años aprendió sobre el velo del olvido. En su mente, esta doctrina abrió la caja de Pandora con preguntas frecuentes, que como miembros de la Iglesia solemos dar por sentado.

También te puede interesar:¿Dónde se encuentra el mundo de los espíritus? El Presidente Nelson da unas respuestas fascinantes

Aquí están las preguntas que hizo y nuestro mejor intento por responderlas.

1. Si tenemos una vida pre-terrenal, ¿significa que pudimos haber conocido personas antes de venir a la Tierra?, ¿como amigos y familiares o personas famosas o George Washington, la Madre Teresa o Hitler?

familia-eterna

Families are meant to be eternal.

Todos los hijos de nuestros Padres Celestiales vivieron con ellos antes de venir a la Tierra (Eclesiastés 12:7). Sabemos muy poco sobre lo que hicimos allí, pero hay algunas cosas que podemos deducir que sucedieron gracias a las escrituras.

  • Tomamos decisiones y desarrollamos nuestros dones y talentos. (Alma 13:3
  • Al menos algunas personas conocían sus conexiones familiares. Sabemos esto porque algunas personas fueron predestinadas a posiciones de liderazgo (Abraham 3:23), y en el Antiguo Testamento algunas posiciones de liderazgo requerían un linaje familiar específico (Números 18: 1)
  • Nos sentamos en los grandes concilios (Historia de la Iglesia, Volumen 6, página 314, también Abraham 3: 22-28)

A partir de esos pocos puntos, podemos deducir casi con certeza que sí, nos asociamos con otras personas en la vida pre-terrenal, sólo que obviamente que no hay forma de saber quiénes son esas personas.

2. ¿Recuperaremos los recuerdos de la vida pre-mortal después de morir?

El presidente Russell M. Nelson enseñó:

“A pesar de que a tu espíritu se le puso por delante un velo de olvido en el momento de nacer en este mundo, retuvo la capacidad de recordar todo lo que le sucede, registrando con precisión todos los acontecimientos de la vida.”(El Autodominio).

Así que concluimos que nuestros espíritus absolutamente retienen esos recuerdos. Entonces, ¿cuándo recuperamos esos recuerdos?

Los Santos de los Últimos Días se refieren a olvidar estos recuerdos como el velo, y a menudo se refieren a la vida pre-mortal como “el primer estado” lo cual debería ayudarnos a comprender esta cita.

El apóstol Neal A. Maxwell enseñó:

“El velo del olvido del primer estado al parecer no se quitó repentinamente, de forma automática y total en el momento de nuestra muerte temporal. Este velo, una condición de todo nuestro segundo estado, es parte de nuestro tiempo mortal y desafíos y pruebas y de superación por fe, y como consecuencia continúa, en ciertos aspectos clave, en el mundo de los espíritus.” (El mundo de los espíritus y la redención de los muertos)

Entonces no recuperamos esos recuerdos inmediatamente después de morir, pero lo haremos de manera gradual. Sabemos que recuperamos todos nuestros recuerdos para el momento del juicio (Alma 5:18; 11:43).

En resumen:

Sí, recuperamos nuestros recuerdos de la vida pre-terrenal. No, no vuelven inmediatamente después de la muerte, pero vuelven gradualmente. Sí, estarán de vuelta en su totalidad antes del juicio.

3. ¿Acaso eso no significa que la gente podría cambiar? Es decir, si alguien llevara una vida mala pero recuperara sus recuerdos pre-mortales después de morir, ¿eso no los cambiaría como persona?

Esa es una excelente pregunta.

De hecho, esa es una pregunta muy similar a la Amulek respondió cuando les habló a los Zoramitas inicuos. (Alma 34)

  • No puedes decir que te arrepentirás después de morir
  • Porque el mismo espíritu que tenemos en la Tierra lo tendremos después de morir
  • Si somos el tipo de persona que si se niega a arrepentirse aquí, seremos el tipo de persona que se niegue a arrepentirse allá.

Evidentemente tenemos una personalidad eterna. Amulek respondió la pregunta con un “No.” Si vives una mala vida, no cambiarás después de que mueres.

Recuerda la cita del Presidente Nelson y el hecho de que desarrollamos personalidades en la vida pre-terrenal. Aunque nacemos sin los recuerdos de nuestra vida pre-terrenal, nuestros espíritus sí lo recuerdan y conservamos las fortalezas y la personalidad que desarrollamos allí.

De hecho, parte del propósito de esta vida y el velo del olvido era probar qué tipo de persona realmente éramos (Abraham 3:25) sin la influencia directa de nuestros recuerdos.

El Profeta, Joseph Fielding Smith explicó:

“En nuestra existencia anterior o espiritual (vida pre-mortal), caminábamos por la vista. Estábamos en la presencia del Padre y del Hijo y fuimos instruidos por ellos bajo su presencia personal. En esta vida mortal o segundo estado, el Señor quiso que anduviéramos por fe y no por vista, para que podamos, con el gran don de la albedrío, ser probados.”

Recordar nuestra vida pre-terrenal no nos habría cambiado fundamentalmente como persona, pero recordarla nos habría hecho actuar por temor y conocimiento. Nunca podríamos habernos probado nosotros mismos. Entonces, los hechos de esta vida revelan quienes somos en realidad.

4. ¿Cómo juzgaría Dios a esa persona en el Día del Juicio?, ¿qué pasa si son como Hitler en la vida pero cambian después de la muerte y se convierten en alguien completamente diferente?, ¿entonces qué pasa?, ¿qué sucede cuando las personas malvadas cambian de opinión?

Teniendo en cuenta que no cambiamos drásticamente cuando recuperamos nuestros recuerdos, todos serán juzgados sobre la misma base.

Las escrituras con frecuencia nos refieren a las cosas con las que seremos juzgados:

  • Pensamientos
  • Deseos
  • Comportamiento
  • Palabras

Obviamente, también seremos salvados en el juicio por la gracia y la misericordia de Cristo, pero el hecho de que no cambiemos de manera drástica al recuperar nuestros recuerdos, no significa que no haya lugar para un cambio después de la muerte.

Debido a que hacemos las ordenanzas del templo, sabemos que las personas que no recibieron el evangelio en esta vida todavía tienen la oportunidad de recibirlo. En última instancia, seremos juzgados por quienes hemos llegado a ser como resultado de toda nuestra existencia, tanto en vidas pre-mortales, mortales y post-mortales.

Dallin H. Oaks enseñó:

“Concluimos que el juicio final no es simplemente una evaluación de la suma total de las obras buenas y malas, o sea, lo que hemos hecho. Es un reconocimiento del efecto final que tienen nuestros hechos y pensamientos, o sea, lo que hemos llegado a ser.

No es suficiente que cualquiera tan sólo actúe mecánicamente. Los mandamientos, las ordenanzas y los convenios del Evangelio no son una lista de depósitos que tenemos que hacer en alguna cuenta celestial. El Evangelio de Jesucristo es un plan que nos muestra cómo llegar a ser lo que nuestro Padre Celestial desea que lleguemos a ser.” (El Desafío de lo que Debemos Llegar a ser)

Entonces, si después de esta vida nos convertimos en alguien completamente diferente (que como Amulek enseñó es poco probable) entonces seríamos juzgados sobre a quién nos habíamos convertido en ese momento.

5. ¿Pueden los espíritus que todavía no han nacido visitar los espíritus de los muertos?, ¿Son la vida pre-mortal, la prisión espiritual y el paraíso diferentes lugares o son los mismos/similares?

Antes de nacer, vivíamos con Dios. Él vive en el Reino Celestial (DyC 76:62). El mundo de los espíritus no está en el Reino Celestial. Brigham Young enseñó:

“Cuando dejen ustedes aquí su cuerpo, ¿a dónde irán? Al mundo de los espíritus… ¿Dónde está el mundo de los espíritus? Está aquí mismo… ¿Van más allá de los límites de la tierra organizada? No. Vienen a esta tierra.” (El Libro de Mormón: Manual del Alumno)

¿Podría Dios permitir que un espíritu no nacido abandone el Reino Celestial y visite los espíritus de los muertos en la Tierra? No estoy familiarizado con ninguna escritura o cita que conteste esta pregunta de una forma u otra.

Lo que sí sabemos es que “aquellos del celestial visitarán a los del reino terrestre.”, gracias a las declaraciones del Profeta Joseph Fielding Smith, y por el contexto de sus comentarios es claro que también quiso decir que aquellos en el Reino Celestial podrían visitar también a aquellos en el Terrestre.

Pero nadie vivirá en los Reinos Terrestre o Telestial hasta después de que todos hayan nacido (Apocalipsis 20: 5)

6. ¿Qué le sucede exactamente a Satanás en el Día del Juicio?, ¿Sufrirá por la eternidad o alguna vez dejará de existir?

José Smith aprendió exactamente lo que le sucedería a Satanás en el día del juicio. En una revelación en DyC 133:73, aprendemos que el diablo y sus ángeles serán arrojados a la “tinieblas de afuera”. Generalmente sabemos muy poco sobre las tinieblas de afuera, aunque las escrituras a menudo lo describen como “llanto y crujir de dientes.”

DyC 76:44 también lo llama un “castigo perpetuo” y “eterno”, lo que sugiere bastante que él sufrirá por la eternidad. Pero, debido a que lo mencionaste, algunos Profetas han especulado que el castigo es eterno precisamente porque dejarán de existir.

Por ejemplo, Brigham Young dijo: “[Aquellos que van a las tinieblas de afuera] rechazan una existencia eterna en una capacidad organizada, y se contentan con descomponerse, y de… la destrucción del ser organizado, terminando toda su descomposición.”

En DyC 76:48 aprendemos que cuando se trata de los que están en las tinieblas de afuera “no el ancho, la altura, la profundidad ni la miseria de eso, ni tampoco hombre alguno, sino la condenada.”

Entonces, se nos dice que, al final, no podemos entender lo que sucede allí, de modo que decir cualquier otra cosa realmente sería una especulación.

7. Si Satanás aceptara a Dios, ¿se le permitiría entrar en el reino terrestre o está eternamente condenado sin importar nada?

Es difícil especular sobre lo hipotético ya que sabemos por revelación exactamente lo qué le sucederá al diablo. Si acaso el diablo está condenado a las tinieblas de afuera sin importar lo que lo elija, o si Dios simplemente sabe que el diablo nunca elegirá el bien, eso no lo sabemos.

Este artículo fue escrito originalmente por Christopher D. Cunningham y fue publicado por mormonhub.com el título: “Todo lo que olvidó sobre el velo (o nunca lo supo en primer lugar)”