¿Qué significa que Dios “descansó” el séptimo día?

¿Qué significa decir que Dios “descansó”?

En los relatos de la creación del antiguo Cercano Oriente, el “descanso” no es solo el motivo para emprender la Creación.

Es también el final feliz que sigue a la Creación como el evento culminante de la victoria triunfal del orden y el dominio divino sobre el caos.

En el relato bíblico, como en los relatos del antiguo Cercano Oriente como Enuma Elish, Dios “descansó” cuando terminó Su obra.

Cuando Él descansa, toma Su lugar en medio de la creación y asciende a Su trono, cobra existencia plena un templo hecho con manos divinas como un santuario funcional. Una “sala de control del cosmos”, como lo llama Walton.

También te puede interesarLo que las Escrituras modernas nos enseñan sobre los detalles únicos de la creación

Esta comprensión académica actual del proceso descrito en Génesis 1 como la organización de un mundo apto para servir como morada para Dios contrasta con la visión tradicional.

Una visión ahora científica y teológicamente desacreditada que la historia bíblica simplemente describe en términos poéticos. Los pasos discretos de una creación material seguidos de un simple cese de actividad.

En cambio, desde esta perspectiva actualizada, podemos considerar el séptimo día de la creación como la consagración de Dios y la culminación de todos los eventos previos de la creación.

El verdadero descanso se logra solo cuando Dios gobierna supremamente en Su templo divino, y Su rey justo y debidamente designado gobierna sobre la tierra.

El orden y la perfección de la creación

La bondad de la Creación completa se expresa en forma literaria a través del simbolismo de los números, grupo de siete cosas, que representa la perfección divina.

“La unidad literaria de la narrativa presenta siete veces la fórmula para la realización de la voluntad divina y la declaración de aprobación divina; y los seis días de la Creación terminan en el séptimo culminante”. Otros detalles del texto hebreo resaltan el mismo tema:

La primera oración tiene siete palabras en hebreo 7
La segunda oración tiene catorce palabras en hebreo 7 x 2
El relato de la Creación se da en 56 versículos 7 x 8
El nombre de Dios (Elohim) aparece 35 veces 7 x 5
Tierra (erets) aparece 21 veces 7 x 3
Cielos (shamayim, raqia) aparece 21 veces 7 x 3
Bueno (tov) siete veces 7
El séptimo párrafo en hebreo corresponde al séptimo día

7

Para enfatizar el enfoque central del capítulo, la extensión de la descripción de cada período de la Creación se alarga a medida que avanza la historia:

“Los dos primeros días se relatan brevemente (con 31 y 38 palabras respectivamente). Los próximos tres días (días 3, 4 y 5) son aproximadamente el doble de esa duración (69, 69 y 57 palabras, respectivamente); y el relato del último día de creación (día 6) se vuelve a duplicar (149 palabras)”.

¿Adán y Eva fueron creados el sexto o el séptimo día?

pecado original

Doctrina y Convenios 77:12 parece implicar que fue la obra de Dios hasta entonces, más que el séptimo día en sí, lo que fue santificado.

Además, se puede tomar el versículo para decir que la creación del cuerpo físico del hombre sucedió al comienzo del séptimo día y no al final del sexto:

“Así como Dios hizo el mundo en seis días, y en el séptimo día acabó su obra y la santificó, y también formó al hombre del polvo de la tierra”.

“Adam and Eve Teaching Their Children” por Dale Parsons

Debido a que el versículo parece contradecir la interpretación estándar de Moisés 2:26-27 como un relato de la creación física de la humanidad durante el sexto día, algunos han concluido que hay una “ambigüedad semántica o gramatical” en la revelación. Por ejemplo, quizás “acabó” debería entenderse como “terminó”.

Asimismo, es posible que haya algún error de transcripción, ya que “las primeras copias manuscritas de la sección 77 no sobrevivieron”.

O, quizás, como sugirió Stephen Whitlock en una comunicación personal, la creación de la humanidad descrita en Moisés 2: 26-27, se consideró algo diferente y alejada de la formación de Adán “del polvo de la tierra”.

“Bendijo Dios el día séptimo y lo santificó”

creación

La culminación de la semana de actividad divina no es un acto de creación, sino más bien la bendición y santificación del día en que cesó la Creación.

A diferencia de las bendiciones específicas para el hombre y los animales que se dan en Moisés 2:22, 28, esta bendición “no está definida y pertenece al tiempo mismo. Dios, a través de Su creatividad, ya ha establecido Su soberanía sobre el espacio; la idea aquí es que Él también es soberano en el tiempo”.

jesus

“Santificar” algo es declararlo no solo bueno, como se hizo con los productos de los seis días de la Creación, sino más bien santificarlo.

Desde esta perspectiva, Truman G. Madsen explicó, “lejos de ser un día de estrictos mandatos, que son deberes tristes impuestos sobre los deberes del día anterior, el sábado es la recompensa, el resultado del momento cumbre de todas las demás creaciones preparatorias.

No es una interrupción impuesta. Es para lo que se diseñó toda la preparación y, por lo tanto, tiene un gran valor. En realidad, se hizo para el hombre”.

Conclusión

En el libro de Hebreos, se insta a los lectores a entrar en el “reposo del Señor”.

Escribe Catherine Thomas: “Se habían tardado demasiado en las colinas de la experiencia espiritual.

Habiendo ‘probado el don celestial, la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero’, ya no podían demorar más en reanudar la escala para no perder la promesa.

La promesa de entrar en el ‘reposo del Señor’ a la que Pablo se refiere repetidamente es la misma promesa que se explica en Doctrina y Convenios 88: 68-69: ‘Por tanto, santificaos… y vendrán días en que veréis [a Dios]; porque os descubrirá su faz”.

Esta es una traducción del artículo que fue publicado originalmente en Meridian Magazine con el título “What Does It Mean to Say That God Rested on the Seventh Day?

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *