Elegir la fe sobre el temor: Cómo un Santo de los Últimos Días enfrenta una adicción

El paso final del Programa de Recuperación de Adicciones de la Iglesia dice:

“Al haber tenido un despertar espiritual como resultado de la expiación de Jesucristo, comparta este mensaje con los demás y practique estos principios en todo lo que haga”. 

En el artículo de hoy compartiremos la historia de Keith Meyer, un Santo de los Últimos Días que participó en el programa de recuperación de adicciones de la Iglesia.

El programa cambió su vida, se mantuvo sobrio durante 11 años. Sin embargo, hace un año, durante la pandemia, experimentó la depresión y recurrió a aquello que antes le ayudó a quitarse el dolor, el alcohol.

A continuación, leeremos un extracto de cómo Keith junto a su esposa, Brooke, han aprendido a lidiar con una recaída y cómo eligen abordar el futuro con fe en lugar de temor.

adicción

También te puede interesar4 formas poderosas y sencillas de vencer las adicciones

Morgan Jones: Keith, ¿alguno de ustedes imaginó una recaída?

Keith Meyer: No creo que me lo hubiera imaginado. Sin embargo, ahora veo hacia atrás, como si estuviera viviendo el día a día y me pregunto cómo me mantuve sobrio durante 11 años.

Realmente, no sé cómo lo logré. Después del tratamiento, enfrenté problemas que causaban mi adicción. Por ejemplo, problemas de la infancia, relaciones, la familia.

Asimismo, reforcé la psicología positiva, evalué los desencadenantes de mi adicción y comencé a lidiar con ellos en ese momento. Aunque, en verdad, no sabía cómo hacerlo. No sabía si estaba deprimido, triste, feliz.

Así que creo que el tratamiento definitivamente me ayudó a ponerme en contacto con todas mis emociones para lidiar con ellas cuando hubiera algún desencadenante

Morgan Jones: En lugar de preocuparte por alguna recaída, ¿cómo afrontas el futuro con fe cuando te has enfrentado a una adicción?

adicción a las drogas

Brooke Meyer: Llevamos este collar, que dice “fe sobre el temor”.

Tenemos fe. Hemos visto cómo Dios nos ha bendecido a través de las pruebas difíciles que hemos enfrentado.

No solo me refiero a la adicción. Tenemos un hijo con necesidades especiales, nos ha costado mucho tener a nuestros hijos. Recordamos el pasado y reconocemos cómo Dios ha estado en cada paso de nuestro camino.

Luego, vemos hacia adelante y decimos: “Está bien, hemos visto lo que Dios ha hecho por nosotros. Además, sabemos que independientemente de cuáles sean los desafíos del futuro, podemos basarnos en nuestras experiencias pasadas y saber que Él no irá a ninguna parte, que Él estará con nosotros y nos ayudará en lo que necesitemos”.

Morgan Jones: Gracias por eso. Keith, ¿quisieras añadir algo?

milagros

Keith Meyer: Creo que todo pasa por una razón, a fines del año pasado, recorrí Utah en bicicleta para crear conciencia y acabar con el estigma sobre la salud mental y la adicción.

Luego, todos los días alguien de la escuela secundaria, el trabajo o un buen amigo, me decía: “Oye, gracias por compartir tu historia. Estoy luchando contra la adicción” o “He estado consumiendo cocaína durante dos años, ¿cómo salgo de esta adicción?”

Escribí sus nombres en el manillar de mi bicicleta para recordarlos.

Así que creo que tuve que pasar por esto de nuevo para fortalecer mi fe:

“Keith, no te desvíes, el Padre Celestial está contigo. Este es el plan, lamentamos que tengas que pasar por este tipo de cosas”, pensaba.

Fue una gran bendición. Por esa experiencia, he podido ayudar a otros. Espero que compartir nuestra historia, una vez más, ayude a alguien que esté luchando contra alguna adicción.

Brooke Meyer: En un viaje en auto muy largo que hice con mi padre, tuve mucho tiempo para pensar y sentí una impresión que me decía “esta es una historia que necesitas compartir”.

Compartir esta historia no es fácil para nosotros. Hay mucho dolor y, definitivamente, es un tema delicado. Sin embargo, creo que, como dijo Keith, hay una razón por la que estamos aquí y tenemos una historia que compartir.

Espero que esta experiencia pueda traer esperanza a las personas que tal vez están preocupadas por los estigmas o por lo que están pasando.

dios revelación personal

Morgan Jones: Les agradezco mucho que ambos compartan su historia. Soy una gran creyente de que las historias son poderosas.

Creo que el Señor obra de formas tan misteriosas que a menudo nos es difícil reconocer en el momento por qué suceden esas cosas.

Sin embargo, en retrospectiva, podemos ver que el Señor bendice a otras personas a través de nuestra historia y, con suerte, les da valor para buscar ayuda.

Fuente: LDS Living

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *