¿Intentas ser más feliz y estar más sano en 2019? Asistir a la iglesia puede ser un paso en la dirección correcta, según un nuevo análisis de Pew Research Center.

Los adultos activos en la religión, o las personas que están vinculadas con un grupo de fe y asisten a servicios religiosos al menos una vez al mes, tienen más posibilidades de involucrarse en sus comunidades y decir que son más felices que aquellos que son inactivos en la religión o no están relacionados con la religión, informó Pew, a partir de los datos de tres encuestas transnacionales.

“Más de un tercio de los adultos estadounidenses activos en la religión (36 %) se describen a sí mismos como personas muy felices, en comparación con solo un cuarto de los estadounidenses inactivos y no relacionados con la religión”, señalaron los investigadores. Entre las más de dos docenas de países encuestados, “no hay ningún país en el que los datos muestren que las personas activas en la religión sean significativamente menos felices que los demás.”

religión y bienestar

También te puede interesar: Una simple resolución para el 2019 que te hará más feliz y libre

La actividad religiosa también está asociada con algunos beneficios para la salud física, como tener menos probabilidades de fumar o beber, señalaron los investigadores. Sin embargo, no parece aumentar la frecuencia de ejercicio, reducir los índices de obesidad o hacer que las personas se describan a sí mismas como “muy sanas.”

Pew no afirma que la actividad religiosa provoque estos resultados positivos en la salud, dijo Joey Marshall, investigador de la organización. El análisis solo señala que los adultos activos en la religión se destacan de otros en algunas medidas de bienestar.

“No podemos probar que la religión haga a las personas más felices o más sanas. Simplemente podemos observar que las personas que son activas en la religión tienden a ser más felices y, de alguna manera, tienden a estar más sanas. “, dijo Marshall.

“Incluso esta conclusión menos dramática importa en un momento en que la práctica religiosa está cambiando en todo el mundo”, agregó Marshall.

“Este informe indica que es muy importante para nosotros observar los cambios en todo el mundo en la cantidad de personas activas en la religión. Al comparar a los que están muy comprometidos con las prácticas religiosas y el resto de la población, vemos ‘grandes brechas de bienestar’”, dijo Marshall.

La religión y la salud

religión y bienestar

Durante mucho tiempo, la relación entre la religión y la salud ha sido una fuente de fascinación para los investigadores, los líderes religiosos y las personas comunes. Los eruditos famosos como Émile Durkheim, Sigmund Freud y Friedrich Nietzsche intentaron probar que la práctica religiosa tiene consecuencias para la salud mental. Sin embargo, principalmente, plantearon hipótesis en lugar de realizar encuestas rigurosas.

De manera más reciente, los expertos han analizado la influencia de la religión en la salud física, utilizando nuevas técnicas de encuestas para extraer conclusiones interesantes.

“Muchos de los estudios que se publicaron durante los últimos 30 años encontraron que las personas religiosas tienden a vivir más tiempo, enfermarse con menos frecuencia y tienen una mejor capacidad para lidiar con el estrés”, informó Pew.

Puntos clave

religión y bienestar

Allen Grahn, de 77 años, practicando yoga en la Iglesia Luterana Evangélica de Sion en Salt Lake City.

El nuevo análisis explora los datos de más de dos docenas de países, extraídos de encuestas realizadas por Pew, la Asociación Mundial de Encuestas de Valores y el Programa Internacional de Encuestas Sociales. El análisis se centra en ocho indicadores de salud, que incluyen los hábitos de ejercicio y la autoevaluación de los niveles de felicidad.

Una de las metas de Pew era demostrar cómo los adultos activos en la religión se comparan con aquellos que están asociados a un grupo de fe pero que raras veces asisten a los servicios religiosos, dijo Marshall.

Por ejemplo, en Australia, solo alrededor de un tercio de las personas inactivas en la religión (33%) o no asociadas a la religión (32%) se describen a sí mismas como personas “muy felices” en comparación con el 45% de adultos activos en la religión, informó Pew. Existen brechas similares en Japón, Uruguay, Nueva Zelanda y los Estados Unidos.

Los adultos activos en la religión también se destacan en medidas de participación cívica,  lo que algunos expertos creen que mejora la salud mental. En muchos de los países estudiados, las personas activas en la religión tienen más probabilidades que otros adultos de participar en las organizaciones no religiosas y votar en las elecciones nacionales.

religión y bienestar

Rollie Westman practicando yoga en la Iglesia Luterana Evangélica Sion en Salt Lake City.

“En los Estados Unidos, el 58% de los adultos activos en la religión dicen que también son activos en al menos otro tipo de organización voluntaria (no religiosa)”, informó Pew. “Solo la mitad de todos los adultos inactivos en la religión (51%) y menos de la mitad de los adultos no asociados a la religión (39%) dicen lo mismo.”

Sin embargo, unirse y luego asistir regularmente a una casa de adoración no beneficia a las personas en general. Los adultos activos en la religión no tienen más probabilidades que los demás de hacer ejercicios regularmente o tener un peso saludable.

“Si bien, en muchos países, las personas activas en la religión tienen menos probabilidades que los demás de decir que beben con frecuencia o fuman algunas veces, no tienen más probabilidades de ejercitarse con regularidad o tener un índice de masa corporal menor a 30”, informó Pew. “En todo caso, las personas que no son activas en la religión tienen más probabilidades de decir que se ejercitan varias veces a la semana.”

Algunos líderes religiosos ya están trabajando para mejorar estos resultados, según informó Deseret News en 2017. Por ejemplo, la Iglesia Luterana Evangélica Sion en Salt Lake City ofrece una clase de ejercicios de yoga tres veces por semana.

Próximos pasos

religión y bienestar

Judy Patten practicando yoga en la Iglesia Luterana Evangélica Sion en Salt Lake City.

Como señaló Marshall, Pew no probó que la práctica religiosa pueda reemplazar las vacunas o las píldoras como protección contra los problemas de salud. Se necesita investigar más para probar la causalidad.

Pero, los investigadores sí revelaron las diferencias entre las personas que asisten regularmente a los servicios de adoración y aquellas que simplemente se identifican con un grupo de fe en las medidas de bienestar, lo que puede guiar a encuestas y análisis futuros.

“Uno de los puntos clave de este informe es que no es suficiente identificarse como una persona religiosa” si deseas obtener beneficios para tu salud que deriven del aumento de las relaciones sociales, dijo Marshall.

Aquellas personas interesadas en la salud pública tal vez deseen centrarse en los adultos activos en la religión en lugar de preocuparse por cuántos adultos inactivos se vuelven nada en la religión, informó Pew. Intentar que las personas asistan a los servicios de adoración parece ser un mejor uso de recursos y energía que intentar asegurarse que las personas todavía sostengan una identidad religiosa.

religión y bienestar

Martha Westman practicando yoga en la Iglesia Luterana Evangélica Sion en Salt Lake City.

“Puede ser que el tamaño futuro de las poblaciones activas en la religión sea más significativo para los resultados considerados en este informe”, señalaron los investigadores.

La nueva investigación de Pew también contiene lecciones para los líderes religiosos, que quieren seguir siendo relevantes en medio de los cambios demográficos en los Estados Unidos y en todo el mundo. Algunas iglesias han tratado de ampliar su alcance mediante la transmisión de servicios de adoración en línea, como observó Laura Turner, una comentarista cristiana, en una columna reciente de The New York Times.

“Ya no tendrás que salir de tu casa para interactuar con otros fieles. Puedes hacerlo todo desde la comodidad y el aislamiento de tu propia casa”, escribió.

Este enfoque puede debilitar la capacidad de un grupo de fe para fortalecer las conexiones sociales, que es uno de los beneficios relacionados con la salud  que destaca en el estudio de Pew. Como dijo Turner, “Nos necesitamos unos a otros”.

Este artículo fue escrito originalmente por Deseret News y fue publicado en deseretnews.com con el título “Does Faith Make You Happier? New Research Explores Links Between Religion and Well-Being.”