¿Dejaste de sentir la influencia de Dios en tu vida? + 4 cosas que podrías hacer

¿Quieres volver a sentir la influencia de Dios en tu vida? ¡Mira estas 4 cosas que puedes hacer!

1. Da el primer paso

Imagen: Canva

Dios es nuestro Padre Celestial y Él nos ama mucho. No obstante, eso no quiere decir que no necesitemos hacer nuestra parte.

Toma la decisión de acercarte a Dios diariamente a través de pequeños pasos para sentir Su presencia en tu vida. Necesitas actuar. Comienza con una oración.

“De las cosas pequeñas proceden las grandes”. (DyC 64: 33)

2. Haz una autoevaluación

Imagen: Internet

Dejar de sentir a Dios en nuestra vida tiene más que ver con las personas que con Dios. Él siempre está disponible para nosotros. Lo que sucede es que nosotros nos alejamos de Él.

“Porque el Señor no abandonará a su pueblo, ni desamparará a su heredad”. (Salmo 94: 14)

Evalúa cuáles son tus prioridades actuales.

3. Debes estar dispuesto a hacer un cambio

Imagen: Canva

El arrepentimiento es una parte esencial de nuestra relación con Dios y de nuestro progreso aquí en la Tierra.

Arrepentirnos trae poder a nuestra vida.

Cambia aquello que no se alinea con lo que Dios espera de ti. Eso incluye dejar de hacer lo malo y comenzar a hacer lo correcto.

“Y ahora, de cierto, de cierto te digo: Pon tu confianza en ese Espíritu que induce a hacer lo bueno, sí, a obrar justamente, a andar humildemente, a juzgar con rectitud; y este es mi Espíritu” . (DyC 11:12)

4. Estudia la palabra de Dios

Imagen: Canva

Acercarse a Dios incluye conocerlo mejor. Una mejor manera de hacerlo es a través de las escrituras.

Estudiar lo que Dios ya dijo en la Biblia y en el Libro de Mormón puede ayudarnos a invitar al Señor a nuestras vidas.

“Él se comunica con nosotros mediante Su palabra escrita”. – Richard G. Scott

¡Puedes lograr sentir otra vez la influencia de Dios! Claro, que el camino será desafiante, “el Salvador no dijo que sería fácil, pero prometió que sería posible”. Así que, ánimos que tú puedes. Oramos por ti.

Fuente: Mais Fe

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *