Una misión más gloriosa: Esa profunda decepción puede resultar ser tu mayor gozo

matrimonio

Una experiencia aparentemente “mala” puede llevarte a un destino extraordinario

Antes de que el presidente Ronald Wilson Reagan, el presidente N° 40 de los Estados Unidos, dejara la Casa Blanca en 1989, habló sobre una gran decepción que sufrió durante su juventud.

Reagan sintió una gran decepción cuando no consiguió el puesto que esperaba como gerente en el departamento de artículos deportivos en Montgomery Ward.

Sin embargo, poco tiempo después, consiguió un trabajo como locutor deportivo. Eso lo condujo a su carrera en el entretenimiento y, posteriormente, a su carrera en la política.

Presidente Ronald Wilson Reagan. Fuente: La Vanguardia

También te puede interesar: Cuando las bendiciones del Señor vienen después de mucha tribulación

Sumergirse en la política, lo llevó a convertirse en presidente de los Estados Unidos, lo que cambió su mundo. Señaló que, si hubiera conseguido el trabajo en Montgomery Ward, hubiera seguido trabajando allí y no se hubiera convertido en presidente de los Estados Unidos.

El presidente Reagan afirmó que un evento que supuestamente fue “malo” lo llevó a algo mejor de lo que él podría haber esperado.

El presidente Reagan junto a su esposa. Fuente: BBC

Posteriormente, en una entrevista, el presidente Reagan habló sobre la primera mujer que amó y cómo se comprometió con ella. Sin embargo, las circunstancias los llevaron a destinos diferentes.

Ella terminó casándose con otra persona y eso le rompió el corazón.

El presidente Reagan señaló que no hubiera tenido su maravilloso matrimonio con Nancy si esa relación anterior no hubiera fracasado. Nuevamente, señaló que algo “malo” eventualmente lo llevó a conocer al amor de su vida.

Cómo la experiencia de José de Egipto puede ayudarnos a esperar el tiempo de Dios

Fuente: Shutterstock

Con frecuencia, a mi mediana edad pensaba en José, que fue vendido a Egipto.

Cuán solo y abandonado por Dios debió haberse sentido cuando sus hermanos celosos lo vendieron como esclavo en una tierra extranjera.

Después de trabajar arduamente para Potifar, podría haberse preguntado cómo un Dios justo podría permitir que lo incriminaran por intentar seducir a la esposa de Potifar. Más aún cuando en realidad fue al revés y ser condenado a prisión por un crimen que no cometió.

Fuente: Internet

Sin embargo, ahora piensa en el improbable ascenso de José al poder en Egipto.

Cuando se le pidió que interpretara los sueños del faraón, José le advirtió que se avecinaba una hambruna. Luego, fue elevado a una posición de poder solo superada por el faraón, se casó con un miembro de la familia real y salvó a una nación del hambre y la inanición.

Cuando su familia llegó a Egipto en busca de comida, sus hermanos le suplicaron perdón. José lloró y explicó los propósitos más profundos de Dios:

“Vosotros pensasteis hacerme mal, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener con vida a un pueblo numeroso” (Génesis 50:20).

José llegó a comprender que Dios tenía un propósito divino para el difícil camino que le había permitido recorrer. Su prueba lo llevó a convertirse en el líder de una nación que salvó a multitudes de la inanición, incluida su propia familia.

Fuente: La Iglesia de Jesucristo

José los perdonó y les pidió que se perdonaran a sí mismos. Al reconocer la mano de Dios en todo lo que había vivido. Él dijo:

“Ahora pues, no os entristezcáis ni os pese haberme vendido acá, porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros.

Y Dios me envió delante de vosotros para preservaros un remanente en la tierra, y para daros vida por medio de una gran liberación.

Así, pues, no me enviasteis vosotros acá, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón, y por señor de toda su casa y por gobernador en toda la tierra de Egipto” (Génesis 45: 5-8).

La experiencia de José en Egipto lo convirtió en un peregrino en el camino de la gloria.

Cuando sientas que todo te va mal y que has sido abandonado, recuerda…

sufrimiento

Imagen: Pinterest

Como José en la antigüedad, muchos de nosotros nos sentimos o nos hemos sentido vendidos a Egipto por las personas que más amamos.

En muchos casos, literalmente nos enviaron lejos y no tuvimos otra opción en el asunto. Muchos de nosotros hemos experimentado momentos oscuros en los que nos hemos sentido abandonados por Dios y no amados.

Sin embargo, si pudiéramos ver lo que Él ve, entenderíamos que incluso aquellos que han tratado de hacernos daño, sin saberlo, nos han conducido a los propósitos de Dios.

amor de Dios

Fuente: Internet

Si no me hubiera divorciado dos veces y no hubiera experimentado otras decepciones en el amor, no habría conocido al amor de mi vida, Cathy, y no habría tenido a mis dos hijastros.

Me despidieron de mi trabajo corporativo en Houston, Texas, justo cuando comenzaba a recuperarme de la ruina financiera que experimenté durante y después de mi divorcio.

Si estas tragedias no hubieran ocurrido, todavía podría estar administrando títulos de petróleo y gas en el este de Texas en lugar de asesorar al gobernador y al fiscal general sobre temas importantes de derecho constitucional, algo que también sucedió de manera milagrosa.

progreso

Foto: Canva

De una manera muy real, me siento como José. Las cosas que pensé que eran tragedias, que provocaron mis momentos más oscuros, también abrieron el camino a mis mayores oportunidades de amor y servicio público.

Cuando sientas que tu vida está mal, que el cosmos está desequilibrado y que las cosas no son como deberían ser, recuerda que Dios sabe lo que está haciendo.

Si un ser querido te vendió a Egipto, debes saber que Dios te está guiando en tu viaje hacia una misión más gloriosa y un amor más radiante.

diezmo bendiciones

Fuente: Unsplash

Recuerda:

“Para los que aman a Dios, todas las cosas obrarán juntamente para su bien, para los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28).

Eres llamado según Su propósito. Eres peregrino en el camino de la gloria.

El Señor obra de maneras misteriosas para nuestro beneficio. Como escribió Isaías:

“Mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dice Jehová” (Isaías 55: 8).

Fuente: Shutterstock

Si has sufrido en el oscuro abismo de una profunda decepción, espero que pienses en el presidente Reagan, en José de Egipto e incluso en mi experiencia.

Tienes toda la razón para esperar que de tus dolores más profundos surja tu mayor gozo.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Jeffrey B. Teichert y fue publicado en Meridian Magazine con el título “Mid-Singles: It Wasn’t Meant to Be This Way“.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *