Bajo el liderazgo del Pdte. Rusell M. Nelson, cada vez menos templos tienen un ángel Moroni

La icónica estatua del ángel Moroni parece estar perdiendo su posición en lo alto de los templos Santos de los Últimos Días.

El Templo de Salt Lake sigue manteniendo el suyo, pero por el momento la estatua ha sido retirada para una necesaria reparación como parte del proyecto de renovación y remodelación para de la Manzana del templo.

El ángel Moroni definitivamente recuperará el lugar que le corresponde en dicho edificio sagrado.

En los últimos años, sin embargo, decenas de templos que han sido anunciados, han recibido diseños  que no cuentan con la icónica estatua.

Templo de Timpanogos, Utah

Templo de Timpanogos, Utah. Créditos: Danielle B. Wager

En total, se han dedicado, anunciado o están en construcción 225 templos en todo el mundo, según el portavoz de la Iglesia Doug Andersen.

De esos, 156 de los templos en funcionamiento tienen estatuas de Moroni, junto con otros 15 que solo tienen representaciones.

Eso significa que hay 54 templos que no tienen o que no tendrán una estatua en sus respectivas representaciones.

En Utah, por ejemplo, los templos a edificarse en Saratoga Springs y Layton, junto con el Templo de Red Cliffs en St. George, tendrán una estatua del Ángel Moroni, mientras que los templos de Taylorsville, Tooele y Orem no.

La Primera Presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha anunciado la palada inicial para dos templos en Utah.

Andersen no hizo comentario alguno sobre la razón de la repentina ausencia de las estatuas, pero hizo mención de una declaración actualizada en el sitio web de la Sala de Prensa global de la Iglesia.

“Si bien la estatua del ángel Moroni ocupa un lugar destacado en muchos templos de todo el mundo, que simboliza la restauración del evangelio de Jesucristo, no es un requisito para el diseño del templo. 

Algunos templos pueden incluir la estatua, mientras que otros no. El diseño de un templo, tanto interno como externo, es secundario a su propósito principal, que es que las personas se acerquen más a Dios y a Su Hijo, Jesucristo, al participar en las ceremonias sagradas que enseñan el plan de Dios y unen a las familias por la eternidad”.

Los observadores han notado que la tendencia creciente de los templos sin una estatua de Moroni coincide con el liderazgo del presidente Russell M. Nelson, quien tomó las riendas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de 16,5 millones de miembros en enero de 2018.

president nelson

Desde abril de 2018, el mes de la primera Conferencia General de Nelson como presidente, se han anunciado 43 templos. De estos, solo hay 26 tienen representaciones disponibles, dijo Andersen, y solo 5 tienen estatuas del ángel Moroni.

Nelson ha impulsado a los miembros y a los medios de comunicación a que usen el nombre completo de la Iglesia, en lugar de “Mormón” o “SUD”, como una forma de enfatizar el compromiso de la fe con Jesús.

Durante la conferencia de la Iglesia de abril de 2020, el presidente Nelson anunció un nuevo símbolo para la Iglesia, que incluye la estatua de mármol del “Christus”, tallada por el escultor danés Bertel Thorvaldsen.

Allen Roberts, un arquitecto de Salt Lake City que trabajó en muchos diseños exteriores de los templos de la Iglesia, compartió:

“Las organizaciones siempre buscan un cambio de marca si creen que su marca actual es anticuada, si ya no es relevante o popular.

Supongo que están tratando de cristianizar una Iglesia que dice estar centrada en Cristo. Desean alejarse gradualmente de las imágenes que no refuerzan eso”.

Dichos mensajes, comentó, “le dan a la Iglesia una audiencia más amplia”.

¿Por qué Moroni?

Por Jorge Cocco Santángelo

Los Santos de los Últimos Días creen que Moroni, el último profeta de la antigua América en el Libro de Mormón, se le apareció a José Smith, el primer profeta de la Iglesia, y le mostró en dónde encontrar planchas de oro que contenían el texto característico de la fe.

El ángel Moroni, como se le conocía, se convirtió en el símbolo de la “restauración” del evangelio de Cristo, el precursor que hace sonar el toque de clarín de los últimos días.

Durante la mayor parte del siglo XIX, muchos Santos de los Últimos Días creyeron que la visita del ángel dio inicio al mormonismo, escribió Chad Nielsen en una publicación reciente del blog Times and Seasons.

Sin embargo, la “Primera Visión” en 1820, donde José Smith vio a Dios y a Jesús, “eclipsó significativamente la visita del ángel Moroni”.

Primera Visión

Al mismo tiempo, escribió Nielsen, “las estatuas del ángel Moroni empezaron a convertirse en un símbolo de nuestra religión”.

Los primeros templos, particularmente el de Nauvoo, Illinois, usaban veletas con un ángel y una trompeta, por lo que el Templo de Salt Lake fue “el primero en colocar una estatua en su aguja identificada específicamente como Moroni”, expresó.

Fue esculpido por el renombrado artista Cyrus E. Dallin, “sin embargo, la estatua tomaría casi un siglo más en convertirse en una parte estándar de los templos Santos de los Últimos Días”.

La siguiente estatua, en el Templo de Los Ángeles, no fue colocada hasta después de 63 años, explicó. Más adelante, 18 años después, el Templo de Washington, D.C. “recibiría la tercera estatua del Ángel Moroni”.

Desde la década de 1980, la tendencia de tener una estatua de Moroni en los templos “se volvió muy pronunciada”, escribió Nielsen.

Muchos templos sin la icónica estatua fueron “modificados para que incluyese una, como el Templo de Idaho Falls, los antiguos templos de Ogden y Provo, el Templo de Berna Suiza, y muchos otros”.

Sin embargo, no todas son copias del diseño de Dallin.

La estatua del Templo de Los Ángeles fue esculpida por Millard F. Malin y tiene “una apariencia mesoamericana del ángel incluida su vestimenta. La estatua sostiene las planchas de oro del Libro de Mormón bajo el brazo”, agregó Nielsen. 

Otro artista, Avard Fairbanks esculpió el Moroni del Templo de Washington, D. C., que también sostenía las planchas, sin embargo su apariencia era más europea que la estatua de Cyrus E. Dallin.

La mayoría de los templos restantes han utilizado dos variaciones de la estatua diseñada por Karl A. Quilter (realizada en 1978 y 1998, respectivamente), la cual “no posee las planchas de oro y representa a Moroni de una manera más musculosa y varonil que los diseños anteriores”.

En la actualidad, más de 100 templos usan las versiones de Quilter del Ángel Moroni, “situándose como la versión estandarizada que se usa en la Iglesia”.

ángel Moroni

Más allá de los templos, la imagen de Moroni se volvió predominante en la Iglesia y sus miembros.

Adornó portadas, folletos, materiales de seminario e instituto del Libro de Mormón, incluso lápidas de los Santos de los Últimos Días. Todavía aparece en el canal de televisión de los Santos de los Últimos Días.

Lo que parece haber sucedido es que, al celebrar el bicentenario de la Primera Visión en 2020, la imagen del ángel Moroni pasó a segundo lugar, dejando a Jesucristo como una imagen representativa de la Iglesia, lo cual ha sido reforzado por el anuncio del presidente Nelson sobre el nuevo símbolo de la Iglesia.

Los símbolos van y vienen

diezmos iglesia de jesucristo mormonismo

En los primeros años de la fe, la Iglesia adornaba muchos de sus edificios con símbolos iconográficos, expresó el arquitecto Roberts.

La antigua Casa de Investiduras, que precedió al Templo de Salt Lake, tenía una “brújula, una escuadra” y una “colmena”. El ojo que todo lo ve también se puede ver en el templo.

“Algunos de estos símbolos provienen de la masonería, pero podrían haber venido del Libro de Mormón, en lugar de haber sido tomados de otras religiones”.

El Salón de Asambleas en la Manzana del Templo del centro de Salt Lake City tiene ventanas redondas en sus frontones, hay estrellas de seis puntas, comúnmente asociadas con la “Estrella de David”  del judaísmo.

Los guías de la Manzana del Templo se cansaron de responder las preguntas sobre las estrellas, comentó Roberts, que “se insertaron flores doradas [en medio de las estrellas] y se colocaron en paneles de vidrio”.

El arquitecto cree que la fe con sede mundial en Utah se está alejando de estos simbolismos. Por su parte, Nielsen aplaude la decisión del presidente de la Iglesia de ayudar a los Santos de los Últimos Días a enfocarse más en Cristo en sus mensajes.

Es “algo bueno”, expresó él en una entrevista. “[El templo] es la ‘Casa del Señor’, no la ‘Casa de Moroni’”.

Aun así, el escritor siente pena.

“Es parte de nuestra historia y cultura tradicional tener a Moroni en los templos, por lo que me causará un poco de tristeza si [la estatua] desaparece con los futuros templos”.

Fuente: The Salt Lke Tribune

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *