Santo de los Últimos Días y su desgarradora historia al ser separada de su esposo mientras huía de Ucrania

Nina Scurtu es una Santo de los Últimos Días de Chisinau, Moldavia, que actualmente reside en Kiev, Ucrania, con su esposo, Dimasik (Dima) Reshetchenko.

El viernes 25 de febrero, Nina compartió en Facebook su desgarradora experiencia al intentar huir de la frontera de Ucrania hacia su país de origen, Moldavia.

Nina sirvió en una misión en Corea y se selló a Dima en el Templo de Kiev, Ucrania, el año pasado, según el amigo de Nina, David Caron.

Nina y Dima. Imagen vía Facebook.

También te puede interesarPongámonos en posición de batalla: No con armas, no con misiles, sino orando de rodillas

En la publicación que compartió el jueves 24 de febrero, Nina relató una llamada que Dima recibió de su madre:

“Dima, ¿estás durmiendo? La guerra ha comenzado. Estamos siendo bombardeados”.

Nina y Dima tomaron su equipaje de 72 horas y se dirigieron a la casa de un amigo, pensando que podrían esconderse en la estación de metro más cercana si llegaba el momento.

“Comencé a buscar boletos para Moldavia de inmediato. No encontré ninguno. Pensé en salir por Odessa, pero aparentemente también estaba bajo ataque. También pensé en salir por la parte noroeste de Ucrania y sucedió lo mismo. Al final, encontré boletos de autobús para la medianoche de Kiev a Moldavia”, escribió Nina.

Nina y Dima. Imagen vía Facebook.

Nina, Dima y la madre de Dima pasaron seis horas escondidas en la estación de metro, esperando la hora de salida de su autobús a Moldavia.

Sin embargo, apenas llegaron al autobús, se enteraron de las noticias devastadoras:

“El presidente de Ucrania firmó un decreto que no permitía que los hombres… entre 18 y 60 años salieran del país. Entonces, Dima se quedó en Kiev”, escribió Nina.

Obligadas a dejar a Dima, Nina y su suegra abordaron el autobús y viajaron a la frontera con Moldavia, donde las detuvieron indefinidamente.

En el momento de la publicación de Facebook de Nina, ella escribió:

“Hemos estado esperando en la frontera con Moldavia durante 5 horas y creo que esperaremos 5 horas más”.

En este estado de incertidumbre, Nina pensó en sus padres en Moldavia y escribió:

“Ellos no duermen, ya que se preocupan por mí”.

Bandera de Ucrania. Imagen: Internet

Agregó:

“Espero volver a ver a mi esposo. Kiev se encuentra bajo ataque y [los hombres] no pueden ir a ninguna parte. Esto es desgarrador… Mi suegra quiere ver a su hijo y yo quiero ver a mi esposo”.

A través de sus experiencias, Nina dijo que se aferra a su fe.

“No sabemos qué pasará con Ucrania, e incluso Moldavia está amenazada, así que todo lo que podemos hacer es orar para que Dios nos proteja.

Oren por todos en Ucrania. Sabemos que Dios está de nuestro lado y creemos que esta guerra puede detenerse. Oremos por Ucrania y por la paz en todo el mundo”, escribió.

El amigo de Nina, Davis Caron, confirmó que Nina cruzó la frontera hacia Moldavia más tarde el viernes 25 de febrero. “Ella y su suegra escaparon”, comentó.

Esta es una traducción del artículo que fue publicado originalmente en LDS Living con el título “Latter-day Saint in Ukraine shares harrowing story of being separated from husband while fleeing the country”.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *