El significado compartido en el nombre de Cristo y Eva + Cómo el Salvador sabe verdaderamente lo que atraviesan las mujeres

mujeres y Cristo

“El Salvador comprende plena y físicamente la experiencia vivida por las mujeres. Él sabe todo eso. Él ha estado allí.”

Las ordenanzas del templo nos enseñan simbólicamente acerca de quién es Cristo y quiénes somos y lo que podemos llegar a ser.

Sin embargo, las mujeres que a menudo no se sienten representadas en las Escrituras pueden verse a sí mismas en los símbolos del Evangelio que comparan a Jesucristo con las mujeres o enseñan los principios del Evangelio a través de experiencias de mujeres.

También te puede interesar: Cristo y las mujeres: 4 poderosos momentos en el Nuevo Testamento

Símbolos y Convenios

mujer

John A. Widtsoe, un apóstol de 1921 a 1952, enseñó:

“Vivimos en un mundo de símbolos. Ningún hombre o mujer sale del templo con la investidura que debería recibir a menos que haya visto, más allá del símbolo, las poderosas realidades que dichos símbolos representan.”

Cuando leí por primera vez esta declaración cuando era una adolescente, asumí que significaba que debía estudiar el significado de varios símbolos bíblicos como los números o colores o las prendas de vestir para entender mejor el templo.

Pero desde entonces he llegado a la conclusión de que las “poderosas realidades” que el Señor pretende que nosotros “veamos” son mucho más que ecuaciones, como que el número diez significa perfección, o que el color verde es igual a la vida, o que un tocado es igual a una autoridad, o que Adán representa a la humanidad.

oración

Creo que esas “poderosas realidades” son experiencias espirituales literales, cambios de corazón y mente, y relaciones más profundas con Dios y Su Hijo. El escritor cristiano, C. S. Lewis, sugiere:

“El simbolismo existe precisamente con el propósito de transmitir a la imaginación aquello para lo que el intelecto no está preparado.”

Incluso antes de que estemos preparados para comprender estos símbolos por completo, las ordenanzas sugieren imágenes de estas poderosas realidades a nuestra imaginación.

Siento asombro y admiración al contemplar los símbolos y ordenanzas del Evangelio que nos enseñan acerca de estas cosas. 

Estos símbolos y ordenanzas se basan en gran medida en la vida de las mujeres y nos recuerdan que Cristo, como sumo sacerdote para las mujeres y también para los hombres, puede “compadecerse de nuestras flaquezas, [siendo] tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado,” y eso nos incluye a nosotras como mujeres (Hebreos 4:15).

jesús y las mujeres del nuevo testamento

Cuando intentemos analizar un símbolo espiritual, podemos comenzar preguntándonos a qué nos recuerda el símbolo o cómo es. Cuando pienses en el bautismo, la Santa Cena o las ordenanzas del templo, pregúntate cómo son…

Consideremos el símbolo del bautismo. ¿Cómo es posible que sea nuestro nacimiento mortal? Por supuesto, no recordamos haber nacido, por lo que no tenemos mucha experiencia personal en la que basarnos. Así que vamos al otro lado de la experiencia del nacimiento. ¿Cómo es el dar a luz para una madre? ¿Para una partera? ¿Quién es la madre y partera de nuestro nuevo nacimiento? El Salvador.

Cuando estaba embarazada de mi primer hijo, mi esposo Dave me dio una hermosa bendición del sacerdocio. En ella, inesperadamente me prometió que durante este embarazo obtendría una perspectiva especial de la expiación de Jesucristo.

Emocionada, comencé a estudiar las Escrituras sobre la Expiación en busca de esta perspectiva. Nada particular me llamó la atención. Oré fervientemente para que me ayudara a saber cómo asegurarme en tener esa bendición. Nada. No pasó nada.

Leí un libro sobre la Expiación. Fue interesante, pero no había nada nuevo. Mi embarazo continuó. No obtuve ninguna perspectiva especial de la expiación de Cristo. Sólo me sentía cada vez más cansaba e incómoda.

Llegó el día del parto. Comencé a sentir dolor. A pesar de la comprensión intelectual que tenía de los libros sobre lo que implicaría el trabajo de parto y el parto en sí y cómo tenía que relajar mi cuerpo y respirar, el ponerlo en práctica fue algo completamente nuevo.

Presidente Erring Semana Santa

Me sentí completamente desprevenida. Me pregunté cómo sobreviviría a esto. Sangraba. Gritaba. Oraba. Deseaba que alguien me ayudara, o que al menos que se quedara conmigo mientras pasaba por esta situación. Recuerdo que caí de rodillas y me arrastré por el suelo debido al dolor.

Durante el parto, tuve una erupción de pequeños puntos rojos en la cara y en el torso por la presión de pujar. Un sacrificio necesario, uno más doloroso de lo que había imaginado anteriormente, aseguró la nueva vida de alguien que ni siquiera había conocido en esta vida. Y amaba a esa persona en formas que nunca antes había experimentado.

Oh. Ese era el tipo de perspectiva sobre la expiación de Cristo

Cristo y Eva

eva

Las mujeres han intentado durante milenios aprender de las historias de las Escrituras que son principalmente sobre los hombres al imaginarse cómo esas historias también pueden aplicarse a nosotras.

Pero al contemplar algunos de los símbolos más importantes, tanto las mujeres como los hombres aprenden acerca de Cristo al pensar que Él es como una madre (Isaías 66:13), o que nosotros mismos somos como Su novia (DyC 133:10,19–20; Oseas 2:14-16).

Ningún símbolo se aplica perfectamente en general, pero estas comparaciones pueden ayudarnos a aprender acerca de Cristo como la Persona detrás de las realidades poderosas: quién es Él, qué hizo por nosotros, qué siente por nosotros y qué promete hacer de nosotros.

Estas poderosas realidades son insinuadas por las realidades ordinarias de las vidas de las mujeres y de los hombres. Te invito a reflexionar esa imagen creada cuando preguntes sobre un convenio o el símbolo del templo, “¿Cómo es?”

doctrinas falsas

Si seguimos con esta idea, ¿qué otras comparaciones hace Cristo para ayudarnos a entenderlo, Su carácter, Sus sentimientos y Su misión? ¿A qué se compara Cristo? ¿Es Él de alguna manera como el buen samaritano, el hijo del señor de la viña, o el sembrador de las semillas que cayeron en muchos lugares, o como todos los hombres de las parábolas que compartió? 

Él se compara a sí mismo con:

• La mujer que buscó la moneda perdida sin cesar hasta que la encontró (Lucas 15: 8–10)

• La gallina que reúne a sus polluelos debajo de sus alas (3 Nefi 10: 9–10)

• La señora que cuida de su sierva (Salmo 123: 2)

• La oveja trasquilada (Isaías 53: 7; Mosíah 14: 7)

• La madre con su niño de pecho (Isaías 49:15; 11 Nefi 21:15)

• La mujer que da a luz (Isaías 53:11; la palabra aflicción también se refiere al trabajo de una mujer en el parto, como en Isaías 54: 1).

4 regalos del Salvador

El mismo nombre de Cristo, Jesús, Josué, Yeshúa, significa “Dios es ayuda”, al igual que Eva significa “ayuda que [fue] idónea para Adán” (Génesis 2:20).

Me dicen que la única persona aparte de Eva a la que se le conoce o llama con esta misma palabra en el Antiguo Testamento es Dios, Jehová, quien es nuestra ayuda (Salmo 33:20). Adán pudo haber llegado a nombrar a todos los animales, pero la revelación de los últimos días especifica que Eva fue nombrada por Dios (Moisés 4:26).

El nombre Eva se deriva de las palabras hebreas chawah y chayah, que significa “respirar” o “vivir”. Su nombre significa “vida”. ¿A quién más en las Escrituras se le llama Vida? A Cristo (Juan 11:25). ¿Qué podríamos aprender de estas comparaciones?

Cristo entiende nuestras experiencias

perdón

Estas perspectivas me ayudan a ver una imagen más amplia de quién es Jesús, una imagen que incluye tanto rasgos tradicionalmente masculinos como tradicionalmente femeninos.

Estoy agradecido de que las vidas femeninas proporcionen al menos algunas de las imágenes que Cristo emplea para explicar las realidades poderosas detrás de algunos de nuestros símbolos más importantes.

Los hombres y mujeres de fe pueden desarrollar este poder en contextos ligeramente diferentes, pero todos tenemos sacrificios por hacer y trabajo por hacer y labores por realizar para traer vida espiritual al mundo.

Los símbolos que se usan para representar al Salvador nos aseguran que, aunque sea un hombre, Él comprende plena y físicamente la experiencia vivida por las mujeres. En palabras de la hermana Chieko Okazaki, consejera de una antigua presidencia general de la Sociedad de Socorro:

jesucristo

“Sabemos que Jesús experimentó la totalidad de la existencia mortal en el Getsemaní. Es nuestra creencia que Él lo experimentó todo, absolutamente todo.

A veces no pensamos en las implicaciones de esa creencia. Hablamos de manera general sobre los pecados de toda la humanidad… Pero nosotros no experimentamos el dolor de manera general. Lo experimentamos de manera individual. 

Eso significa que Él sabe lo que sintió cuando tu madre murió de cáncer, cómo fue para tu madre, cómo todavía es eso para ti.

drogas

Él sabe lo que se siente perder la elección del consejo estudiantil… Él experimentó el viaje en barco con los esclavos que navegaba desde Ghana hacia Virginia. Experimentó las cámaras de gas en Dachau. Experimentó el Napalm de Vietnam. Él sabe lo que es una adicción a las drogas y el alcoholismo.

Déjame ir más lejos. No hay nada que hayas experimentado como mujer que Él no sepa y reconozca. En un nivel profundo, Él comprende el deseo que tienes de sostener a tu bebé durante el embarazo.

Él entiende el dolor físico de dar a luz como la inmensa alegría trae. Él sabe sobre el síndrome premenstrual y los cólicos y la menopausia. Él entiende la violación, la infertilidad y el aborto.

drogas

Sus últimas palabras, registradas por Sus discípulos, fueron: “Y, he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” (Mateo 28:20).

Él entiende el dolor de madre que sientes cuando tu hija de cinco años se va al jardín de niños, cuando alguien ataca a tu hijo de quinto grado, cuando tu hija llama para decir que su bebé tiene síndrome de Down.

Conoce tu furia de madre cuando una niñera de confianza abusa sexualmente de tu hijo de dos años, cuando alguien le da drogas a tu hijo de trece años, cuando alguien seduce a tu hija de diecisiete años.

Síndrome de Impostor

Él sabe el dolor con el que vives cuando llegas a un apartamento tranquilo donde sólo te visitan los niños, cuando escuchas que tu ex esposo y su nueva esposa fueron sellados en el templo la semana pasada, cuando se cumple el quincuagésimo aniversario de boda y tu esposo falleció hace dos años.

Él sabe todo eso. Él ha estado allí.”

Puedo sentirme cada vez más cerca del Salvador, con gratitud y asombro al darme cuenta de cuán íntima, cuán personal, es Su compasión por mí. Uno de Sus nombres realmente es Vida. Y todos Sus nombres realmente pueden ser míos.

Este artículo fue escrito originalmente por Wendy Ulrich y es una adaptación del libro “Live Up to Our Privileges: Women, Power, and Priesthood” y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “The Shared Meaning in Christ and Eve’s Names + How the Savior Fully Knows What Women Experience

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
atentado en Sri Lanka
Después de los atentados de Sri Lanka, la Iglesia de Jesucristo...
disney canciones
5 canciones de Disney que entonan verdades eternas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *