La educación mortal de cada profeta es singular, escribe Sheri Dew en el prefacio de “Insights from a Prophet’s Life”, un nuevo libro de la vida y las experiencias personales del Presidente Russell M. Nelson.

“Al estudiar la vida de un profeta, vemos cómo el Señor forja, prepara e instruye a un hombre para que a la hora señalada sea capaz, digno y esté listo para ser Su portavoz y guiar a Su pueblo”, dijo Sheri Dew, vicepresidenta ejecutiva y directora de contenido de Deseret Management Corporation.

“Como los que lo precedieron, el Presidente Russell M. Nelson no es un hombre común. Sus logros profesionales como uno de los pioneros de la cirugía a corazón abierto están bien documentados.  Sus contribuciones a la Iglesia como Autoridad General y Oficial General ahora abarcan cuatro décadas. Sus atributos personales son ejemplares. Es excepcional de muchas maneras”, dijo Sheri Dew.

“Sin embargo, él, como el Rey Benjamín y cualquier otro profeta que ha vivido, sintió dolor, cometió errores, fracasó en ocasiones y fue llamado a hacer cosas que en ese momento parecían imposibles. Estas experiencias condujeron a una de las frases favoritas del Presidente Nelson: El Señor usa lo improbable para lograr lo imposible. Y, el Presidente Nelson con frecuencia se ha usado a sí mismo como un ejemplo perfecto de esa verdad.”

También te puede interesar: Cuando dos líderes religiosos se reúnen: el Papa Francisco y el Presidente Russell M. Nelson en el Vaticano

La única cosa que hizo tarde fue bautizarse

Presidente Nelson

Dantzel Nelson y el Russell M. Nelson.

El Presidente Nelson destacó en todo lo que tocó y parece que hizo casi todo antes. Se graduó de la escuela secundaria antes, fue a la universidad antes, se graduó de la escuela de medicina antes y así sucesivamente. Lo único que hizo tarde fue bautizarse.

Tenía 16 años y cursaba el último año de la escuela secundaria cuando se bautizó y confirmó como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y recibió el don del Espíritu Santo.  Sin embargo, curiosamente, a lo largo de los años, Russell continuó asistiendo a la Iglesia, generalmente solo.

Sus amigos cercanos no estaban en su barrio, no le impresionaron las lecciones y el director de música lo intimidaba. “Tenía una batuta y le encantaba sacudir mi nariz y la de los otros niños”, recordó el Presidente Nelson. “’Paz, cálmense’ era su himno favorito y era bastante enérgico con esa batuta durante esa canción”.

No obstante, algo en su interior le hizo seguir asistiendo. En el tiempo de su bautismo, Sterling W. Sill, que luego serviría como Autoridad General, era su obispo. El obispo Sill se interesó en el joven Nelson: “En ese punto, tenía un testimonio. Sabía que el Evangelio era verdadero”, dijo Russell.

Pasarían décadas antes de que sus padres se convirtieran en miembros activos de la Iglesia. “A medida que maduraba y comenzaba a entender la gloria y el plan del Padre Celestial, siempre me decía a mí mismo: ‘¡No quiero otro regalo de Navidad! Solo quiero sellarme a mis padres’” (Nelson, “Revelation”).

Teniente Nelson

Presidente Nelson

Resulta que, algo de lo que se mostraba en la comedia popular de televisión M*A*S*H no estaba tan lejos de la realidad. Los doctores de televisión Hawkeye Pierce y B. J. Hunnicutt no conocían ningún extremo del rifle ni tampoco el Dr. Nelson.

En el vuelo de Tokio a Taegu, Corea, un oficial superior le entregó un rifle y le dijo que lo llevara. Cuando el teniente Nelson protestó y dijo que nunca había usado un rifle y no tenía idea de cómo disparar uno, se le dijo: “Llévelo de todos modos”.

Un día, mientras caminaba por un pueblo coreano, los guerrilleros en las colinas circundantes comenzaron a dispararle. No podía ver de dónde venían los disparos y no sabía cómo usar el arma. “Sentía que mi rifle era más una amenaza que una protección para mí”, dijo (Nelson, “From Heart to Heart,” p. 77).

El teniente Nelson también aprendió que los hoyos de protección invitan a una seria reflexión. Una tarde, la unidad M.A.S.H. en la que trabajaba fue atacada. Nelson y el Dr. Simeone compartieron un hoyo de protección durante gran parte de la noche.

“El Dr. Simeone, un católico fiel, y yo, un Santo de los Últimos Días fiel, oramos juntos en nuestro hoyo de protección para que nuestras vidas pudieran ser preservadas”, recordó. Más tarde, el teniente Nelson reflexionó lo importante que era enfrentar un peligro que amenazaba la vida con un hombre de fe, cuya creencia era diferente a la suya, pero buscaba el consuelo y la fortaleza de la misma fuente. Su fe conjunta fue una bendición para ambos durante esa noche tan estresante.

En otra oportunidad, el Presidente Nelson conoció a un joven soldado Santo de los Últimos Días que quedó parapléjico por una herida de bala. Se preguntó cómo podía consolar a ese joven y terminó siendo el consolado cuando el soldado le dijo:

“Su fe conjunta fue una bendición esa noche tan estresante. No se preocupe por mí, hermano Nelson, porque sé por qué fui enviado a la tierra: para ganar experiencias y lograr mi salvación. Puedo esforzarme por mi salvación con mi mente y no con mis piernas. Estaré bien”.  Después, el Presidente Nelson registró que “la fe de ese joven lo motivó desde entonces” (Nelson, “From Heart to Heart,” p. 79).

La visión de Dantzel

Presidente Nelson

Dantzel Nelson y su cuarta hija, Brenda.

A principios del otoño de 1957, Dantzel levantó a Russell M. Nelson a la mitad de la noche para contarle acerca de un sueño vívido que acababa de tener. Con algo de euforia, anunció que ella y Russell iban a tener un bebé. “Durante la noche, tuve una visión. Fue más que un sueño. Vi a un bebé. Tenía la cara redonda y mucho cabello, se parecía a ti. Fue maravilloso”, dijo.

Russell M. Nelson, estaba encantado, por decir lo menos.  Dantzel estaba embarazada por sexta vez y después de cinco hijas, la posibilidad de tener un hijo era muy emocionante. Russell y Dantzel amaban a sus hijas: Marsha, Wendy, Gloria, Brenda, y Sylvia. Pero, también les encantaba la idea de tener un hijo. Cuando Emily, su sexta hija, nació poco después, ambos se preguntaron acerca de la experiencia nocturna de Dantzel. Pero, se encariñaron rápidamente con su nueva hija.

Dieciséis meses más tarde, tuvieron otra hija, Laurie. Tres años después, otra niña, Rosalie. Tres años y medio más tarde, otra hija, Marjorie. Después de la primera visión de Dantzel del niño con la cara redonda y cabello oscuro, los Nelson hicieron cuatro viajes más al hospital para recibir a sus bebés y regresar a casa con un precioso paquete envuelto en rosa.

Curiosamente, durante todo este tiempo, gran parte de una década, Dantzel siguió soñando con un bebé. “Lo vi otra vez”, le decía a Russell por las mañanas. “Es un bebé muy dulce y especial”.

Tenían una familia numerosa, nueve hijas, y la edad de Dantzel se convirtió en un problema. Con cada embarazo sucesivo, cada vez era más difícil llevar y dar a luz a sus bebés. Sin embargo, detenerse no era una opción. Sus sueños con el bebé eran tan reales que se sentía segura de que su familia aún no estaba completa.

Presidente Nelson

La familia del Presidente Nelson.

Entonces, a pesar del hecho de que tendría 46 años cuando diera a luz a este bebé, quedó embarazada por décima vez. Habían pasado más de cinco años desde que dio a luz a Marjorie, su hija menor.

Mientras se encontraba en Sun Valley, Idaho, hablando en una reunión de Idaho Heart Association, Russell M. Nelson despertó en medio de la noche con la clara impresión de que esta vez Dantzel estaba esperando al bebé con el que soñó durante años.

Además, tuvo la impresión de que el nombre del pequeño debía ser Russell Marion Nelson Jr. Con cada embarazo previo, Russell y Dantzel seleccionaron el nombre de una niña y un niño, pero siempre se negaron a etiquetar a un hijo como “Junior”. Sin embargo, esta vez, se sintió diferente.

Cuando Dantzel entró en trabajo de parto, se le administró pitocina para acelerar sus contracciones. Pero, luego, su presión arterial se elevó. Russell estaba a su lado y se puso cada vez más nervioso a medida que la labor de parto de Dantzel no avanzaba. Cuando su presión arterial llegó a 220/120, Russell insistió en que su obstetra hiciera una cesárea. El 21 de marzo de 1972, ¡Dantzel dio a luz a un hermoso bebé!

Cuando Dantzel despertó de la anestesia y Russell le entregó a su hijo, exclamó: “¡Él es! Él es el bebé que he visto y conocido durante todos estos años”. Finalmente, los Nelson tuvieron un hijo y, como Russell bromearía más tarde, “Nuestra casa parecía un dormitorio de niñas hasta que llegó nuestro único hijo. ¡Pobre chico! No supo quién era su verdadera madre durante sus primeros años” (Nelson, “Faith and Families”).

Llamado como apóstol

Presidente Nelson

El Élder Dallin H. Oaks, a la derecha, le hace un gesto al Presidente Gordon B. Hinckley mientras pasa junto a él y el Élder Russell M. Nelson, después de la sesión de la tarde de la Conferencia General N°177, 31 de marzo de 2007.

El 11 de enero de 1984, un año después del fallecimiento del Élder (LeGrand) Richards, falleció el Élder Mark E. Petersen, de los Doce Apóstoles. Ahora, había dos vacantes en los Doce y, en todo caso, la situación era más crítica.

La salud del Presidente Kimball se deterioró incluso más y su mente era menos fiable. Para empeorar las cosas, quienes estaban al tanto de la situación sabían que el Presidente Kimball no estaba en condiciones de recibir la revelación para extender tales llamamientos.

Una de esas personas era el Dr. Nelson. La semana previa a la Conferencia General de abril de 1984, la enfermera quirúrgica de Russell, Jan Curtis, mencionó cuán emocionada estaba por la próxima conferencia porque se iban a llamar a dos nuevos apóstoles. Russell M. Nelson intentó decirle gentilmente que eso no iba a suceder.

“Yo era su médico y sabía que no era factible. El Presidente Kimball no se encontraba bien o no estaba lo suficientemente coherente para hacerlo. Le expliqué que el llamado de un apóstol era el privilegio del Presidente de la Iglesia y que el Presidente Kimball no estaba en condiciones de hacerlo.”

Durante meses, el Presidente Gordon B. Hinckley, el único miembro sano de la Primera Presidencia, en el tiempo en el que la salud del Presidente Marion G. Romney también se había deteriorado, había dejado instrucciones permanentes a los enfermeros del Presidente Kimball que, si su mente volvía a estar lúcida, debían llamarlo de inmediato, sin importar la hora.

Presidente Nelson

El fallecido Presidente Spencer W. Kimball hablando con el Élder Russell M. Nelson, que le realizó una cirugía a corazón abierto.

Pasaron los meses sin ninguna llamada. De vez en cuando, el Presidente Hinckley iba a visitar al Presidente Kimball, pero nunca se le presentó la oportunidad de discutir el tema tan delicado y espiritual como los llamamientos a los Doce Apóstoles.

Luego, alrededor de las 2:30 a.m. del miércoles por la mañana antes de la Conferencia General de abril de 1984, sonó el teléfono en la casa del Presidente Hinckley. El Presidente Kimball estaba despierto y quería hablar con él. El Presidente Hinckley se apresuró en ir a ver al Presidente Kimball en el Hotel Utah, donde se planteó el tema de las vacantes en el Quórum de los Doce Apóstoles. El Presidente Kimball simplemente dijo: “Llama a Nelson y Oaks al Quórum de los Doce, en ese orden”.

Dos días después, el viernes por la mañana, el Presidente Hinckley convocó al Dr. Nelson del seminario de representantes regionales en curso. Le hizo solo una pregunta a Russell M. Nelson: “¿Su vida está en orden?”

Cuando le respondió que si lo estaba, el Presidente Hinckley respondió: “Bien, porque mañana vamos a mencionar su nombre para que sea sostenido como uno de los Doce Apóstoles” (Dew, “Go Forward with Faith,” p. 402). Con eso, el Presidente Hinckley abrazó al sorprendido Russell M. Nelson, y ambos lloraron. “Usted tiene permiso para ir a casa y contárselo a su esposa”, dijo el Presidente Hinckley.

“Tengo el mejor trabajo del mundo”

Presidente Nelson

Desde el primer día, la nueva Primera Presidencia se complementó y ha trabajado de manera conjunta. La experiencia del Presidente Nelson en la medicina, la ciencia y la investigación, combinada con la experiencia legal del Presidente Oaks  y la capacitación del Presidente Eyring como profesor de negocios en Harvard y Stanford, sin mencionar los más de noventa años combinados que los tres han servido en el Quórum de los Doce Apóstoles o la Primera Presidencia, crearon discusiones y deliberaciones enriquecedoras, informadas y esclarecedoras.

El Presidente Nelson considera su diversidad de experiencias como una muestra de apoyo y sostenimiento. “Me han preguntado si he sentido la soledad del liderazgo desde que me convertí en Presidente de la Iglesia. No, no lo he hecho. No me he sentido solo en absoluto. Tengo maravillosos consejeros y cuando oro por algo y nos unimos, avanzamos. Literalmente, no he sentido la soledad del liderazgo”.

“Tengo el mejor trabajo del mundo”, dijo el Presidente Nelson, dejando de lado la insinuación de que lleva cargas pesadas. “Tengo que aprobar templos y tomar decisiones que bendecirán las vidas de las personas y harán avanzar la obra. Además, tengo el privilegio de sentir el amor que el Señor tiene por Sus hijos, por todos Sus hijos. ¿Podría haber algo mejor que eso?”, dijo el Presidente Nelson.

Algo que nunca se vio

Presidente Nelson

El campus de la sede de la Iglesia se extiende por varias cuadras en el centro de Salt Lake City, que incluyen la Manzana del Templo, el Centro de Conferencia y la Biblioteca de Historia de la Iglesia así como la cuadra en la que se ubica el Edificio Conmemorativo José Smith, el Edificio de las Oficinas de la Iglesia, el Edificio de la Sociedad de Socorro y el Edificio de Administración de la Iglesia. Estas cuadras están conectadas por una serie de túneles subterráneos que permiten que los líderes de la Iglesia se trasladen fácilmente entre los edificios sin importar el clima o la gente.

La distancia subterránea desde el Edificio de Administración de la Iglesia hasta el Templo de Salt Lake City no es tan larga, tal vez unos pocos cientos de metros. Sin embargo, para los hombres de ochenta y noventa años que a veces lidian con las limitaciones físicas de la edad, la distancia es más amplia de lo que algunos podrían caminar.

Los carros de golf han sido la respuesta, una fila disponible de ellos lleva a los hermanos al templo cada jueves por la mañana para la reunión semanal de la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles, los regresa al final de la reunión después de su almuerzo juntos. Un equipo de seguridad de la Iglesia siempre se encarga del transporte.

La segunda semana que el Presidente Nelson presidió la reunión de la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles, los agentes de seguridad que esperaban con una fila de carros de golf vieron algo sin precedentes.

El Presidente Nelson salió caminando del templo con sus dos consejeros y cada miembro de los Doce Apóstoles caminando detrás de ellos: Quince profetas, videntes y reveladores regresaban del templo y se dirigían al Edificio de Administración de la Iglesia.

“Por primera vez en la memoria de alguien, los carros regresaron vacíos. Si el Presidente de la Iglesia de 93 años podía caminar, todos podían caminar”, dijo Alan Paker, un agente de seguridad de la Iglesia.

Este artículo fue escrito originalmente por Aubrey Eyre y fue publicado en thechurchnews.com con el título “A sneak peek into Sheri Dew’s new book, ‘Insights from a Prophet’s Life‘”.