“La depresión y el suicidio son los efectos netos de muchos factores interrelacionados. Así que analizaremos algunos de esos factores y estableceremos una base sólida para que podamos tener una conversación más productiva.”

Hay algo extraño en Utah. El Estado se encuentra en dos listas de estadísticas diferentes en los diez primeros puestos . Según la última encuesta de Gallup, Utah es uno de los 10 estados más felices de los Estados Unidos. Esta es una estadística muy tranquilizadora para la gente que vive en ese estado, sin embargo, hay otra lista de estadísticas que es un poco más alarmante: El suicidio.

También te puede interesar:Previniendo el suicidio juvenil en nuestros barrios y familias

De acuerdo con el Centro para el Control de Enfermedades (CDC), los grupos demográficos más expuestos al suicidio en todo el país son los adolescentes. Es la segunda causa de muerte para cualquier persona entre las edades de 10 y 20 años, el primero son los accidentes. De acuerdo con una investigación de los CDC en Utah, hubo un “aumento del 141.3% en suicidios entre los jóvenes de Utah de 10-17 años del 2011 al 2015, comparado con un aumento del 23.5% a nivel nacional (UDOH).” Esta estadística es más que alarmante.

Entonces, en nuestra discusión sobre este tema delicado, no debemos perder de vista esta realidad absoluta: Los adolescentes con esperanzas y sueños reales, con familias reales, vecinos y amigos, mueren por sus propias manos a un ritmo alarmante dentro del Estado de Utah.

La depresión y el suicidio en Utah a menudo son las responsables, pero quiero mostrar que podría haber muchas más cosas que pueden fomentar el suicidio. Esto puede ayudarnos a tener una mejor conversación sobre cómo comenzar a solucionar el problema.

El cerebro y su complejidad

La ciencia ha sabido que la depresión y el suicidio son cuestiones complejas y holísticas desde hace mucho tiempo. Y por holístico me refiero a que existe una red de factores contribuyentes que juegan juntos para manifestarse en la depresión. Anteriormente, la depresión se había visto como un desequilibrio químico en el cerebro, sin embargo, en The American Journal of Psychiatry, Kenneth Kendler dijo:

“Hemos buscado explicaciones neuropatológicas grandes y simples para los trastornos psiquiátricos y no los hemos encontrado. Hemos buscado explicaciones neuroquímicas grandes y simples para los trastornos psiquiátricos y no los hemos encontrado. Hemos buscado explicaciones genéticas grandes y simples para los trastornos psiquiátricos y no los hemos encontrado.”

Los científicos han llamado al cerebro el objeto más complejo del universo. Como tal, cualquier conversación que tengamos sobre la salud mental, incluido el suicidio y la depresión, debe respetar esa complejidad.

Lo que todo esto significa es que las respuestas simples no son útiles porque no son reales. Las altas y crecientes tasas de suicidio entre adolescentes en Utah no pueden ser completamente culpa de la Iglesia de Jesucristo. Sería como culpar a un balde con de agua por una inundación total. La depresión y el suicidio son los efectos netos de muchos factores interrelacionados. Así que analizaremos algunos de esos factores y estableceremos una base sólida para que podamos tener una conversación más productiva.

Causas Posibles

He tratado de encontrar más información, pero con el tiempo se volvió bastante complejo preguntarle constantemente a Google por los factores multifacéticos de la depresión. Esto no pretende ser un inventario exhaustivo de todos los factores que contribuyen, después de todo esto no es un libro.

Factor Social

problemas con los Jas

Los contribuyentes sociales son facetas de la sociedad en la que vivimos. Algunos de los mayores factores de riesgo de depresión en nuestra sociedad son la violencia en forma de intimidación, abuso, guerra, etc. 

También debemos mantener nuestros ojos en los factores que pueden afectar a los adolescentes a una tasa mayor que los adultos. Así que el acoso (social y cibernético) y el abuso de todo tipo son notables. Las redes sociales son otro factor que va de manera implícita. Se ha relacionado constantemente con la depresión.

Algunas de las realidades más desagradables de nuestra sociedad que podrían no ser tan omnipresentes a tu alcance son el racismo, el sexismo y la homofobia. Aquellos que han sido marginados por la sociedad, como he dicho anteriormente, corren un mayor riesgo de depresión y suicidio. Lo mismo va para cualquiera que reciba acoso e intimidación por su cultura u origen. 

A diferencia de otras religiones, los Santos de los Últimos Días, no tienen un rechazo institucionalizado. La vergüenza y el estigma son a menudo autoinfligidos o infligidos socialmente, debido a los altos estándares y al malentendido de la compasión frente al juicio de Dios.

La conclusión general de estas causas sociales es que vivimos en una sociedad donde podemos tratarnos unos a otros de manera fea. Entonces debería ser nuestra tarea ser más amables en la forma en que interactuamos y tratamos a nuestros amigos y vecinos. Todos tienen algún desafío en sus vidas. Nunca es una mala ser compasivo en nuestro trato con los demás.

Factor Psicológico

el suicidio

Estos factores son los que residen dentro de los confines de nuestra propia mente. ¿Cómo nos hablamos a nosotros mismos en nuestras cabezas? ¿Es con intimidación y ​​desdén? ¿Somos propensos a procesos de pensamiento autodestructivos que se convierten en un espiral de desesperación sin esperanza? Sé que esto me pasa a mí. Soy un maestro del espiral del abismo existencial.

¿Cómo percibimos nuestro propio comportamiento? Todos tenemos hábitos poco saludables que usamos para enfrentar el estrés de la vida. Pero, ¿a qué luz arrojamos esos hábitos? Si es un hábito de la pornografía, ¿te odias por eso? ¿Percibes que tu mente está para siempre enferma o adicta? 

Un estudio proveniente de BYU muestra que el simple hecho de percibir nuestro comportamiento de cierta manera puede provocar problemas de ansiedad y relación con los demás. Este mismo efecto puede ser el resultado de cualquiera de nuestros hábitos, mentales o de conducta.

Cuando nos quedamos atrapados en nuestras propias mentes, es importante que escuchemos las voces de aquellos que nos aman. Al hablar con otros, especialmente con un terapeuta, puedo aprender nuevas ideas y ver que puedo tener actitudes mentales poco saludables que ni siquiera conozco. Sé que ver a un terapeuta fue una de las mejores cosas que hice. No deberías tener vergüenza en ver a un terapeuta. Todos deberían hacerlo, incluso si no tienes depresión.

La meditación es, en general, una de las mejores cosas que puedes hacer por tu mente. Tiene un impacto fenomenal en la depresión y la ansiedad; si sufres de episodios depresivos, tal vez deberías comenzar a practicar la meditación.

Factor Médico

vision

Muchas de las recetas que tomamos para los problemas de salud no están relacionados con la depresión enumeran la ansiedad, la depresión o la ideación suicida como un efecto secundario. 

El otro lado de esta moneda es que los mismos medicamentos que tomamos cuando estamos deprimidos tienen el efecto secundario de aumentar nuestra depresión o nuestros pensamientos suicidas. 

Si tienes un antidepresivo, mira la etiqueta de la medicina. Estos efectos secundarios son más pronunciados en los adolescentes con mentes en desarrollo. Incluso se puede argumentar que los estadounidenses están recibiendo prescripciones de antidepresivos en exceso.

Si queremos tener una conversación productiva sobre el suicidio adolescente, debemos tener todo sobre la mesa, incluidos los antidepresivos como una posible solución y una posible causa.

El punto de partida de esto es no dejar de tomar nuestra medicina. Esto es especialmente cierto para los que toman antidepresivos ya que el dejarlo puede causar recaídas. Debemos ser conscientes de todas las diversas cosas que pueden estar afectando nuestro estado de ánimo. Quizás haya medicamentos o tratamientos alternativos que tengan efectos secundarios mínimos. Es importante que nos mediquemos con sabiduría y estando plenamente informados.

Factor Ambiental

camino equivocado

Las causas ambientales son aquellos factores que son aspectos de los lugares en donde vivimos o las cosas que comemos.

De notable preocupación es el efecto depresivo de la contaminación del aire en una población. De hecho, este estudio sugiere que la exposición a la contaminación del aire a largo plazo podría aumentar las probabilidades de tomar un antidepresivo.

Otra cosa en la que no pensamos es la contaminación acústica. Nuestros oídos siempre están activos, incluso cuando estamos durmiendo. Todo el sonido que el oído recoge se vierte en el cerebro y luego debe decidir si es lo suficientemente importante como para llamar nuestra atención. Vivimos en sociedades muy ruidosas y rara vez, o nunca, experimentamos un silencio natural. Ya sea la televisión, nuestra música o la calle donde vivimos, la contaminación acústica está asociada con la ansiedad y la depresión.

Como sociedad, nunca hemos estado tan alejados de la naturaleza. Pasamos todo el día encerrados que no tenemos suficiente sol y eso es un factor depresivo real. Como humanos, necesitamos aire fresco, luz solar, árboles, montañas, vistas magníficas, tierra entre los dedos de los pies y la naturaleza. La ecoterapia, o incluso la terapia recreativa, es una terapia basada en la naturaleza, en salir y tiene resultados sorprendentes.

El punto de partida aquí es ser más consciente de nuestro entorno. Comienza teniendo un jardín o planta algunas hierbas. Visitar un lugar en donde puedas desplazarte, dar un paso afuera y mirar las nubes. Debes ser más consciente de los efectos que tienen ciertos alimentos en tu mente.

Factor Religioso y Espiritual

autoestima

Este es un factor un tanto extraño. Se supone que la religión y la espiritualidad son el bálsamo que alivia el dolor del alma, pero por mi propia experiencia sé que puede ser una espada de doble filo. Con el mismo golpe que nos cura, puede herirnos profundamente. 

Al igual que muchos de los factores anteriores, la sociedad o la medicina, la religión también puede ser un antidepresivo y puede hacer mucho para sanarnos. Todo depende del tipo de relación que tengamos con la sociedad, la medicina o la religión.

¿Crees en un Dios amable, compasivo e indulgente? ¿O crees en un Dios autoritario, enojado y retributivo? La creencia en esto último está asociada con la depresión y la baja calidad de vida.

¿Realmente practicamos nuestra religión o es algo en lo que vivimos?

Los Santos de los Últimos Días y la comunidad LGBT

suicidio juvenil

Mucho se ha dicho en los últimos años sobre el efecto de la política LGBTQ+ de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en las tasas de suicidio juvenil. Algunos piensan que es el problema subyacente y otros piensan que no es un problema. Lo que es cierto es que el informe de los CDC, mencionado anteriormente, establece específicamente que los adolescentes LGBTQ+ tienen un 42% más de riesgo de suicidio en todo el país. Entonces, no es difícil imaginar que esta misma estadística existe en Utah. Sin embargo, por una razón u otra, Utah no recopila datos de orientación sexual para adolescentes. Lo que significa que no tenemos datos sobre cuántos adolescentes LGBTQ+ en Utah se suicidan.

Siento que necesito señalar algo: La ausencia de evidencia no quiere decir que no exista. El hecho de que no tengamos los datos no significa que los datos no existan. El trato cultural de los miembros de la Iglesia hacia los individuos LGBTQ+ podría ser el factor más importante en el suicidio adolescente, pero también podría ser el factor más pequeño. La realidad es que no sabemos y como no lo sabemos, es mejor tratar a los marginados por la sociedad con amor y aceptación, independientemente de cómo nos sintamos con respecto a su estilo de vida.

Cuando Jesús les dijo a los Doce que uno de ellos lo traicionaría, Él no señaló con Su dedo a Judas. Como institución y como miembros, debemos mirarnos al espejo y preguntarnos cuál es el papel que podríamos desempeñar ante el suicidio.

Cuando se trata de salvar las vidas de los jóvenes de Utah, todas las cosas deben estar sobre la mesa. Nuestras cargas en Cristo son fáciles y ligeras, pero si el Evangelio es pesado, cansado e hiriente psicológicamente, entonces quizás necesitemos reexaminar nuestro enfoque al respecto.

La Complejidad Significa Esperanza

Para mí, la complejidad y el matiz de la depresión significan esperanza. Hay muchos pequeños factores que contribuyen a nuestra depresión, pero todos podemos comenzar a hacer cosas pequeñas para aliviar nuestra carga. 

Las montañas más grandes del mundo son escaladas por humanos que dan pequeños pasos. Esta complejidad muestra que cada camino individual dentro y fuera de la depresión se elaborará de manera única para un individuo. 

Si el medicamento no funciona para ti, entonces todavía tienes la esperanza de encontrar la combinación correcta de otras opciones. Si la medicación sólo funciona en una parte para ti, entonces puede haber otras cosas que te pueden ayudar a avanzar. No creo que la depresión sea una sentencia de por vida, sé que hay científicos que me pueden respaldar en eso. La curación de por vida es posible.

Este artículo fue escrito originalmente por Madison y fue publicado por mormohub.com bajo el título de “What is really going on with Utah’s Suicide Epidemic?