“Nuestros amigos tienen una influencia muy poderosa sobre nosotros que cualquier otra cosa, incluida nuestra tentación más grande.”

Imagina a tu pequeño o pequeña, radiante de energía. Los ves crecer y formarse año tras año y deseas que el tiempo se detenga. “Deja de crecer…” es una frase que de seguro le has dicho a tus hijos en algún momento de su corta vida.

Pasan los años y ves a tus inocentes e inquisitivos hijos aprender cosas nuevas. Sabes que van a estar expuestos a cosas terribles en su vida. Pero en ese momento, ves la luz en sus ojos y la pureza en su espíritu y esperas que, de una manera milagrosa, puedan esquivar la tormenta de un mundo secular que se avecina hacia ellos.

A veces, de manera proactiva o reactiva, les suplicamos que eviten la pornografía, que sean respetuosos con sus propios cuerpos y el de los demás, que se mantengan alejados del alcohol y las drogas, que se alejen de los cigarros electrónicos, que practiquen la modestia, que mantengan su lenguaje limpio y que aprendan una buena ética de trabajo.

También te puede interesar: Lo que debes saber para conquistar a la joven que te gusta

Les rogamos que encuentren alegría en el evangelio, que asistan a actividades sanas, que respeten a los adultos, que lean sus escrituras y que escuchen buena música. Les decimos que apaguen sus teléfonos, que no sientan envidia por los demás y que no se preocupen por lo que otros piensen de ellos. Y esperamos que sea suficiente.

Sabemos por experiencia cuán reales y serias serán estas tentaciones para cualquier niño que crece en nuestros días.

Pero tristemente, muchos padres terminan preguntándose a sí mismos … “¿Qué pasó con el pequeño Juan?”

“¿En qué nos equivocamos?”

“¿Qué hicimos mal?”

Señalamos con el dedo a muchas cosas… pero a menudo pasamos por alto al catalizador con mayor responsabilidad de apagar la luz del alma del pequeño Juan:

Sus amigos.

tentaciones

Ninguno de los previamente mencionados problemas y tentaciones puede acercarse a la gran decisión que tiene lugar al elegir a nuestros amigos.

Para mí, casi todas las cosas no tan “santas” a las que estuve expuesto en mi juventud vinieron de mis amigos. Y si te pones a pensar en tus propias experiencias, es probable que llegues a la misma conclusión.

Me tomó más de 20 años comprender verdaderamente la importancia de una frase que salió de los labios de mi patriarca de estaca cuando me dio una bendición cuando era un joven de 20 años que trataba de arreglar su vida para poder servir en una misión. “Ahora bien, ten cuidado Gregory…” dijo este sabio hermano. “Elige a tus amigos con sabiduría.”

En los 20 años transcurridos desde entonces, he podido ver a niños pequeños pasar por todo el ciclo de la infancia hasta la edad adulta. Algunos han resultado ser muy buenos jóvenes. Otros están sumidos en un mundo de tristeza y dolor.

tentaciones

El denominador común universal que dictaba el curso de sus vidas se reducía a las personas con las que elegían pasar el tiempo de manera constante. Un grupo de amigos, compañeros de equipo de deportes, una novia o novio. Las personas con las que se asociaron fueron siempre el precursor de las consecuencias que atravesaron, ya sea que fuese para bien o mal.

Siempre me enseñaron a ser un líder y no un seguidor. Pero no debería importar cuán fuerte líder crees que eres, cuán espiritual crees que eres, cuán firme en tus creencias crees que eres… nadie, y digo nadie, es lo suficientemente fuerte como para resistir las influencias diarias de las personas con las que más andas.

Podrás decir: “Bueno… Cristo anduvo con los peores pecadores”. Eso no es cierto. Cristo amaba a los peores pecadores y seguramente fue a enseñarles y ministrarles. Pero si crees que pasó el tiempo noche tras noche con Barrabás y sus otros amigos en un burdel de Judea con la esperanza de que pudiera ser un “buen ejemplo” para ellos, entonces puede que hayas entendido todo mal.

tentaciones

No tienes que rechazar a las personas que no se rigen a tus valores, pero sí debes evitar las interacciones repetidas con ellos si es que eligen permanecer en sus actos equívocos. No se trata de criticarlos, de hecho, hay en este mundo peores cosas que deberían evitarse como la peste.

“Porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” (Mateo 7: 13-14)

Puedes apostar a que muy pocas personas fueron por el camino de la perdición, y también puedes estar seguro de que muy pocas personas encontraron esa puerta por sí mismas.

También es probable que cuando Lehi tuvo el sueño en el que vio a las personas que se dirigían hacia ese gran y espacioso edificio, fueron sus supuestos “amigos” los que le hicieron señas para que se arriesgara a caminar a través de la niebla de oscuridad para unirse a ellos en su pseudo gloria, felicidad y diversión.

tentación

En la otra cara de la moneda, también puede ser probable que Lehi hubiera visto personas entrelazando sus brazos, tirando unos de otros hacia la barra de hierro hasta que cada uno pudiese agarrarla por sí mismo. Eso es lo que hacen los buenos amigos. 

Pero los malos amigos… bueno … están buscando a alguien que pueda participar con ellos en su vergüenza. Si te integras a ellos, de alguna manera los harás sentir mejor consigo mismos.

La verdad es que generalmente vamos en la dirección en la que van nuestros amigos más cercanos. Casi como una regla universal, somos la suma total de las cinco personas con las que más nos rodeamos.

Sabemos que la pornografía, las drogas y todas esas otras cosas son peligrosas. Claro que lo son. Es seguro que nos arrastrarán a las profundidades del dolor y la culpa. Pero ni siquiera sería algo que conociésemos si es que no hubiéramos sido expuestos a esas cosas en primer lugar o si es que anduviéramos con personas que evitan esas cosas como la peste. Los amigos que elegimos son el catalizador de nuestra propia felicidad o destrucción.

tentación

Los amigos, especialmente en nuestra juventud, tienen una influencia más poderosa sobre nosotros que cualquier otra cosa.

Ningún joven simplemente sale y busca pornografía por sí solo o por capricho. Ningún joven sale y busca llenar sus pulmones con carcinógenos peligrosos porque sí. Ningún joven busca consumir bebidas conocidas por ser tan desagradable que las personas tienen que “desarrollar un gusto” por ese el sabor.

Por lo general, son nuestros amigos los que nos “introducen” en estas situaciones y, en la mayoría de los casos, pueden cegarnos llevándonos a tomar una mala decisión que podría conducir a un mal hábito o adicción.

Para evitar todo eso, la clave es ayudar a los jóvenes a discernir cómo elegir a sus amigos. Los amigos que elijan probablemente dictarán el camino que seguirán en la vida. La mayor parte del dolor emocional, mental y espiritual asociado con esta generación será el resultado directo de los amigos que elijan.

tentación

Las redes sociales no son las culpables. Los medios tradicionales en general no son los culpables. La música no es la culpable. Sí, esos medios de escape pueden ser inadecuados, inmorales y destructivos, sin embargo el verdadero culpable radica en la calidad de los amigos que elegimos tanto en las redes sociales como en la vida real. 

Elige buenos amigos en las redes sociales y tendrás una buena retroalimentación. Elige buenos amigos en la vida real y probablemente te mantendrás alejado de las malas películas, programas de televisión y música.

Si escuchas a cierto cantante todo el día y noche, es muy probable que ese cantante se convierta en uno de tus amigos y mentores más cercanos. Si ves horas de horas un programa de televisión que no te elevará con su contenido, esos personajes también se convertirán en tus amigos más cercanos. Empezarás a hablar como ellos, pensar como ellos y actuarás como ellos.

Sin duda, el futuro de las almas de nuestros hijos y la integridad de su futura familia dependen de ello. Es, para mí, la mayor tentación que los jóvenes enfrentarán.

Todos desean un amigo. La tentación será gravitar hacia las personas que parecen “divertidas y emocionantes”. Si hay algo que puedes hacer en esta vida, es hacer lo que mi patriarca de estaca me aconsejó: “Elige a tus amigos con sabiduría”.

Hará toda la diferencia en tu vida.

Este artículo fue escrito originalmente por Greg Trimble y fue publicado originalmente por gregtrimble.com bajo el título “The Most Dangerous Temptation That Faces Our Youth