La hermosa experiencia que tuve con mi Salvador después de colocar mis cargas a sus pies

Cuando colocamos fielmente nuestras cargas a los pies del Salvador, Él nos proporcionará con amor la fuerza y la paz que solo Él puede ofrecer.

Mi hijo de 2 años había pasado por un resfriado por algunos días, y las noches de insomnio seguidas a ello realmente me estaban pasando la factura. Mi mente estaba adormecida, mis ojos me ardían y mis extremidades palpitaban de agotamiento.

Anhelaba descansar, pero el sueño me eludía. Tenía demasiadas cosas en la mente. Verás, soy una persona que se preocupa mucho y no pude evitar sentir la ansiedad que tenía. Fue entonces que, por alguna razón, pensé en una caja de fotos casi vacía en un estante de mi armario.

Tuve una idea.

También te puede interesar: ¿Las experiencias espirituales no te hacen llorar? No te preocupes, está bien

Me levanté de la cama, localicé la caja de fotos y saqué todo lo que tenía dentro. Rasgué una hoja de papel en pedazos más pequeños y comencé a escribir todas las cosas que me preocupaban, una por una.

Comencé con algunas noticias que había recibido en mi última visita prenatal al doctor ese mismo día, noticia que me había hecho pensar en la peor situación que podía imaginar. Escribí mis preocupaciones y coloqué ese primer pedazo de papel en la caja. 

También me había pasado el día pensando en nuestra situación económica y en todos nuestros gastos médicos recientes, eso también lo anoté.

cuando tener hijos

Pensé en mi esposo y en la prueba personal que estaba atravesando en ese momento. Deseaba ayudarlo, pero no sabía cómo. Escribí su nombre y puse el papel en la caja. 

Recordé que nuestro refrigerador había comenzado a gotear esa mañana, y aunque no parecía un problema tan serio como algunas de mis otras preocupaciones, había agregado estrés a mi día, por lo que también entró en la caja.

Recordé todos mis momentos de insuficiencia a lo largo de la semana, lo resumí todo con un. “culpa de madre” y añadí otro pedazo de papel a la creciente pila. Continué escribiendo hasta que cada cosa que me preocupaba esa noche se encontró en mi recién creada “caja de cargas”.

Ya sintiendo menos peso sobre mis hombros, cerré la caja y me arrodillé para orar. Mi oración, en esencia, fue está:

oración

“Padre celestial, me siento muy abrumada. Ya no puedo pensar en ninguna de estas cosas por un minuto más porque siento que podría explotar. Por favor, Padre, deja que el Salvador se lleve estas cargas por un tiempo. Necesito ayuda. Necesito alivio.”

Luego le expresé mi gratitud por el Salvador Jesucristo y Su infinito sacrificio en mi nombre. Reflexioné sobre su sufrimiento en Getsemaní e intenté comprender por un momento el alcance de todas las dificultades humanas que se acumulaban sobre sus hombros, sabiendo que cada carga que acababa de anotar contribuía a ese peso agonizante.

Le agradecí a mi Padre Celestial por ofrecer a Su perfecto Hijo Unigénito como nuestro Salvador.

Y entonces sucedió algo extraordinario.

Jesus resurrección

En mi mente, vi al Salvador parado frente a mí. Mis ojos cansados ​​se encontraron con los de Él, y con humildad y desesperación coloqué mi caja de cargas a Sus pies con las marcas de los clavos. Lo recogió y lo puso debajo de su brazo antes de ayudarme a levantarme. Entonces, caminó conmigo.

Las cargas que me preocupaban ya no eran mías para soportarlas sola. Ese momento con Cristo trajo la paz que tan desesperadamente necesitaba.

No es la caja lo que importa. Se trata del Salvador del mundo y de la promesa que le hizo a Alma y a su pueblo cuando enfrentaron una persecución severa, una promesa que también se extendió a todos nosotros:

pecadores

 “Y también aliviaré las cargas que pongan sobre vuestros hombros, de manera que no podréis sentirlas sobre vuestras espaldas, mientras estéis en servidumbre; y esto haré yo para que me seáis testigos en lo futuro, y para que sepáis de seguro que yo, el Señor Dios, visito a mi pueblo en sus aflicciones.” (Mosíah 24:14, énfasis agregado).

Cada uno de nosotros lleva una carga única. Puede que estés luchando con una enfermedad crónica. Tal vez estás en el proceso de un divorcio doloroso. Tal vez eres una abuela viuda cuyos hijos adultos y nietos nunca visitan, nunca llaman, y nunca escriben.

Puede que estés atrapado en las garras de la adicción o preso de la oscuridad de una enfermedad mental. Puede que seas una ama de casa que ama lo que hace, pero que se siente agotada por las exigencias de sus cuatro niños pequeños.

Nombre de la Iglesia de Jesucristo

Tal vez estés enfrentando problemas de infertilidad y darías cualquier cosa sólo por tener las exigencias y responsabilidades que traen los niños. Tu carga puede ser el desempleo, el remordimiento por un pecado que todavía no has confesado o una crisis de fe.

Nuestras cargas pueden parecer diferentes, pero Aquel que lleva esas cargas, y que en última instancia nos lleva en sus brazos, es el mismo para todos. 

Cuando colocamos fielmente nuestras cargas a los pies del Salvador, Él nos proporcionará con amor la fuerza y la paz que solo Él puede ofrecer. Lo hizo por el pueblo de Alma, lo hizo por mí y ciertamente puede hacerlo por ti.

Este artículo fue escrito originalmente por Jessica Patterson Turner y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “The Beautiful Interaction I Had with My Savior After I Placed My Burdens at His Feet

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
Elder Walker
La inesperada llamada telefónica que convirtió al Elder Walker en...
pilas bautismales
3 detalles realmente geniales que te puedes haber perdido de las pilas...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *