Aunque las respuestas varían, cada religión tiene una idea de lo que sucede después de la muerte. Si bien algunas religiones creen en la reencarnación, la creencia de los Santos de los Últimos Días en un paraíso espiritual y una prisión espiritual es bastante única.

Después de muchos estudios, descubrí que esta creencia era muy similar a la creencia de los católicos en el purgatorio.

¿Qué es el purgatorio?

También te puede interesar3 razones por las que la doctrina de los “3 cielos” de los Santos de los Últimos Días tiene tanto sentido

Primero, hablemos sobre qué es el purgatorio. La iglesia católica define el purgatorio como una purificación para lograr la santidad necesaria para entrar al gozo del cielo.

El purgatorio es el período de espera para la purificación o el castigo temporal entre la muerte y la resurrección, que nos prepara para ascender al cielo. Los católicos creen en las palabras que se encuentran en Apocalipsis 21:27, que habla acerca de que ninguna cosa impura puede entrar a la presencia de Dios.

Los católicos creen que pasaremos por dos juicios: uno individual y otro general. Inmediatamente después de morir, serás sometido al juicio individual. Esta creencia proviene de Hebreos 9:27, que dice “está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio”. Se nos juzgará de inmediato y conoceremos nuestro destino final: el cielo o el infierno.

Luego, viene el juicio general. Mateo 25: 31-32 nos dice que al final de los tiempos:

“Y cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria. Y serán reunidas delante de él todas las naciones; entonces apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos”.

Según se revela en Lucas 12, es en este juicio general que todos nuestros pecados serán revelados públicamente (Lucas 12: 2–5).

Entonces, ¿en qué creemos?

En pocas palabras, creemos en una forma diferente de purgatorio. Creemos que a través de la Expiación, todos los que recibieron un cuerpo volverán a la vida, sus espíritus se reunirán con sus cuerpos nuevos y resucitados.

Cuando muramos, seremos separados en dos categorías: lo justos y los pecadores. Esto se compara con el juicio individual inmediato en el que cree la iglesia católica.

Juicio individual

mundo de los espíritus

Los espíritus que aceptaron el Evangelio de Jesucristo y tuvieron una buena vida irán al “paraíso de los espíritus”. Los que no lo hicieron, irán a la “cárcel espiritual”.

  • El paraíso de los espíritus

Es un lugar donde continuaremos progresando y aprendiendo sobre las cosas de Dios. Aquellos que se encuentren en este lugar y los que resuciten en el tiempo de Cristo, les enseñarán el Evangelio a aquellos que se encuentren en la cárcel espiritual. De este modo, les darán la oportunidad de aceptar el Evangelio de Cristo.

  • La cárcel espiritual

Es un lugar para aquellos que rechazaron el Evangelio de Cristo, no tuvieron una vida buena o nunca tuvieron la oportunidad de aceptar el Evangelio en la mortalidad.

Para aquellos que hicieron el mal, este será un tiempo de sufrimiento y arrepentimiento. Para aquellos que murieron sin el conocimiento del Evangelio, será un lugar para aprender y aceptar a Cristo. Si los espíritus deciden aceptar Su Evangelio y convertirse en seguidores de Cristo, inmediatamente irán al paraíso.

Juicio general

Al final de los tiempos, después del gobierno de mil años de Cristo en la Tierra, se dará lugar al juicio final. Este juicio final viene en segundo lugar y, por lo tanto, se compara con el juicio general de los católicos. En este momento, todos habrán resucitado en cierto grado de gloria: celestial, terrestre o telestial.

Aquellos que aceptaron a Cristo resucitarán en la Primera Resurrección de los justos. Se convertirán en seres perfeccionados y habitarán con nuestro Padre Celestial y Jesucristo por la eternidad.

Remanentes de la verdad

mundo de los espíritus

Claramente, existen algunas similitudes con nuestras creencias. ¡La creencia de que hay un período de espera entre la muerte y la resurrección es la misma! Pero los detalles de ese período de espera son diferentes.

La verdad de la vida después de la muerte se conoció desde el principio de los tiempos. Esa es la misma verdad que Cristo enseñó durante su ministerio. La misma verdad que se perdió durante la apostasía y Joseph Smith restauró.

En este tiempo, la iglesia católica todavía se encuentra en apostasía de esa verdad. Es por eso que vemos similitudes entre nuestra religión y las demás: una es verdadera y la otra tiene los remanentes de la verdad.

¿Qué similitudes has encontrado entre las creencias de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y las demás?

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Madi Wickham y fue publicado en Third Hour con el título “Do Latter-day Saints Believe in Purgatory?