La Iglesia Católica pronto podrá ordenar sacerdotes casados. Ésta no es la única iglesia que está tomando medidas audaces para servir a las congregaciones pequeñas.

SALT LAKE CITY – El primer domingo de cada mes, Barnard Mthembu conduce las 40 millas desde su casa hasta la iglesia mientras lleva a su lado pan y jugo de uva.

La comida y la bebida, que se envuelven cuidadosamente en plástico, no son un bocadillo para más tarde ni una contribución cualquiera. Son los elementos de la santa comunión y Mthembu los compartirá con los miembros de la Iglesia Metodista Unida de Tooele.

Lo que hace que la carga de Mthembu sea única es que ya fue bendecida por un pastor de Salt Lake City y, según la enseñanza metodista unida, contiene la presencia de Jesucristo.

desafiliación religiosa

Foto de Deseret News.

También te puede interesar: Iglesia de Jesucristo firma un acuerdo de libertad religiosa en Centroamérica

“Tengo la sensación de que esto es sagrado”, dijo Mthembu, que dirige la iglesia Tooele, pero aún no está ordenado.

En un mundo ideal, los elementos de la comunión se bendecirían delante de la congregación y se servirían más de una vez al mes. Pero, para las iglesias pequeñas, las circunstancias raras veces son ideales, especialmente en medio de un descenso generalizado de la afiliación religiosa.

Los presupuestos se están ajustando. Las bancas se están vaciando. Los pastores ordenados que pueden dirigir los servicios de comunión son cada vez más difíciles de encontrar.

En lugar de abandonar las iglesias pequeñas y, a menudo, rurales, las denominaciones religiosas están adoptando soluciones creativas.

desafiliación religiosa

Foto de Deseret News.

Algunos piden predicadores laicos, como Mthembu, para que sirvan los elementos de comunión bendecidos con anticipación. Algunos, hacen que los pastores ordenados dirijan más de una iglesia a la vez. Pronto, por primera vez en casi 1,000 años, la iglesia católica podrá ordenar hombres casados ​​para servir mejor a las comunidades remotas de la región amazónica.

Estos cambios pueden ser controversiales. Pero, a menudo, también son una bendición del cielo para las congregaciones que luchan por permanecer vinculadas con los sacramentos como la comunión.

Si las tendencias demográficas actuales continúan, se volverán más comunes, no menos, dijo el reverendo Robert Shives, un sacerdote episcopal que sirve en dos iglesias en la zona rural de Virginia Occidental, además de trabajar para el gobierno a tiempo completo.

“La forma en que llevamos a cabo los asuntos de Dios tendrá que cambiar un poco”, dijo.

Ajustarse a una nueva realidad

oraciones

A veces, las iglesias solo necesitan recordar el pasado para resolver los problemas contemporáneos. Durante el período revolucionario, era común que los pastores fueran asignados a una región en lugar de a una sola iglesia, dijo la reverenda Elizabeth McVicker, que dirige dos iglesias metodistas en Salt Lake City.

“Todos los domingos, montaban su caballo para dirigirse a una iglesia diferente. Mientras se encontraban ahí, daban la comunión”, dijo.

En el pasado, estos “corredores de circuito” ayudaron a llevar la unidad a las denominaciones religiosas durante los períodos de crecimiento rápido. En la actualidad, ayudan a hacer posible que las iglesias pequeñas permanezcan abiertas en medio del descenso.

“Al compartir un sacerdote, las congregaciones pequeñas pueden mantener sus puertas abiertas”, dijo el Reverendo Shives.

oración

Hoy en día, casi 1 de cada 5 líderes de congregación (19%) en los Estados Unidos sirve a más de una casa de adoración, según los resultados preliminares de National Congregations Study 2018-2019 que proporcionó el director del estudio, Mark Chaves.

En el contexto de los EE.UU., a menudo, los pastores que dirigen varias congregaciones tienen servicios exclusivamente para ellos cada semana. Los miembros de cada iglesia tienen acceso regular a asesoramientos espirituales y los sacramentos, como la comunión, que solo puede realizar un líder ordenado.

Los domingos del reverendo McVicker comienzan a las 8:30 a.m. en el centro de Salt Lake City en la Primera Iglesia Metodista Unida, donde supervisa que se entregue el desayuno a los miembros de las comunidades de indigentes y, luego, dirige un servicio de adoración a las 10 a.m. Después de la oración de clausura, conduce tres millas hasta la Iglesia Metodista Unida Centenaria, donde los servicios de adoración comienzan a las 11:15 a.m.

“Normalmente llego unos minutos tarde. Pero, comienzan sin mí”, dijo.

misión

En las zonas rurales de otros países, la situación es mucho más grave. En ocasiones, las congregaciones tienen que esperar meses para recibir la visita de un pastor ordenado y participar de la comunión.

“Por ejemplo, en la región amazónica de América del Sur, los sacerdotes católicos son tan escasos que las iglesias son administradas casi en su totalidad por diáconos. Los diáconos han sido ordenados, pero como no son sacerdotes, no pueden consagrar los elementos de comunión”, dijo John Gehring, director del programa católico “Para Fe y Vida Pública”.

“Cuando los católicos no pueden recibir la comunión durante meses, esto es una emergencia pastoral”, dijo Gehring.

Durante una reunión de octubre en el Vaticano sobre las dificultades de la región amazónica, los líderes católicos votaron a favor de permitir que los diáconos fueran ordenados como sacerdotes, incluso si estaban casados. Ahora, le corresponde al Papa Francisco determinar si la iglesia seguirá adelante con este plan.

“Esta recomendación de los obispos realmente fue una respuesta práctica y muy pastoral a una necesidad urgente y a un contexto geográfico muy específico”, dijo Gehring.

orar por tu país

“Asimismo, fue una respuesta controversial”, dijo el reverendo Thomas Reese, un sacerdote jesuita que escribe una columna sobre el catolicismo para Religion News Service.

La Iglesia Católica ha solicitado explícitamente un sacerdocio célibe desde 1123.

“Los obispos tuvieron que preguntarse qué era más importante: la eucaristía o el sacerdocio célibe. En la Última Cena, Jesús dijo: ‘Haz esto en memoria mía’. No les dijo a los discípulos que practicaran el celibato”, dijo el reverendo Reese.

“La comunión es una parte central de la tradición católica, tal como lo es para otras denominaciones cristianas. Vale la pena hacer cambios audaces para garantizar que incluso las congregaciones pequeñas o remotas puedan participar de la misma”, dijo el Reverendo Shives.

“Cuando no recibimos la eucaristía todos los domingos, sentimos que nos falta algo”, dijo.

Soluciones futuras

Durante un período de incertidumbre y transición, a las iglesias se les dificulta saber a dónde dirigirse después. Los desafíos de hoy en día “requieren una respuesta que proceda de la tradición”. Sin embargo, preservar las antiguas tradiciones no debería tener precedentes sobre el servicio a las personas necesitadas, dijo Gehring.

“Al buscar el camino correcto a seguir, es útil mantenerse enfocado en las creencias en común y los rituales unificadores, como la comunión, en lugar de asustarse por apartarse de los viejos ideales”, dijeron los líderes religiosos.

Gran parte de las iglesias pequeñas de la actualidad, enfocan su atención en encontrar una manera de permanecer abiertas, sin importar cómo cambie su rutina de adoración.

“Las iglesias más pequeñas realmente están orientadas a la familia y no quieren perder ese enfoque”, dijo el reverendo Shives.

oración

Entonces, con la ayuda de los líderes de las denominaciones religiosas, encuentran formas únicas de mantener la puerta abierta, que van más allá de compartir pastores ordenados con congregaciones cercanas.

“Están ideando diferentes formas de involucrar más a los laicos “, dijo el reverendo Shives.

Mthembu, que, durante la semana, trabaja como técnico psiquiátrico en la Universidad de Utah, se topó con su función actual de ministración. Estaba asistiendo a una iglesia en el área de Salt Lake City cuando su pastora escuchó que había recibido capacitación teológica en Sudáfrica, su tierra natal.

“Me preguntó si podía ir y ayudar” en Tooele, dijo Mthembu.

Al principio, Mthembu  ayudó de manera no oficial, yendo uno o dos domingos al mes para ofrecer un sermón y un poco de aliento espiritual. Pero, durante el año pasado, sirvió a la iglesia de una manera más oficial como predicador laico y comenzó a estudiar para ser ordenado, lo que le permitiría consagrar los elementos de la comunión.

“Estoy feliz de continuar predicando y ayudar a las personas a tener un hogar espiritual”, dijo Mthembu.

Quienes ayudan a dirigir congregaciones pequeñas o remotas reconocen que muchas personas, incluidos algunos miembros de su denominación, no entienden por qué se molestan. Puede ser más fácil cerrar una iglesia, tal como la Iglesia Metodista de Toole, a la que solo asisten 15 personas un domingo, que ordenar un nuevo líder solo para su beneficio.

Sin embargo, Mthembu cree que las iglesias pequeñas representan lo mejor de la fe. Siguen reuniéndose a pesar de los obstáculos, como bendecir los elementos de la comunión con anticipación y encontrar gozo en las cosas simples.

“Estas personas me recuerdan por qué adoramos”, dijo Mthembu.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Kelsey Dallas y fue publicado en deseret.com con el título “Small churches, big changes”.