No permitas que nadie determine tu valor cuando el Padre Celestial ya te puso un valor supremo

Somos influenciados por todo aquello que nos rodea, lo que vemos, escuchamos, sentimos y más.

Recientemente, vi un mensaje de un predicador cristiano llamado Miguel Arrázola, que me pareció muy bueno.

Cuando vi el mensaje, pensé que quizás esto podría ayudar a alguien que esté atravesando por dificultades para reconocer su valor como hija o hijo de Dios.

Este mensaje es para quienes se encuentran en una relación que les hace dudar de lo valiosos que son.

Aunque el mensaje se dirige a las mujeres también se aplica a los hombres.

“No dejes que nadie determine tu valor o te trate como baratija o te trate como en descuento. No dejes que nadie le ponga precio a lo que el Padre Celestial ya le colocó un precio supremo”. – Miguel Arrázola

Recuerda que como hija de Dios tienes un valor infinito. Eres descendiente de un Dios Todopoderoso, que apostó por ti para traerte a este mundo y hacerlo mejor.

Un Dios Supremo volteó a verte a ti, confió en ti y te escogió a ti.

No permitas que nadie se atreva a hacerte dudar de tu valor cuando el creador de este mundo es tu Padre.

Imagen: Shutterstock

James E. Faust en su discurso “Lo que significa ser una hija de Dios”, dijo:

“El ser hija de Dios significa que ustedes son progenie de la Deidad, descendientes literales de un Padre Celestial, que han heredado un potencial y atributos divinos.

El ser hija de Dios también significa que han nacido de nuevo, que han sido cambiadas de un ‘estado carnal y caído, a un estado de rectitud”.

Somos hijos e hijas amados de Dios, tenemos un gran valor, somos divinos. Dios desea lo mejor para nosotros y no se siente feliz cuando aceptas un trato que no mereces.

No tengas miedo de perder a quien no se sienta afortunado de tener a una hija o un hijo de Dios en su vida.

Fuente: Tiktok

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *