Seremos madres para siempre, así nuestros hijos ya no estén en este mundo

maternidad

Uno de los momentos más sublimes en la vida de una mujer es ser madre.

Muchas mujeres sueñan con el momento en el que se casan con su compañero eterno y tienen el honor de convertirse en madres de un hijo del Señor. Planifican cada momento con mucho amor e incluso piensan en cada desafío que enfrentarán.

Sin embargo, las cosas no siempre suceden como se planean.

Una hermana de la Iglesia, Anatália, que actualmente vive en el estado de Pernambuco. Sirvió como misionera en la misión Piracicaba y es la madre de un ángel llamado Raúl, que desde muy joven luchó y cumplió su misión en esta vida.

El dolor de perder un hijo

También te puede interesarIdeas para celebrar el Día de la Madre durante la pandemia de coronavirus

Perder un hijo es, sin duda, un dolor inmenso. Es un momento muy doloroso en la vida de una mujer y, en momentos como esos, naturalmente, surgen dudas sobre el amor y la justicia divina.

Anatália sufrió esta dolorosa pérdida, al igual que muchas madres que pueden estar leyendo este artículo.

La desesperanza y la depresión se apoderaron de su corazón durante mucho tiempo y pasó siete años lejos de la Iglesia de Jesucristo y Su Evangelio.

No podía hablar de su hijo sin sentir dolor y llorar, incluso después de mucho tiempo de su muerte.

Al contrario de lo que muchas personas afirman, el tiempo no alivió su dolor.

La decisión de regresar a la Iglesia

madre celestial

“En cierto momento, después de varias preguntas sobre la vida, todo lo que había pasado y la ausencia de Raúl, me detuve – en mi casa donde vivía sola – y me pregunté: ¿soy feliz? 

Me tomó mucho tiempo responder esa pregunta. Por mucho que tuviera estabilidad financiera, una casa y una “buena vida”, no podía responder esa pregunta.

Entonces me pregunté: ¿en algún momento de mi vida he sido feliz?

En ese momento recordé rápidamente lo feliz que me sentía de vivir el evangelio de Jesucristo, incluso en medio de las dificultades de ese tiempo, era muy feliz”.

Dia de la madre

Podemos encontrar aliento, consuelo, amor, afecto y esperanza en el evangelio de Jesucristo durante momentos de inmenso dolor, como la pérdida de un hijo.

A través del Plan de Salvación, sabemos que la muerte física no es el final de todo.

Gracias a la resurrección de Cristo, todos venceremos esta muerte y podremos estar nuevamente con aquellos a quienes amamos.

Un consejo de madre a madre

albedrío en los hijos

“¡Hay que tener mucha fuerza y ​​fe, si permaneces firme en la fe y verás el futuro con ojos de fe!”, aconseja Anatália.

Es natural perder las esperanzas porque no sabes qué pasa cuando alguien muere.

La muerte de un hijo no es y nunca será fácil, incluso para una madre que conoce el plan de Dios. Sin embargo, podemos buscar apoyo y ayuda en las promesas que el Señor nos hace si seguimos sus mandamientos.

Anatália recibió consuelo a través de su bendición patriarcal.

“Entonces, pude leer mi bendición patriarcal y ver que las bendiciones que contenía eran mías, pero necesitaba ir tras cada una de ellas. ¡Dios me da esa fuerza!”

aborto

El presidente Nelson dijo:

“La perspectiva eterna nos da la paz ‘que sobrepasa todo entendimiento’” (Filipenses 4: 7).

Seremos madres para siempre. Incluso si nuestros hijos están del otro lado del velo, siguen siendo nuestros y nosotras seguimos siendo sus madres.

Podremos estar juntos de nuevo gracias a Jesucristo y Su inmenso amor.

¡Feliz día de la madre a cada una de las hermosas mujeres que tuvieron el gran honor de traer un hijo de Dios al mundo! Y ¡Feliz día de la madre a todas esas bellas mujeres que han criado con mucho amor a hijos que quizás no concibieron, pero se encargan de ellos! Madre no es solo la que engendra, sino la que cría. ¡Las amamos mucho!

Fuente: Mais Fe

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *