Los solteros ocupan un lugar único en la Iglesia. Al menos un tercio de los miembros adultos de la Iglesia se encuentran solteros. Según señaló el Presidente James E. Faust, todos fuimos solteros antes de casarnos y, muchos, debido al divorcio o el fallecimiento de un cónyuge, volverán a ser solteros. Sin embargo, la promesa de una familia eterna se encuentra disponible para todos los que somos dignos.

Con la ayuda de muchos amigos que gentilmente compartieron sus experiencias, me centraré en los desafíos y las oportunidades particulares que enfrentan los adultos solteros dentro de la Iglesia a medida que envejecen.

También te puede interesar: 7 razones por las que no deberías preocuparte por estar soltero a la mitad de tus veinte

Ser soltero en una Iglesia familiar

solteros

La Iglesia es más fuerte debido a las mujeres y los hombres solteros, los poseedores del sacerdocio y las trabajadoras activas de la Sociedad de Socorro, que son tremendamente importantes para edificar el reino.

Aunque algunas personas solteras puedan sentirse solas en una iglesia que enfatiza las familias, es importante mantener la mirada fija en la meta de la vida familiar. Al formar parte de la familia de un barrio y prestar servicio, nos sentimos unidos, especiales y valorados.

Además de la familia de barrio, existen muchos tipos de familias a los que podemos pertenecer: padres, familiares, vecinos, colegas, grupos con intereses similares y demás. Las relaciones y las experiencias con cada uno pueden ser satisfactorias. Sin embargo, cuando nos desanimamos, puede ser fácil aislarnos, sentirnos extraños o esperar a ser notados.

“He aprendido a ser muy cuidadoso al escoger con quien compartir mi tiempo,” dijo un amigo. “Es natural que las personas solteras se reúnan con cercanía y comprensión. Sin embargo, al mismo tiempo que, esta relación puede ofrecer un sistema de apoyo único que, a veces, puede elevarme y fortalecerme, también puede ser una trampa que me arrastre. Sé que debo rodearme de personas positivas.”

Agruparse solo por tener el mismo estado civil, “soltero,” no crea automáticamente relaciones satisfactorias. La elección de relaciones por actitud, intereses y disposición en lugar del estado civil puede enriquecer la vida de quienes están casados y solteros.

Lidiar con la soledad

solteros

Independientemente de las circunstancias que llevan a una persona a la soltería (nunca haberse casado, el fallecimiento de un cónyuge, el divorcio o el abandono), en cada caso, las soluciones positivas pueden disminuir la soledad. “Sentirse solo mientras se está soltero,” alguien opinó, “depende de la personalidad y las situaciones.”

Como Lehi enseñó, “existen los hombres para que tengan gozo” (2 Nefi 2:25). Este es tanto un mandamiento como una declaración. “Existen muchas maneras de luchar contra la soledad, pero el primer y más importante paso es elegir no ser una víctima de la autocompasión,” observó un amigo.

Aunque, a veces,  estar solo sea desafiante, no significa que debas estar solo.  Un amigo lo resumió de esta manera: “Mantente ocupado haciendo cosas que alegren tu vida. Busca algo nuevo, realmente nuevo y novedoso. Diviértete cuando puedas, llora cuando lo necesites. Conserva tus expectativas de salud, riqueza y felicidad dentro de un alcance razonable.”

Para muchos, las realidades de la vida misma – la familia, la Iglesia, el  trabajo – los mantiene tan ocupados que tienen poco tiempo para sentirse solos. No obstante, para la mayoría, los periodos de soledad son habituales. Otro de mis amigos solteros explicó:

“Todavía lucho con esto. Es una gran táctica de Satanás hacerte sentir como si estuvieras solo en el mundo y que nadie entiende lo que estás sintiendo. Mantenerte ocupado con muchas actividades, puede ayudar, pero de todas formas seguirás tocando fondo de vez en cuando. Es cíclico para mí. A veces, me siento muy bien con esto y, a veces, también es insoportable.”

Mantén una relación cercana con el Señor, fomenta amistades y encuentra oportunidades de servir y crecer.

Prepararse para el futuro al tener una vida feliz en el presente

solteros

Diferentes pensamientos se nos vienen a la mente cuando nos preparamos para el futuro. Un amigo comentó: “¿Qué significa una vida plena y feliz? ¿Cómo lo mides? Solía pensar que se basaba en la cantidad de personas que asistían a un funeral. Pero, es difícil basar todo en algo que sucede al final de una vida.”

Incluso los términos “preparar” y “planear” sugieren hacer algo ahora. Es importante tener una vida plena y feliz ahora. El Señor nos fortalecerá en tiempos de necesidad, cuando seamos dueños de lo que podamos controlar y dejemos el resto a Él. La Expiación le permite al Señor quitar las cargas, dejándonos libres para centrarnos en lo que podemos controlar. Consideremos algunas de esas cosas que están bajo nuestro control.

1. Encontrar oportunidades para el crecimiento y el servicio

solterossolteros

Una clave para conseguir la felicidad en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es involucrarse en lugar de aislarse. Los Santos de los Últimos Días, por la misma naturaleza de nuestra participación en el Evangelio, interactuamos con los demás. Por otro lado, el aislamiento, impide prestar servicio, frustra las relaciones interpersonales ricas y limita el aprendizaje de los demás. Debemos buscar oportunidades para relacionarnos de manera significativa y regular con los demás.

Además de los llamamientos de la Iglesia, abundan las oportunidades de servicio a la comunidad local para los solteros, tales como ser mentor de niños necesitados, leer libros a invidentes y participar en la política. Ofrecerse voluntariamente para ser tutor en una escuela primaria toma poco tiempo, pero puede generar beneficios para las generaciones venideras. Admiro la generosidad de dos mujeres relacionadas con el campo de la medicina. Pasan tres semanas al año en un pueblo en África, a sus expensas, no solo brindando ayuda profesional, sino también grandes dosis de amor y compasión.

Si bien no siempre es cierto. A menudo, suponemos que los solteros, en ausencia de responsabilidades familiares, tienen oportunidades únicas de servicio y crecimiento. Aunque las oportunidades puedan no ser únicas, los solteros deben estar dispuestos a prestar servicio.

Uno de mis amigos respondió: “Descubrí que tengo mucho que ofrecer a un barrio, una estaca y una comunidad familiar. Creo que los miembros solteros de esta iglesia escribieron el segundo verso del himno ‘¿En el mundo he hecho bien?’ Nosotros, como solteros, debemos despertarnos y no preocuparnos por nuestra mansión. Entrégale esa preocupación al Señor y descubre el placer y la alegría de servir.”

2. Aprendizaje continuo

solteros

Además de servir a los demás, no hay mejor preparación para el futuro que experimentar la alegría y la satisfacción que proviene del aprendizaje continuo. No importa la edad que tengamos, podemos agregar vida a nuestros años al obtener conocimiento de cosas nuevas y aplicar ese conocimientos a nuestras relaciones y a nuestro servicio.

El Élder David A. Bednar dijo, “El propósito general del gran plan de felicidad de nuestro Padre Celestial es brindar a Sus hijos espirituales oportunidades de aprender.” El aprendizaje continuo puede traer gran felicidad y sentimientos de éxito.

El aprendizaje continuo en entornos formales e informales y en el servicio genera crecimiento y una mayor capacidad de servicio. A su vez, este crecimiento fomenta relaciones y una mayor satisfacción.

3. Conservar las relaciones con los familiares, los amigos y los colegas

solteros

Una sensación de familia y comunidad se puede conseguir a través de aquellos que nos rodean.

Como dijo un amigo, “Valoro el tiempo que comparto con mis padres ancianos. Asimismo, mis amigos han sido la bendición más grande en mi vida. Realmente, son un sustento para mí.”

En este mismo sentido, un profesor universitario retirado proclamó:

“Los vínculos familiares son mi soporte. Algunos me brindan apoyo con una base espiritual. Otros, fuera de lo espiritual, sino lo más esencial. Intento estar disponible cuando me necesitan, pero también intento no imponerme responsabilidades cuando no estoy disponible. Deseo, sobre todo, mantener mis relaciones abiertas para poder reír, llorar, orar y jugar con mis familiares de todas las edades.”

Otro amigo se refiere a los amigos cercanos como “familiares de cariño.”  Sin embargo, hay un dilema cuando los padres que siempre han sido un pilar, envejecen o mueren,  y los vecinos que se convierten en familiares de cariño, se mudan. Para algunas personas es difícil establecer una nueva red de amigos y familiares. Es difícil, pero posible.

4. Mantener el futuro donde puedas verlo

solteros

Hay un plan de felicidad disponible para los Santos de los Últimos Días y está disponible ahora, durante la vida de uno. Aprendemos sobre ese plan en el templo. Un valor principal de la adoración en el templo es que simboliza la visión a largo plazo de las cosas, una visión eterna. Con la investidura viene una comprensión del propósito más grande de la vida. Esta comprensión puede ayudar a disminuir muchas pruebas y preocupaciones, y llevarlas a una perspectiva del Evangelio.

Este concepto fue ilustrado por un amigo que escribió:

“Planeo mi futuro como si fuera a quedarme soltero hasta morir. Y, en el fondo, espero que algún día, aprenda lo que significa querer renunciar a todo por alguien más. Creo en esta iglesia familiar por una razón. Y, esa razón es que no tiene sentido vivir solo.

Nada tiene más sentido en mi vida que ser parte de una familia. Así que tengo esperanzas en el futuro. Espero que al pasar por esta etapa de soltero en mi vida, aprenda las cosas importantes que desarrollarán en mi interior una persona cariñosa, reflexiva, perspicaz, generosa y amorosa. Y cuando digo “mi vida,” me refiero a mi vida a través de las eternidades. Tengo esperanzas en el panorama general.”

Una amiga soltera opinó, “No creo que esté en negación, pero en verdad no me considero soltera. Mi perspectiva es que simplemente todavía no me he casado. Preferiría ser conocida como una hija de Dios, una discípula de Cristo, una hija del convenio de Israel, alguien que ama la vida y elige un camino santo.” Estas realidades nos describen ya sea estando casados o no.

Creo que hay más similitudes que diferencias en las vidas de los Santos de los Últimos Días. Además, creo que comprender la percepción de quienes no se encuentran actualmente en un entorno familiar tradicional conducirá a interacciones más satisfactorias. Las personas en todas las categorías pueden trabajar y convivir de tal manera que puedan promover la paz, la armonía, el amor y el servicio del Evangelio.

Podemos elegir la forma en que gastamos nuestro tiempo. Podemos optar por ser positivos. Podemos optar por ser fieles. Podemos optar por servir. Podemos optar por enriquecer nuestras mentes, fortalecer nuestros cuerpos y nutrir nuestros espíritus para estimular el crecimiento y la felicidad. Además, es fortalecedor saber que no estamos solos en nuestras decisiones.

Artículo originalmente escrito por Elaine Jack y publicado en ldsliving.com con el título “4 Ways to Make the Best of Being Single in a Family Church.”