“Aquí hay algunos consejos que he reunido que podrían ayudar a los líderes y miembros a crear más unidad en el barrio al que asistes.”

Las familias de barrio brindan oportunidades maravillosas para tener momentos espirituales, hacer amigos, encontrar apoyo y fortalecer tu testimonio a medida que los miembros del barrio trabajan, aprenden, crecen y viven juntos.

También te puede interesar:La fe como identidad: ¿Por qué los miembros de la iglesia tienen la responsabilidad de proteger la libertad religiosa?

Pero, hablando como una miembro de muchos años, sé que sentir apoyo y una conexión en la Iglesia puede ser un poco más difícil cuando tu barrio cambia constantemente. Aquí hay algunos consejos que he reunido que podrían ayudar a los líderes y miembros a crear más unidad en el barrio al que asistes.

Para líderes

Como líder del barrio eres responsable del cuidado de docenas de personas que probablemente acabas de conocer o que sólo estarán presentes por algunos meses, la tarea de dirigir y servir a veces puede parecer abrumadora. Aquí hay algunas ideas que pueden hacer esa adaptación constante un poco más fácil.

Adaptarse con la ayuda del Espíritu

Obviamente, tenemos reglas dentro de la Iglesia. De hecho, hay varios manuales que los describen, ayudando a los miembros de todo el mundo a mantener las mismas pautas para mantener a la administración en línea con los principios y creencias del Evangelio. Pero dentro de esas pautas, siempre hay oportunidades para adaptar un programa o tarea administrativa a las necesidades específicas del barrio.

Con la ayuda del Espíritu y el consejo de otros líderes de la Iglesia, quizás descubras que es la manera perfecta de unificar a tu barrio.

Por ejemplo, cuando se trata de ministrar, tal vez necesites ajustar el número de personas que ministran juntas o reordenar cómo se asignan. O tal vez tu barrio está tan disperso que podrían beneficiarse de cenas ocasionales en el barrio o actividades de la noche de hogar en grupos pequeños.

Una forma en que la Sociedad de Socorro establece la unidad en mi barrio es tomando una cada semana hermana diferente a la que se pueda visitar. Esto me ayudó a conocer a las hermanas y sentirme reconocida y querida cuando fue mi turno de ser visitada.

Aprender los nombres de los miembros 

personas

De acuerdo, este podría parecer un consejo obvio, pero es muy importante. Reconozco que esto puede ser más difícil para algunos que para otros, pero sé por experiencia que un llamamiento viene con ayuda celestial. A veces, eso significa una mayor capacidad para aprender nombres.

Revisa el directorio del barrio para que puedas unir los rostros con los nombres familiares. Llama a los hermanos por su nombre cuando los elijas para compartir un comentario. Esto no sólo ayuda a que el miembro se sienta incluido en el barrio, sino que también ayuda a otros miembros a aprender los nombres de los demás. Creo que aprender nombres es una de las maneras más rápidas de ayudar a unificar un barrio.

Amplía tu lecciones y perspectivas

Debido a que es posible que no conozcas muy bien todas las circunstancias de las personas de tu clase, es posible que necesites estar más consciente y en sintonía con el Espíritu para saber qué suposiciones podrías estar haciendo. Por ejemplo, usar frases como “todos nosotros” puede ser peligroso, al igual que hablar de problemas como la salud mental de forma negativa.

Si bien este tipo de cuidado y conciencia es una buena práctica en general, es una forma especialmente efectiva de inspirar la unidad entre los miembros del barrio. Puede hacer que los demás se sientan incluidos y reconocidos, incluso si ellos y su situación no tienen un nombre específico. Es posible que no puedas evitar decir algo que pueda ofender a alguien, pero si prestas atención a lo que estás enseñando, el Espíritu puede ayudar a unificar al barrio con sentimientos de amor e inclusión.

Consejos para miembros del barrio

vida mormona

No sólo le corresponde a los líderes unificar un barrio en donde las personas van y vienen. Ellos necesitan tu ayuda. Si te encuentras en un barrio con alta rotación, o si eres el que se muda dentro y fuera, aquí hay algunas ideas para asegurarte de que estás ayudando a la unidad del barrio.

Participar en lo que puedas

Canta en el coro. Asiste a las noches de hogar del barrio. Comenta en clase y aprende algunos nombres nuevos cada semana. Todas estas son excelentes maneras de sentirse unificado con el barrio. Recuerda que tú no eres la única persona nueva en un barrio como este, por lo que te conviene acercarte y participar.

No tengas miedo de presentarte al obispado y pedir un llamamiento. Un llamamiento es la mejor manera de sentirse como parte del barrio y contribuir a él. Si el obispado sabe que estás dispuesto, casi puedo garantizarle que tendrás un trabajo disponible que necesita tu voluntad y deseo de servir en el barrio.

Crea tu propio grupo “divertido”

color de piel

Una vez recibí un sabio consejo de un miembro del obispado cuando mi esposo y yo nos mudamos a un barrio que cambiaba regularmente. Nos dijo que si queríamos estar en el grupo “divertido”, nos correspondía ser una pareja divertida, porque la mayoría de los miembros de nuestra edad estaban en el mismo barco que nosotros: recién casados, nuevos en el barrio, y probablemente solo estaban ahí por un tiempo temporal.

Fue el mejor consejo que pudo habernos dado, porque nos ayudó a cambiar nuestra perspectiva de escoger sentirnos excluidos o ser los que nos acercamos. Hicimos muchos buenos amigos de esa manera y (con suerte) ayudamos a otros a sentirse bienvenidos en el barrio.

Haz comentarios positivos y evita hacer juicios rápidos

Es fácil encontrar muchos defectos en un barrio o en su dirección cuando nada parece muy cierto, pero es importante recordar que incluso un barrio en constante cambio, también es parte de una estaca de Sión.

Trata de hacer comentarios positivos y evita hacer juicios rápidos, brinda a los líderes el beneficio de la duda y date la oportunidad de conocer a nuevos miembros con regularidad. Puede que encuentres personas increíbles que hacen cosas increíbles o personas que solo necesitan buenos amigos para el momento en que están en la sala.

Las bendiciones de estar en un unido barrio

personas

Si bien el término “cambio” parece implicar inestabilidad, si estás dispuesto a hacer el esfuerzo, un barrio en constante cambio puede ser muy gratificante. Aquí hay tres de mis cosas favoritas de vivir en un barrio que siempre está cambiando.

  1. Conoces personas de todas las edades y etapas de la vida. En un barrio con personas que van y vienen constantemente, puedes conocer personas en todas las diferentes etapas de educación y experiencia que te pueden enseñar una serie de valiosas lecciones. He sido bendecida con perspectivas sobre una gran variedad de temas, incluyendo consejos y sabiduría sobre el Evangelio. ¿Qué mejor lugar para ser levantado por los testimonios de los demás y sentirse comprendido?
  2. Tienes una variedad de oportunidades para aprender y aplicar el conocimiento de llamamientos anteriores. En muchos casos, un llamamiento significa que tienes una oportunidad adicional de confiar en el Espíritu y probar cosas nuevas. Te da la oportunidad de volver a aplicar los métodos de enseñanza y las habilidades que pueden beneficiar a los miembros del barrio.

Este artículo fue escrito originalmente por Jannalee Sandau, y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: “6 Ways to Create Unity in a Ward with High Turnover