Tu salud mental también importa, puedes ganar la batalla contra la ansiedad

salud mental ansiedad

El miedo y la ansiedad son reacciones que, aunque naturales, causan estrés en tiempos de incertidumbre, sin embargo todavía puedes hallar la paz que ansías.

Asegurar que el sistema de atención médica no se vea abrumado y que los profesionales de la salud tengan suficientes suministros para tratar a los necesitados es uno de los objetivos principales de muchos países. 

El distanciamiento social, el trabajo desde casa y la educación a distancia son parte de las medidas que se han tomado para evitar la propagación del COVID-19. Sin embargo estas medidas también pueden traer desafíos silenciosos en muchos que no deben pasarse por alto.

La salud mental, en particular, puede no estar recibiendo la atención que se merece en este momento.

ansiedad

También te puede interesar: Ansiedad por coronavirus: cómo afrontar el estrés, el miedo y la incertidumbre

El miedo y la ansiedad son reacciones que, aunque naturales, causan estrés en tiempos de incertidumbre. Combinando esa incertidumbre con el aislamiento de amigos y familiares, para muchos se convierte en una receta para una crisis de salud mental.

Se han compartido mensajes de esperanza y perseverancia en todo el mundo para el beneficio de muchos, y los grandes actos de bondad de vecinos, amigos y extraños inspiran a las personas a poder mantener la fe y la esperanza.

Sin embargo eso no impide que un individuo se sienta seriamente abrumado y lleno de ansiedad.

Nadie está inmune

Los ataques aéreos alemanes contra Londres durante la Segunda Guerra Mundial entre 1940 y 1941, comúnmente conocido como Blitz, no lograron que Gran Bretaña cediera. Los británicos se hicieron famosos por su “espíritu Blitz” y su capacidad de permanecer estoicos en tiempos de crisis.

No obstante, también hubo un aumento significativo en las condiciones psicosomáticas en Londres durante ese período. Los médicos informaron un aumento en los pacientes que no habían mostrado previamente signos de enfermedad mental; también aumentaron los casos de indigestión estomacal y ausentismo laboral.

Aunque la actitud de “mantén la calma y sigue adelante” parece una buena opción para evitar un trauma, no hace frente a los desafíos internos de una persona. Todos son susceptibles al aumento de la ansiedad, la depresión y otros problemas de salud mental en tiempos de crisis. 

Un historial de salud mental en blanco no significa inmunidad; de hecho, esas son las personas que pueden estar menos dispuestas a admitir que necesitan ayuda.

Tómate el tiempo para evaluar honestamente cómo se siente tu mente y cuerpo. Puedes ayudar a tus seres queridos a comprender tus sentimientos.

Puedes estar preparado

Una encuesta realizada por el Centro de Investigación Pew muestra que casi una quinta parte de la población estadounidense en algún momento de la semana pasada tuvo una reacción física a causa de la pandemia de coronavirus. 

Gran parte del país informa haber sentido ansiedad o depresión durante al menos tres o cuatro de los últimos siete días. Y el 60% ha tenido problemas para dormir en algún día de la semana pasada.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han proporcionado una lista de posibles signos de estrés y ansiedad, así como sugerencias para poder afrontar dichos episodios.

Los adultos y los niños pueden responder al estrés de diferentes maneras, y reconocer cuándo un niño pequeño o adolescente puede estar reaccionando a sentimientos de incertidumbre o ansiedad, en comparación con la de un adulto, podría ayudar a prevenir problemas cada vez mayores.

Tu bienestar mental y emocional importa

vencer la ansiedad

La unión, metafóricamente hablando, de la solidaridad de la humanidad para hacer lo mejor para el bien común es inspirador. A medida que las personas se esfuerzan por ser ejemplos de buen distanciamiento social y medidas de precaución, es igualmente vital ser un ejemplo en cuanto al uso de medidas de salud mental y emocional.

Tómate un tiempo para reconocer lo que te causa estrés. Tómate un descanso de las redes sociales y las noticias. Medita, ora o encuentra actividades que aún se puedan disfrutar bajo las circunstancias actuales en que vivimos. 

Si los síntomas persisten durante varios días, busca la ayuda de un profesional. Muchas clínicas y terapeutas de salud mental han trasladado sus servicios en línea y se encuentran disponibles.

Estos son tiempos difíciles. Cada persona lidia con el estrés de manera diferente, lo que también significa que no hay una forma “correcta” de sentir ciertas emociones. 

En un tiempo donde nos preocupamos tanto por la salud física, tampoco podemos permitirnos descuidar nuestro bienestar mental.

Fuente: deseret.com

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *