Éste es el segundo de dos artículos sobre el Plan de Salvación: el plan de Dios para llevarnos de regreso a nuestro hogar celestial.

Si no has leído el primer artículo, haz clic aquí para leerlo y puedas entender lo que hablaremos a continuación.

También te puede interesar¿De dónde venimos? ¿Existí antes de nacer?

En el último video cubrimos la existencia premortal y la importancia de Jesucristo en el plan de Dios. En este video hablaremos acerca de qué es el evangelio de Jesucristo, el propósito de la vida y lo que nos sucede después de morir.

¡Muy bien! Básicamente, el evangelio de Jesucristo se compone de las enseñanzas y la expiación de Cristo. Moldear nuestras vidas según Su evangelio nos prepara para heredar el don de la vida eterna. Si tuviéramos que resumir el evangelio en cinco puntos, estos serían:

1. Necesitamos tener fe en Jesucristo.

2. Necesitamos mostrar esa fe al arrepentirnos de nuestros pecados.

3. Necesitamos seguir el ejemplo de Cristo y bautizarnos.

4. Después del bautismo, necesitamos recibir el don del Espíritu Santo mediante la imposición de manos.

5. Finalmente, tenemos que perseverar. Tenemos que seguir intentándolo, seguir arrepintiéndonos, seguir a Cristo a lo largo de nuestras vidas. A esto le llamamos “perseverar hasta el fin”.

En pocas palabras: Aprender, vivir y encontrar la felicidad en el evangelio de Jesucristo es el propósito de la vida. 

Así es la vida y, luego, mueres. Pero, aquí es donde las cosas se ponen interesantes y surgen diferentes opiniones. ¿Qué pasa después? Esto es lo que creen los Santos de los Últimos Días:

Tu cuerpo es colocado 1,80 m bajo tierra. Sin embargo, tu espíritu va a una especie de “sala de espera” espiritual que simplemente llamamos “el mundo de los espíritus”. Éste no se encuentra en un mundo diferente, todavía está aquí, pero no puedes verlo.

Llámalo una “dimensión diferente” si quieres inquietarte al respecto. De todos modos, ¿qué esperarás en esta sala de espera? La resurrección y el juicio final.

Mundo de los espíritus

mundo de los espíritus

El mundo de los espíritus no es el cielo ni el infierno en el sentido de que es tu lugar de descanso eterno. Pero, está separado en una especie de prisión espiritual para los malvados y un paraíso espiritual para los justos.

Los malvados que rechazan la expiación de Cristo tendrán que pagar por sus propios pecados en esta prisión espiritual. En ese sentido, éste será un “infierno” temporal.

Ahora, recordarás que de acuerdo con el evangelio de Jesucristo, necesitamos bautizarnos. Bueno, ¿qué pasa con los miles de millones de personas que mueren sin siquiera escuchar acerca de Jesucristo? ¿Es justo que los envíen directamente al infierno?

Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo que el que no naciere de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. (Juan 3: 5)

Los Santos de los Últimos Días creen que los espíritus justos en el mundo de los espíritus predicarán el evangelio a aquellos que no pudieron escucharlo en sus vidas. Mientras tanto, en los templos Santos de los Últimos Días, aquí en la mortalidad, hacemos bautismos en nombre de los antepasados fallecidos, que tendrán la oportunidad de aceptar o rechazar el evangelio, en el mundo de los espíritus, una vez que lo escuchen. Genial, ¿verdad?

El Milenio

De todos modos, eventualmente el mundo en el que vivimos se volverá un desastre y Cristo vendrá nuevamente. Este evento marca el comienzo de algo que los Santos de los Últimos Días llaman el Milenio. Puedes leer sobre este tema en Apocalipsis 20. ¡Okay! Ahora pasemos a la resurrección.

Todos los que vivieron en la tierra, malvados o justos, resucitarán (Hechos 24:15). Después de la muerte, recuperaremos nuestros cuerpos físicos. Pero, esta vez serán inmortales y perfeccionados como el cuerpo de Cristo.

El alma será restaurada al cuerpo, y el cuerpo al alma; sí, y todo miembro y coyuntura serán restablecidos a su cuerpo; sí, ni un cabello de la cabeza se perderá, sino que todo será restablecido a su propia y perfecta forma. (Alma 40:23)

Si tienes distrofia muscular, no la tendrás después de la resurrección. Si tienes diabetes, desaparecerá. Si tú o un ser querido ha sido diagnosticado con mesotelioma, no tendrás que preocuparte por eso.

De lo que tendrás que preocuparte es del juicio final, que es lo que sucederá después. Serás juzgado según tus decisiones, acciones, pensamientos, intenciones, circunstancias, química, los desafíos que enfrentaste en la mortalidad, todo se tendrá en cuenta en el juicio. 

Juicio final

En toda secta del cristianismo en la que puedo pensar, serás juzgado y enviado al cielo o al infierno. La doctrina de los Santos de los Últimos Días es ligeramente diferente y, en mi opinión, mucho más misericordiosa. Creemos en tres niveles o reinos celestiales.

El Padre Celestial y Jesucristo viven en el Reino Celestial (DyC 76:70). Aquí es a donde irán los justos que aceptaron a Cristo y Su evangelio.

El siguiente es el Reino Terrenal (DyC 76:71). Las personas que fueron honorables, pero fueron “cegadas por la astucia de los hombres” o personas, incluso Santos de los Últimos Días, que “no fueron valientes en su testimonio de Jesús” durante sus vidas vendrán aquí.

El último reino es el Reino Telestial (DyC 76:81). Aquellos que rechazaron a Cristo y eligieron la maldad en esta vida vendrán aquí. No es el infierno en el sentido de estar lleno de fuego y azufre, sino que es el infierno en el sentido de saber que no alcanzaste tu potencial y elegiste el mal sobre el bien. Aquí habrá sufrimiento, pero sigue siendo un reino de gloria.

escrituras fe desafíos

Entonces, por supuesto, hay un lugar al que llamamos “tinieblas de afuera”, a donde irán Satanás y sus ángeles, del cual no sabemos mucho. También hay un pequeño grupo de personas que calificarán como “hijos de perdición”, pero no se aplica a ti, a mí ni a la mayoría de la humanidad, por lo que omitiremos eso.

El punto es: apunta al Reino Celestial. Ahí es donde está Dios. Ahí es donde las familias pueden estar juntas para siempre. Ahí es donde podemos pasar la eternidad aprendiendo a los pies de Dios.

¡Ese es el Plan de Salvación! Es un plan perfecto, justo, misericordioso y hermoso. Si tienes preguntas, envíanos un mensaje o escribe un comentario en la parte de abajo. Consulta los enlaces en la descripción para obtener más información sobre este tema… ¡fin!

Recursos adicionales