¿Qué es el Rosh Hashaná? Conociendo a nuestro hermanos judíos

Rosh Hashaná

El Rosh Hashaná, traducido como “cabeza del año” (rosh = cabeza; ha = el; shana = año), es la festividad que marca el comienzo del año nuevo judío. 

Este Rosh Hashaná marca el inicio del año hebreo número 5,782 y comienza desde la puesta del Sol del día en referencia hasta la tarde del siguiente día.

Pero la festividad es mucho más que simplemente hacer un check en el calendario hebreo.

El Rosh Hashaná viene inmediatamente después del mes de Elul, que es un período de introspección que prepara a los judíos para los “Días Temibles”.

También te puede interesar:Lo que no sabías del futuro templo en Dubái “

Durante Elul, se dice que “el Rey está en el campo” , lo que significa que Dios está morando entre nosotros, acercándose a nosotros, extendiendo Su mano, y que, de manera similar, nosotros debemos volver nuestros corazones y mentes a Él.

Durante este mes, los judíos tocan el shofar, un cuerno de carnero. Su sonido les recuerda los días festivos que están por venir, despertando sus almas para la reflexión de su comportamiento espiritual y así prepararse emocionalmente para el Rosh Hashaná y el Yom Kipur.

También se recitan oraciones especiales durante todo el mes de Elul.

Un Día de reflexión

El periodo de Elul terminó con la puesta de sol del lunes 6 de septiembre y dio inicio al nuevo mes de Tishrei y, con él, Rosh Hashaná.

El Rosh Hashaná no solo marca el año nuevo, sino que también es el comienzo de los Días Temibles, Yamim Noraim, que culminan con Yom Kipur, los Días del Perdón, que comenzará al atardecer del 15 de septiembre.

Se cree que Dios creó a Adán y Eva en Rosh Hashaná y que ellos pecaron, y fueron juzgados y perdonados, el mismo día. De cierto modo, todos volvemos a ser creados, volvemos a nacer (y ser juzgados) durante los Días Temibles. 

Como es de esperar, este período es muy importante para nuestros hermanos judíos.

¿Qué pasa en el Rosh Hashaná?

Los judíos creen que, durante Rosh Hashaná, Dios abre tres libros y decide nuestro destino para el próximo año. 

Los justos están inscritos en el Libro de la Vida, los inicuos en el Libro de la Muerte y aquellos que no son totalmente justos ni totalmente inicuos, es decir, la mayoría de nosotros, se queda en el limbo mientras Dios sopesa sus obras para luego juzgarlos.

Hay una plegaría litúrgica judía que resume este proceso maravillosamente y mucho mejor que yo. Escrito en Europa en el siglo XI o XII, “Unetane Tokef”, “Cedamos el poder”, es parte de los servicios de Rosh Hashaná en cualquier sinagoga. 

La conmovedora plegaria dice: 

“En Rosh Hashaná serán inscritos y en Yom Kippur serán sellados”.

Es por eso, además de desearse unos a otros Shaná Tová, un buen año, o Shaná Tová Umetuká, un año bueno y dulce, durante el período entre Rosh Hashaná y Yom Kippur, incluso los judíos más seculares se pueden decir unos a otros “Gmar Jatimá Tová” que se traduce literalmente como “que tengas un buen sellado final” o “que el sello sea bueno”. 

En otras palabras, “que seas sellado en el Libro de la Vida”.

Algunos judíos también realizan buenas acciones, Mitzvot, durante este período con la esperanza de inclinar la balanza a su favor.

¿Por qué los judíos celebran el año nuevo en septiembre (o, a veces, en octubre)?

Existe una conexión con la celebración de la Pascua en primavera, que también se considera un año nuevo (en realidad, se tienen cuatro años nuevos, aunque el año numérico cambia solo en Rosh Hashaná). 

Algunos dicen que se celebra esta festividad en otoño debido al tiempo que estuvieron los judíos en el antiguo Egipto, cuyo éxodo está marcado por la Pascua.

¿Por qué la fecha de Rosh Hashaná cambia cada año?

En resumen, es porque el calendario hebreo es un calendario lunar, el cual predecía al calendario gregoriano, que es solar. 

Periódicamente, sin embargo, se realizan ajustes para tener en cuenta la discrepancia entre el calendario solar y el calendario lunar para mantener el calendario festivo judío sincronizado con las estaciones. 

Si bien el calendario musulmán también es lunar, éste no incluye el mismo tipo de ajustes, por eso el Ramadán se observa en enero un año y luego en junio después de algunos años después.

El concepto judío de los días también es diferente al del calendario gregoriano: los días judíos comienzan y terminan al atardecer. Es por eso que el Shabat y las festividades, incluido el Rosh Hashaná, comienzan y terminan por la noche.

¿Por qué el Rosh Hashaná dura dos días?

Jerusalén

Porque a Dios le toma mucho tiempo decidir cuál será nuestro destino.

Es una broma, es parte del humor judío.

La respuesta clásica es porque “Es complicado”.

Aunque la Biblia hebrea decreta que se observa esta festividad en un día, la duración de dos días del Rosh Hashaná es una prueba de su antigüedad. 

Cuando alguien en Jerusalén tenían que ver físicamente la luna para declarar el comienzo del nuevo mes, éste necesitaba tiempo para poder decírcelo a los demás. En ese tiempo no existía el WhatsApp.

¿Cómo se preparan los judíos para estas fechas?

Además de hacer un inventario espiritual o un inventario moral durante el Elul, se realizan oraciones y plegarias penitenciales (Selijot) en el período previo a Rosh Hashaná. 

En hebreo moderno, selija significa “Lo siento” o “Disculpa”, por lo que se piensa que el Selijot es como decir selija a Dios.

Las oraciones y las plegarias no solo se centran en el arrepentimiento, sino que también ilustran los 13 atributos de la misericordia de Dios, un poderoso recordatorio de la bondad y la gracia con las que debemos acercarnos a los demás. 

El judaísmo enseña que Dios solo puede perdonar nuestras transgresiones contra Él, pero no las malas acciones que hemos cometido contra nuestro prójimo. 

Es por eso que algunos judíos se acercan a amigos y familiares en este tiempo preparatorio para pedir perdón por haberlos lastimado en el año que está por finalizar.

¿Qué comida se prepara en Rosh Hashaná?

Los judíos tienen prohibido, por religión, preparar comida para el segundo día del primer día de Rosh Hashaná. Por lo tanto, se debe preparar suficiente comida antes de las festividades.

Históricamente, los judíos asquenazíes, que provienen de Europa del Este y que predominan sobre los judíos estadounidenses, sumergían manzanas en miel y tenían una comida festiva que incluía algunos alimentos simbólicos; sin embargo no realizaron séder formales con alimentos específicos y plegarias para acompañar esos platos.

En los últimos años, gracias a la influencia en Israel de los judíos sefardíes y mizrajíes de otras partes del mundo, los séders de Rosh Hashaná se están volviendo más populares en ambos lados del océano. 

De hecho, hoy en día, se pueden encontrar platos del séder de Rosh Hashaná que son parecidos a los que se usaban para la Pascua, algo que no se conocía hace diez años.

Si vas a uno de estos séders de Rosh Hashaná, encontrarás en la mesa muchos simanim, signos de un año propicio: manzanas y miel, la cabeza de un pescado u otro animal, dátiles, remolacha o acelga, calabazas, granadas y frijoles negros. 

Las plegarias acompañan a cada uno de los alimentos simbólicos. El pan trenzado que se parte en Shabat, una jalá redonda, es esencial y el pastel de miel también es extremadamente común.

Un Dios que ama a todos

Ya sea que seas un Santo de los Últimos Días, judío, católico, musulmán o de cualquier otra religión, respetar a nuestro prójimo y sus creencias es una muestra de amor, caridad y bondad.

Como uno de nuestros Artículos de Fe en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días dice: 

“Reclamamos el derecho de adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, y concedemos a todos los hombres el mismo privilegio: que adoren cómo, dónde o lo que deseen”. Artículo de Fe Nº 11

Amar a nuestro Dios y a nuestro prójimo no es sólo un mandamiento, es una elección. Conocer más de ellos reduce el temor, la ignorancia y toda creencia negativa que tengamos al respecto.

Si tienes alguna pregunta compártela con nosotros en la sección de comentarios y ¡que tengas un gran día!

Fuente: Deseret News

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *